La financiación de la innovación en las empresas disminuyó un 34%

12/06/2013

Susana de Pablos. Es la principal conclusión del 'Barómetro internacional de financiación de la Innovación 2012', elaborado por la consultora Alma CG y presentado en la Fundación Cotec para la Innovación Tecnológica.

El Barómetro internacional de Financiación de la Innovación 2012 tiene por objeto elaborar una visión completa de las herramientas que emplean las empresas para financiar su I+D a nivel global, así como medir el impacto de estas herramientas en términos de crecimiento e innovación. Este año, como novedad, se ha recurrido a un comité de expertos internacionales del mundo de la innovación: asociaciones de empresarios, clústeres tecnológicos, agencias financieras, business angels, fondos de inversión, expertos académicos, etc.

Según la octava edición el barómetro, elaborado por Alma CG, consultora especializada en optimización de costes a través de la fiscalidad, España se encuentra en el ojo del huracán, al disminuir la financiación de la innovación en las empresas españolas un 34% con respecto a 2011, porcentaje que supera la media europea, cuya disminución está en un 22%. Y según ha señalado el country manager de Alma CG para España y Portugal, Emmanuel Mielvaque, el pronóstico es alarmante pues, de cara a 2012 (la encuesta se realizó en marzo de ese año), el 44% de las empresas manifestaron temer una reducción.

El barómetro se realizar una encuesta a 4.320 empresas innovadoras: un 25% micropymes, el 52%  pymes, un 19% grandes empresas y el 4% grandes grupos. Y todas ellas ubicadas en 10 países -Alemania, Bélgica, España, Francia, Hungría, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa y Canadá- y de diversos sectores: Telecomunicaciones 16%, Energía/Medioambiente 15%, Ingeniería 10%, Electrónica 8% y Farmacéutico 8%. Esta son sus principales conclusiones:
.- La inversión en innovación es imprescindible para desarrollar un liderazgo global y la creación de valor.
.- Las políticas públicas han de estar orientadas hacia el crecimiento de las empresas, con  objeto de ayudarles a añadir valor a través de la innovación.
.- El cambio de modelo productivo que necesita España requiere de la participación de empresas intensivas en tecnología y en I+D+i desarrollada en España, y políticas de fiscalidad de la I+D+i que favorezcan la atracción de estas empresas.
.- La capacidad de atraer inversión extranjera directa (IED) es fundamental para remontar la economía. El gobierno español ha dado un paso más en el apoyo a la competitividad del tejido empresarial español,  al activar mecanismos como el cash back y la reintroducción del sistema de bonificaciones en las cuotas a la Seguridad Social de trabajadores dedicados en exclusiva al I+D+i.
.- España está en el 5º lugar como opción para establecer un Centro de Investigación, teniendo en cuenta el coste de investigadores y el riesgo asociado.
.- Sólo 121 empresas han aplicado el Patent Box en España, y por tanto su potencial de desarrollo es muy prometedor.
.- Existen temas pendientes por tratar como: mayor estabilidad fiscal, la armonización europea, la reforma de la financiación de las pymes, el ahorro canalizado hacia la innovación, el desarrollo de los business angels y el patrocinio, etc.

El barómetro destaca tres prioridades estratégicas para el crecimiento de las empresas consultadas: la innovación en productos y servicios (37%), asegurar el aumento de la financiación (16%), debido a la actual escasez de dinero, así como reducir los gastos y activar el desarrollo internacional (un 12%, en ambos casos). Para el 24% de las empresas españolas, la prioridad es la innovación. Le siguen la reducción de los costes globales (18%) y el desarrollo internacional (13%).

La auto-financiación es clave
La I+D ha sido financiada principalmente con los propios fondos de las empresas (hasta el 53% de la inversión), correspondiendo el 47% restante a financiación externa (ver gráfico). Entre las empresas españolas, el desglose es similar al del resto de países: el 57% mediante auto-financiación y el 25% con fondos públicos. En los últimos tres años, las empresas españolas han financiado con los siguientes recursos externos:
.- El 55%, aplicando las deducciones fiscales a la I+D, 1% más que en 2011.
.- El 57%, mediante subvenciones y anticipos reembolsables, frente al 69% de 2011
.- El 4%, con el dinero de business angels o inversores privados, frente al 9% en el resto de países.
.- El 40% recurre a los créditos bancarios, frente al 39% en el resto de países y el 53% en 2011.

La repercusión directa de la financiación en los diez países analizados es que el 60%  de las empresas han aumentado al menos un 50% su volumen de negocio y un 60% el número de innovaciones comercializadas. El impacto de la financiación externa en las empresas españolas es menor que en el resto de países: el 27% aumentó del volumen de negocio en nuevas ofertas; el 20% afirmó un incremento de los acuerdos para la I+D; el 19% afirmó un aumento en el número de innovaciones que llegan al mercado; el 18% ha declarado un aumento en los trabajos de I+D, frente al 41% en el resto de países, y Y un 20% aumentó los acuerdos para la I+D.

La deducción fiscal, esencial
Las deducciones fiscales por I+D siguen siendo la opción de financiación mayormente utilizada en Europa, sobre todo entre las grandes corporaciones y empresas, si bien son usadas también por pymes (66%) y micropymes (47%). El 58% de los encuestados la utilizan y el 18% se ha deducido por primera vez. En España, el 55% de las empresas utilizan las deducciones fiscales para la financiación de la innovación. Entre los obstáculos para su mayor uso se encuentran: actividades no deducibles (28%); incentivo con poco interés financiero (21%); falta de conocimiento sobre el mecanismo (15%), y su complejidad (17%).

