Irán, el último mercado sin explotar para las empresas españolas

09/08/2015

Miguel Ángel Valero. Compañías europeas y, tras ellas, las aseguradoras, pugnan  por entrar en la segunda economía más importante de Oriente Medio.

La firma del acuerdo nuclear entre EEUU y Europa e Irán permite la entrada de empresas, y tras ellas las compañías de seguros, a la segunda economía más importante de Oriente Medio. Irán es “el último mercado sin explotar”, como lo describe el Servicio de Estudios de Crédito y Caución, la aseguradora española del Grupo Atradius, controlado por el Grupo Catalana Occidente.

La Cámara de Comercio de España estima que hay 350 pequeñas y medianas empresas españolas que exportan a Irán, por un importe cercano a los 300 millones de euros anuales.

Entre los sectores con más posibilidades de negocio en Irán, la Cámara de España resalta el equipamiento para la industria petrolera y petroquímica, como son las válvulas o tuberías; los automóviles, la maquinaria para la industria alimentaria, la minería, los bienes de equipo y las energías renovables, especialmente la solar y la eólica; las infraestructuras y el transporte ferroviario.

La normalización de los intercambios económicos entre Occidente e Irán genera expectativas de exportación en sectores como la maquinaria, la química y el transporte, que protagonizaban las principales ventas desde la Unión Europea y desde España al país antes de las sanciones. Y habrá que atender la demanda de bienes de consumo, electrónica y telecomunicaciones, y de servicios financieros que suscitará en sus 80 millones de habitantes esa apertura al exterior.

Pero las empresas interesadas en entrar en Irán deben ser conscientes de los riesgos. Especialmente, de la ausencia de información crediticia sobre las compañías iraníes. “No obstante, no hay garantías de una solución a largo plazo y la transición será larga y complicada. Por tanto, la recomendación es paciencia y precaución a las empresas interesadas en reiniciar relaciones comerciales con Irán”, señalan desde Crédito y Caución.

“Si se levantan las sanciones, la introducción en el mercado iraní deberá realizarse con extrema precaución. Será necesario mantener la paciencia durante la fase de transición, mientras se desenmaraña la compleja red de sanciones internacionales, ya que los exportadores e inversores podrían enfrentarse a penalizaciones por incumplir las sanciones durante este periodo”, recomiendan estos expertos.

“Como ha ocurrido anteriormente, si Irán no cumple con sus obligaciones nucleares y de transparencia, las sanciones se reintroducirán inmediatamente, lo que podría derivar en miles de millones de dólares en multas impuestas por violación de las sanciones y en el restablecimiento de las restricciones bancarias, suspendiendo los pagos internacionales desde y hacia Irán, con lo que sería imposible realizar el cobro a empresas iraníes, incluso aunque estas estuviesen comprometidas a pagar su deuda”, añaden desde Crédito y Caución.

Necesidad de inversión extranjera

Aislado del comercio mundial debido al endurecimiento de las sanciones durante los últimos años, la reapertura de Irán creará negocios por valor de decenas de miles de millones de dólares. La economía iraní se abrirá a la entrada, gradual pero considerable, de inversión extranjera. La industria iraní está operando actualmente solo al 60%, como mucho, al 70% de su capacidad, perjudicada por una tecnología obsoleta por las sanciones impuestas desde el año 2006.

El acuerdo con Occidente impulsará inmediatamente la economía del país, con repercusiones positivas por todo el Golfo Pérsico, en especial en Dubái y Omán, desde donde las compañías españolas pueden establecerse para retomar las relaciones empresariales con Irán.

No es sólo petróleo y gas natural, aunque sus reservas se encuentren entre las mayores del mundo. Irán es también agricultura, ofrece grandes perspectivas para el turismo, y va a requerir inversión a gran escala en infraestructuras.

Tras las empresas, llegan las compañías de seguros. Irán ya ha recibido la solicitud de aseguradoras alemanas y francesas, con filiales en España. para explorar posibilidades de colaboración con el seguro local, especialmente en reaseguro. Interesa sobre todo el negocio de cobertura de seguros para la Compañía Nacional de Petróleo de Irán (NIOC, por sus siglas en inglés), así como para los buques iraníes que transportan gas licuado de petróleo aceite, gasolina y productos petroquímicos.

 

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.