Vainilla para regenerar el contorno del ojo

07/03/2017

Carmen Duerto.

Todo lo que sale de la Casa Chanel es revolucionario desde que Mademoiselle Coco la crease hace 107 años. 2017, no iba a ser diferente y los laboratorios de cosmética siguen investigando nuevas fórmulas para potenciar la belleza y retrasar los signos de envejecimiento o por lo menos atenuarlos. Acaba de desvelarse la tercera generación de SUBLIMAGE La Crème Yeux, (Crema para el contorno de ojos) abriendo una nueva etapa en la regeneración cutánea de esa zona tan delicada.

La textura de SUBLIMAGE La Crème Yeux es muy suave y se funde en la piel. Se puede hacer un doble uso de ella, como contorno de ojos clásico o como mascarilla. Sea en una forma o en otra, tras su aplicación, el contorno del ojo recupera elasticidad y se reducen los efectos del cansancio, además, aporta luminosidad.  Los laboratorios de investigación de Chanel han descubierto propiedades insospechadas hasta el momento, en la vainilla, que no es una especia desconocida para la firma francesa, ya que la utilizan para su fragancia “Coco”. Los investigadores partían con ventaja porque ya sabían que las orquídeas han sido plantas con grandísimas propiedades medicinales, se dieron cuenta de que, en el momento en el que se está formando la vaina/cápsula de la vanilla planifolia, se producían unas moléculas con un increíble potencial regenerador. El reto era capturarlas y ponerlas a funcionar en una crema. Lo consiguieron y de ahí que lancen ahora la tercera generación. No es barata, 156 euros, pero sí eficaz y el contenido del tarro tengo que reconocer que dura muchísimo.

SUBLIMAGE La Crème Yeux se aplica por la mañana y por noche con la ayuda del accesorio de masaje, que es como una pequeña paleta redondeada y fría. Hay que darse pequeños toques en el contorno del ojo para activar la circulación de la zona y luego suavizar los toques desde la zona interna del ojo hacia el exterior. Así sería la aplicación normal como contorno de ojos. La otra opción es usarla como mascarilla para disminuir al instante los signos de fatiga y aportar un toque de luminosidad inmediato. En ese caso, se aplica la crema generosamente por todo el contorno del ojo y se deja actuar unos 10 minutos. Pasado ese tiempo, se retira delicadamente la crema sobrante con la ayuda de un disco de algodón y por último, se alisan los párpados desde el interior hacia el exterior. Los signos de fatiga desaparecen de inmediato. La mirada queda luminosa y la sensación de hidratación es muy agradable. Tengo que decir que yo no retiro la crema sobrante si no que la dejo que se absorba en su totalidad y si queda algo, al cabo de un par de horas, me doy masajes hasta que penetra toda la crema. Me niego a tirar en un algodón algo tan valioso.

¿Te ha parecido interesante?

(+3 puntos, 3 votos)

Cargando…