Cocina tradicional en un ambiente cosmopolita

16/03/2017

Carmela Díaz.

Con la cantidad de aperturas gastronómicas que tienen lugar en la capital, resulta agradable descubrir un nuevo establecimiento que te sorprende y supera tus expectativas. Tomad nota porque Albertina, ubicado en la calle Alberto Alcocer, cuenta con todos los ingredientes para convertirse en una opción a tener muy en cuenta entre los foodies más exigentes.

Este restaurante nace como un espacio gastronómico multidisciplinar y destaca por una decoración cálida con toques de diseño, obra del estudio de Sonia Reixach. Presenta una novedosa barra de fondo reversible que actúa durante el día como colmado en el que se pueden adquirir productos gourmet (latas de conservas, embutidos, etc.) y durante la noche se convierte en coctelería a cargo de Gratas Kucinskas. En esta zona se sirven desayunos, aperitivos y una carta de picoteo con múltiples opciones para compartir (ensaladilla, baos, chacinas, tempuras, tostas…). Incluso se ofrecen diferentes maridajes de cócteles con tapas. En ese primer espacio una cava acristalada ocupa el centro de la estancia. Revela la importancia que los propietarios quieren dar a su bodega, con un novedoso Sherry Bar con más de 50 referencias de Jerez. Se agradece la apuesta por estos vinos, algo inusual en el centro de España, como también lo es encontrar fuera de Extremadura el delicioso lomo de bellota doblado que Albertina ofrece en su carta.

La sala del restaurante cuenta con pocas mesas, pero es elegante y confortable. Aunque lo mejor, sin duda, es su cocina de esencia clásica y raíces tradicionales. Gastronomía de sabores en la que la estacionalidad marca la carta, y que rescata platos tradicionales y recetas de siempre tan apetecibles como el arroz caldoso con bogavante, el cardo con almeja fina, las alubias de Tolosa con berza y morcilla…  Al frente de los fogones dos experimentados chefs: Antonio Muro (Zalacaín, Viridiana, Gaztelubide, Trasgu) y Mariano Thomé (Casa Andrés, Gran Meliá Mallorca, Sagardi) que ofrecen una amplia carta centrada en la cocina de mercado. Se nota la buena materia prima y una elaboración maestra para dos platos que requieren habilidad y oficio: las verdinas con langostinos y un morro con patata espectaculares. También hay que probar sus croquetas de leche de oveja latxa con jamón ibérico: textura perfecta y sabor delicioso.

Una terraza acristalada (con proyecto de una segunda y de un huerto hidropónico) completa un espacio que puede convertirse en una de las revelaciones de la temporada. En las próximas semanas comenzarán sus “Brunch&Beat” los fines de semana. Desde Albertina también tienen previsto ir probando nuevas fórmulas y diferentes conceptos como pop up con otros restaurantes, colaboraciones con diferentes chefs, batallas de jazz-swing y bartenders… El precio medio por comensal es de unos 40 euros en el restaurante y de unos 20 euros en la zona de barra y mesas altas. De momento los protagonistas de la aclamada serie Walking Dead cenaron y disfrutaron de unas copas hasta la madrugada en este nuevo establecimiento durante su breve estancia en la capital.

 

¿Te ha parecido interesante?

(+8 puntos, 8 votos)

Cargando…