España, a la cola en justicia social

15/11/2016

Vanesa Maillo. El país ocupa la posición 25 en la Unión Europea, sobre un total de 28 en el Índice de Justicia Social 2016 de la fundación alemana Bertelsmann Stiftung | El estudio alerta de que el mercado laboral en España continúa siendo excepcionalmente inseguro.

mapa

Europa se está recuperando lentamente de la crisis económica y financiera, pero la situación ha empeorado de forma significativa en España. El país ocupa el puesto 25 entre los 28 estados miembros de la UE, dos posiciones por detrás respecto al ranking de 2015, y solo por delante de Bulgaria, Rumanía y Grecia, según la clasificación de justicia social que elabora anualmente la fundación alemana Bertelsmann.

La mejora del mercado laboral no llega a todas las personas, según concluye el Índice de Justicia Social 2016, que mide las oportunidades de participación en los diferentes estados de la Unión Europea a partir de 36 criterios y seis dimensiones principales: la pobreza, la educación, el empleo, la salud, la igualdad intergeneracional, la cohesión social y no discriminación. En especial, los niños y jóvenes se benefician demasiado poco de la recuperación económica, particularmente en los países en crisis del sur de Europa.

El mercado laboral: desafío español

“El Gobierno español se enfrenta a un desafío político verdaderamente urgente”, apunta el informe, que ha identificado el mercado laboral como el mayor de nuestros retos. Según el estudio, el mercado laboral continúa siendo excepcionalmente inseguro y solo un 57,8 % de la población en edad de trabajar tiene un empleo en España.

En esta dimensión, España ocupa el penúltimo puesto en numerosas ocasiones, únicamente por delante de Grecia. Desde que empezara la crisis, los parados de larga duración han visto como su número aumentaba del 2% en 2008 a un alarmante 11,5%. La situación se complica para las personas con un nivel de formación inferior al segundo ciclo de enseñanza secundaria tienen una tasa de paro mucho más alta (28,9%, en este caso solo por delante de Eslovaquia).

Jóvenes “descolgados”

Garantizar el acceso al mercado a los más jóvenes es una de las tareas del Estado español, donde la tasa de desempleo juvenil (entre 15-24 años) se ha duplicado desde 2008 hasta alcanzar el 48,3%. En general, las oportunidades de participación de los niños y jóvenes son peores que antes de la crisis de 2008. A escala europea, un total de 25,2 millones (26,9%) de niños y jóvenes de hasta 18 años están en riesgo de pobreza o exclusión social. La situación empeora en los países en crisis, entre los que figura España junto con Grecia, Italia y Portugal: uno de cada tres niños (33,8%) está en riesgo de pobreza y exclusión social, un millón más que en 2008.

El informe alerta de elevados porcentajes de los denominados ninis (jóvenes que ni estudian, ni trabajan) en los países del sur de la UE. En Italia (31,1%), Grecia (26,1%) y España (22,2%), el porcentaje de los jóvenes que pertenecen a este grupo se sitúan significativamente por encima del promedio de la UE (17,3%).

El análisis es muy crítico con la situación de los jóvenes “descolgados” y la amenaza que representan para el futuro de la sociedad. “La creciente falta de perspectivas de muchas personas jóvenes da alas a los movimientos populistas en auge”, subraya el, presidente de la Junta Directiva de Bertelsmann Stiftung, Aart De Geus, que insiste en que “no podemos correr el riesgo de que la juventud se retire decepcionada y frustrada de la sociedad”.

Asimismo, pone de relieve el creciente desequilibrio entre generaciones. Según los resultados, los niños son los más perjudicados: a escala europea, un 26,9% de niños padecen pobreza o exclusión social frente a un 17,4% de las personas mayores. Además, mientras que casi uno de cada diez niños en la UE (9,5%) debe soportar privaciones materiales graves, en los mayores de 65 años el porcentaje se reduce a 5,5%. Todos estos datos ponen en evidencia la creciente brecha entre personas jóvenes y mayores.

Paradoja europea

A los autores del estudio les preocupa que siga aumentando el número de personas que, a pesar de ejercer una actividad remunerada a tiempo completo, están en riesgo de pobreza. En este sentido, la tendencia al alza en el mercado laboral no va acompañada de una disminución significativa del riesgo de pobreza. Casi uno de cada cuatro ciudadanos de la UE (118 millones de personas o un 23,7%) continúa en riesgo de pobreza o exclusión social. Los motivos de esta situación son, entre otros, un creciente sector de salarios bajos y una división de los mercados laborales en formas regulares y atípicas de empleo.

“Un trabajo a tiempo completo no solo debe asegurar el salario, sino también el sustento. El porcentaje creciente de personas que no pueden vivir de su trabajo de forma permanente socava la legitimidad de nuestro orden económico y social”, afirma Aart De Geus.

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.