¿Son fiables las últimas innovaciones tecnológicas para la traducción simultánea?

25/10/2017

Dolores Rodríguez Melchor, de ICAI-ICADE. Las máquinas no pueden sustituir aún al ser humano.

Aunque la traducción automática existe desde hace décadas, un traductor humano es imprescindible para facilitar la comunicación. La contradicción ha sido la nota dominante acerca de las noticias que han ido apareciendo en los medios a lo largo de este último año. O se vaticina el final de nuestras profesiones porque salen al mercado aplicaciones y dispositivos de traducción automática, o se afirma que la traducción es una de las profesiones con más futuro.

La exposición repetida a nuestra lengua materna hace que el cerebro aprenda a reconocer aquellos sonidos que más escuchamos. Foto: ‘Felipe DJ’, por Leonardo Samrani, modificada (CC BY 2.0).

Si hay algo realmente complejo y eficaz en el mundo es el lenguaje humano, aunque no recordemos el esfuerzo que nos supuso poder hablar correctamente. Como suelo decir en mis clases en el Grado de Traducción e Interpretación de la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE, todos nacemos con la capacidad de hablar cualquier idioma y de discriminar cualquier fonema, pero la exposición repetida a nuestra lengua materna hace que nuestro cerebro aprenda a reconocer aquellos sonidos que más escuchamos, descartando aquellos que no se utilizan.

Translate One2One utiliza IBM Watson, una tecnología pionera de computación cognitiva.

Sin embargo, como todos hablamos nuestra lengua materna, y como algunos manejamos algún otro idioma, no solemos reflexionar sobre lo complejo que es el lenguaje. Y las máquinas no son tan complejas como el cerebro humano. Es cierto que la velocidad con que nos llegan nuevas informaciones en este mundo globalizado hace que sea necesario traducir con suma rapidez para mantener al público permanentemente alimentado de noticias. Todo ello justifica el interés por la traducción automática y el lanzamiento de nuevos productos. Pilot y Translate One2One son los dos sistemas que se han dado a conocer más recientemente.

Principio de cooperación de Grice
Si son tecnologías adaptativas y que van aprendiendo con el uso, seguramente funcionarán bien con textos repetitivos y estereotipados, y pueden ser útiles para descifrar un menú en chino o preguntar una dirección en alemán. Pero las hacen inservibles para una conversación entre un ser humano y otro. De hecho, en lingüística pragmática se estudia el principio de cooperación de Grice, según el cual, para que una conversación tenga éxito, los interlocutores tendrán que cooperar diciendo la verdad, siendo claros, concisos y ordenados. Pero en nuestra interacción cotidiana mentimos, somos opacos, nos explayamos más de lo necesario y no nos preocupamos por estructurar nuestro mensaje. Según este mismo principio, la transgresión de la norma cooperativa es lo que produce inferencias que nos permiten llegar al significado profundo de lo que quiere decir nuestro interlocutor, porque nos expresamos la mayor parte del tiempo de manera indirecta, sin decir lo que pensamos, y para ello usamos la ironía, la metáfora, los juegos de palabras, la cortesía y los modismos.

Por eso, y aunque la traducción asistida por ordenador y la traducción automática existen desde hace décadas, las máquinas no están a la altura para interpretar mensajes. Gracias a estas herramientas, los traductores profesionales hacen su trabajo en menos tiempo y con menos esfuerzo, pero a ningún profesional se le ocurre utilizar las traducciones de estos productos sin una revisión exhaustiva, porque están llenas de problemas de todo tipo: adecuación al registro, sintaxis, morfología y terminológicas son los más frecuentes, por no mencionar que los “traductores orales” no reproducen la prosodia del discurso original.

Así pues, hoy por hoy, es impensable que se pueda obtener una traducción o interpretación profesional con sistemas automáticos.  Como en tantas profesiones en las que la creatividad es fundamental, la máquina facilitará la tarea traslativa, pero no podrá sustituir al ser humano porque el lenguaje es mucho más complejo de lo que pensamos.

 

Dolores Rodríguez Melchor es directora del departamento de Traducción e Interpretación y Comunicación Multilingüe de Comillas ICAI-ICADE (@Comillas_MUIC)

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…