La internacionalización de la empresa, ¿una opción o una obligación?

20/05/2011

Alexis Díaz Lorenzo, director en Low Cost Consulting Concept. Cuando se habla de hecho internacional en las empresas normalmente éste viene ligado a la función comercial o bien a estrategias de desarrollo corporativo. Es como si sólo se entendiera la internacionalización como el desembarco de una empresa en otro país con la finalidad última de vender más.

¿Es que a una empresa nacional no le afecta el hecho internacional si no tiene ventas fuera del país? ¿Es que la nueva era de la información y un mundo global no han traído nuevas oportunidades a las empresas domésticas?

Son muchos los esfuerzos que se centran en explicar las bondades de la expansión internacional de la empresa pero se nos olvida que han surgido muchas nuevas oportunidades en esta nueva era de la comunicación que se pueden aprovechar sin necesidad de invertir en crecer fuera del país de regencia. Dentro de las propias áreas funcionales de las empresas se ha abierto un nuevo campo de alternativas que antes era tecnológicamente imposible de explorar. ¿Por qué un departamento de compras no puede tener proveedores internacionales si éstos son más competitivos? ¿Por qué no estudiar instrumentos financieros de plazas extranjeras? Y hablando de estrategia, ¿por qué no investigar cómo hacen lo que hacen nuestra empresa en otros países, qué tecnologías utilizan, etc? Como se puede intuir, se abre un gran abanico de oportunidades de aumentar el valor de la empresa “sin salir de casa”.

Antes era imposible pensar en trabajar fuera de la oficina. Hoy, con un portátil, una conexión wifi y un móvil se puede trabajar en cualquier lugar del mundo y con cualquier cliente, proveedor, equipo del mundo. El lugar ha dejado de tener importancia. El mundo es instantáneamente accesible. Y la inversión es tan asequible (en los países desarrollados) que la gran mayoría de la población tienen su ordenador, su conexión y su móvil. Ya ni siquiera damos importancia al hecho de que, tan sólo marcando un código numérico, se puede contactar en tiempo real y desde cualquier lugar con cualquier otra persona esté donde esté.

Hace 20 años esto era imposible aunque íbamos en coche a la misma velocidad que vamos ahora, tardábamos lo mismo que ahora en un avión, etc. Y si nos ponemos exigentes, los límites de velocidad han bajado y antes se podía volar en el Concorde y cruzar el Atlántico en 2,5 horas…

¿Y cómo afecta todo esto a la forma de competir de las empresas? En la historia evolutiva de las empresas hay una constante: lo que al principio es una oportunidad competitiva termina por convertirse en una condición indispensable para estar en el mercado. Hubo una época que se compraban los productos de buena calidad, con lo que la calidad era una ventaja competitiva importante. Pero poco a poco se convirtió en una condición indispensable.

El consumidor ya daba por hecho un estándar de calidad y, como había crecido la oferta, si no se ajustaba al estándar no compraba. De esta manera ya no había ventaja en la calidad. Si no se tenía no había cabida en el mercado. La oportunidad pasaba entonces por tener una buena red comercial ser más accesible al cliente. Hasta que la accesibilidad dejó de ser una ventaja para convertirse una vez más en una condición: si el producto no estaba cerca del cliente el cliente no lo compraba.

Ventajas de las TIC

Hay empresas que han sido muy rápidas en incorporar las ventajas tecnológicas de información y comunicación (TIC) para conseguir optimizar sus carteras de clientes, de proveedores, tecnologías de producción, etc. Y así, avanzarse a sus competidores en la carrera estratégica por el liderazgo del sector. Pero cuando todos los jugadores se hayan puesto al día, aquellos cuya estructura no haya sido optimizada por las antes ventajas y ahora obligaciones, se verán forzados a abandonar la carrera por la supervivencia competitiva. Porque no sólo serán incapaces de seguir el ritmo del sector sino que además, carecerán de tecnología ahora indispensable para la supervivencia en el sector. En otras palabras “Es difícil bajarse del tren, caminar a la siguiente estación, y volver a subirse” (The Core Competence of the Corporation, de C.K. Prahalad y Gary Hamel).

Hablemos de oportunidades. Ahora que es más fácil que nunca, ¿por qué no investigar cómo hacen en otros países lo que hace nuestra empresa? ¿Cuál es su cartera de productos y su tecnología de producción? ¿Por qué fijarnos siempre en el competidor de nuestro lado pudiendo incorporar ideas y buenas prácticas de los mejores del mundo? Si nuestra productividad nacional está en el furgón de cola de Europa, ¿no sería interesante estudiar los modelos de negocio de los que obtienen mucho mejores resultados que nosotros? Recuerdo, estando en clase en mi época de estudiante, que me surgió una duda y le pregunté al compañero de mi lado. El profesor me llamó la atención y me dijo que las dudas se las preguntará a él y que “Cuando un ciego guía a otro ciego ambos caen en el precipicio”.

Y dicho todo esto, qué deberíamos pensar ahora sobre la internacionalización dentro de la empresa, ¿es una opción o una obligación?

Para más información, leer La internacionalización dentro de la empresa: ¿una opción o una obligación?

Alexis Díaz Lorenzo, actualmente director en Low Cost Consulting Concept , inició su carrera profesional como adjunto al jefe de Producción de Atlantic Cooper. Después entró como jefe de Compras y Sistemas en Cunext Copper Industries, donde llegó a ser adjunto a la Dirección Financiera. También fue gerente en GB Consulting&Corporate Finance. Es licenciado en Derecho y máster en Dirección Estratégica de Comunicación y Marketing y MBA con especialización en Finanzas y Marketing por ESADE Business School. Con un postgrado en Contabilidad y Fiscalidad.

¿Te ha parecido interesante?

(+18 puntos, 18 votos)

Cargando…

2 pensamientos en “La internacionalización de la empresa, ¿una opción o una obligación?

  1. Excelente articulo, ademas de que el tema requiere un profundo analisis dadala situacion actual de los mercados locales y foraneos….. gracias

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.