Las deducciones son valoradas en España para mejorar la tesorería por el 45% de las empresas, mantener el empleo (18%) y como reinversión de las deducciones en I+D (29%). Un 24% de la totalidad de empresas encuestadas han mostrado su preocupación ante su posible eliminación, un 21% si se reducen los gastos elegibles, un 17% ante la reducción/límite del importe de la ayuda para la empresa, y un 11% por las restricciones de los beneficios para pymes.

El Comité de Expertos del barómetro ha alertado de que estas preocupaciones pueden terminar a medio plazo en una disminución de la inversión, o el traslado a países más atractivos, ya que la innovación hoy en día es global. Las deducciones fiscales a la I+D son sin duda alguna una herramienta de atracción territorial. Para las micropymes y las pymes, según el citado comité, este incentivo puede ser una palanca para acelerar el tiempo de comercialización, pero sólo si es fácil de usar.

Subvenciones y ayudas públicas
El 54% de las empresas encuestadas se han beneficiado de ayudas públicas, alrededor del 70% de subvenciones y el resto de préstamos. Cuanto mayor son las empresas, más emplean las ayudas directas (50% de las pymes frente al 75% de los grandes grupos). Entrando en detalle, el 72% fue financiación nacional, el 49% de programas regionales y el 28% de ayudas europeas.

Las ayudas europeas tienen dificultad para encontrar empresas beneficiarias, a pesar de que el 79% de los grupos innovadores se beneficiaron de ayudas europeas en los últimos 36 meses y el 27% eran pymes. En este sentido, destaca el barómetro que es clave que las asociaciones y los intermediarios actúen como mediadores para las pymes, facilitándoles el acceso a los proyectos de colaboración europeos. Sobre esta cuestión iniciamos la entrevista con Juan Mulet Meliá, director general y patrono de Codec.

.- diarioabierto.es: ¿Por qué cree usted que las ayudas europeas tienen dificultad para encontrar empresas beneficiarias? ¿Cuál es la razón de que las empresas españolas no soliciten ayudas públicas europeas? ¿Cree que el conocimiento del idioma inglés es un impedimento?
Juan Mulet Mel.:
El idioma también influye, pero el mayor  problema es que Bruselas está muy lejos, y hay que entender no ya sólo el idioma sino toda la verborrea que hay detrás.

Lo más grave, algo que es un problema de fondo, es que las ayudas europeas no están pensadas para un tejido productivo como el nuestro, sino como el alemán, el francés o el inglés. Aunque quieran, muchas empresas españolas no encajan.

En España hemos realizado un gran y admirable esfuerzo para adaptarnos a las condiciones de estos créditos. Por otra parte, España ha mejorado enormemente en sus retornos del VII Programa Marco, sobre todo gracias al Programa Cenit –que facilitaba el 50% a fondo perdido-, que supuso un cambio de enfoque importante. De él se  han beneficiado, por ejemplo, las empresas del sector de las energías renovables, en el que España es una potencia europea importante.

Por otra parte, en la UE hay una tradición de lobbies muy significativa, pero aquí no estábamos en ello. Aquí nos iba muy bien con la PAC (Política Agraria Común) y los fondos estructurales, era algo de lo que entendíamos… (sonríe).

 

.- diarioabierto.es: ¿Qué le pediría usted al actual Gobierno para potenciar la I+D en España?
J.M.M:
Si yo lo supiera… Es muy complicado. Yo les pediría que se lo crean, que se crean realmente que la I+D vale para algo, porque no parece evidente. Si se lo creyeran… Recuerdo la respuesta que me dio un político hace poco: “Es que ésto no está en la agenda”. Y probablemente es verdad. Si se creen de verdad que la solución está en cambiar el modelo productivo, y hacerlo eficiente, la solución está en potenciar la I+D.

En materia fiscal estamos muy bien. Yo reiniciaría los proyectos Cenit (Consorcios Estratégicos Nacionales de Investigación Técnica), que incluidos en el Programa Ingenio 2010 están hoy parados totalmente. Se trata de recuperar un instrumento que sabemos que funciona bien, incluso entre las pymes, y ponerlo en marcha.

.- diarioabierto.es: ¿Por qué cuando se habla de innovación, ésta se asocia automáticamente a tecnología? Cuando también se produce, por ejemplo, en modelos de negocio…
J.M.M.:
Con esa cuestión hay que ir con mucho cuidado. La innovación no tecnológica es muy importante, pero no es un sitio lógico para hacer políticas de ayudas. Éstas se realizan donde hay fallos claros de mercado. En la innovación no tecnológica los fallos de mercado están básicamente en la generación de conocimiento. Una empresa que va a poner una web para vender más no tiene que pensar en subvenciones. La innovación no tecnológica se fomenta con medidas horizontales, nunca con medidas concretas. De otra forma, estropearíamos el mercado.

 

Más información
.- Descargar el 8º Barómetro internacional de Financiación de la Innovación 2012

 

 

¿Te ha parecido interesante?

(+3 puntos, 3 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.