Los tres últimos años han sido los más calurosos desde que hay registros

18/01/2018

diarioabierto.es. La Organización Meteorológica Mundial señala que 2016 sigue manteniendo el récord mundial como el año más cálido en el conjunto de la Tierra desde que empezaron los registros modernos homologables, en 1880.

Informes de la OMM y la NOAA colocan a 2017 entre los tres años más calurosos desde 1880, con los dos años anteriores. Para la NASA, sólo sería superado por 2016, confirmando en todo caso el calentamiento global. No obstante, destaca que 2017 ha sido el año más cálido sin el fenómeno del Niño, que suele provocar un aumento de las temperaturas anuales mundiales.

Así, la temperatura media mundial en superficie en 2017 superó aproximadamente en 1,1 grados centígrados a la de la era preindustrial. Mientras, 2016 sigue siendo el más cálido, con 1,2ºC más que era la era preindustrial y tanto en 2015 como en 2017 las temperaturas mundiales superaron en 1,1ºC las de los niveles preindustriales.

Pero según la NASA, las temperaturas superficiales globales de la Tierra en 2017 han sido las segundas más cálidas desde 1880. Continuando con la tendencia de calentamiento a largo plazo del planeta, las temperaturas promedio en 2017 fueron 0,90 grados Celsius más cálidos que el promedio de 1951 a 1980, según los científicos del Instituto Goddard de Estudios Espaciales (GISS) de la NASA en Nueva York. Un dato solo superado por las temperaturas globales en 2016. En un análisis separado e independiente, los científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) concluye que 2017 fue el tercer año más cálido en su historia.

La menor diferencia en las clasificaciones se debe -según la NASA- a los diferentes métodos utilizados por las dos agencias para analizar las temperaturas globales,aunque a largo plazo los registros de las agencias siguen estando firmemente de acuerdo. Ambos análisis muestran que los cinco años más cálidos registrados han tenido lugar desde 2010.

Debido a que las ubicaciones de las estaciones meteorológicas y las prácticas de medición cambian con el tiempo, existen incertidumbres en la interpretación de las diferencias de temperatura medias globales anuales entre  un año y otro. Tomando esto en cuenta, la NASA estima que el cambio medio global de 2017 es preciso dentro de 0,1 grados Fahrenheit, con un nivel de certeza del 95%.

“A pesar de temperaturas más frías que el promedio en cualquier parte del mundo, las temperaturas en todo el planeta continúan la rápida tendencia de calentamiento que hemos visto en los últimos 40 años”, dijo el director de GISS, Gavin Schmidt.

La temperatura promedio de la superficie del planeta ha aumentado un poco más de 1 grado Celsius durante el último siglo, un cambio impulsado en gran medida por el aumento de dióxido de carbono y otras emisiones creadas por el hombre a la atmósfera. El año pasado fue el tercer año consecutivo en que las temperaturas globales fueron más de 1 grado Celsius por encima de los niveles finales del siglo XIX.

Fenómenos como El Niño o La Niña, que calientan o enfrían el Océano Pacífico tropical superior y causan las variaciones correspondientes en los patrones globales de viento y clima, contribuyen a las variaciones a corto plazo en la temperatura promedio global. Un calentamiento de El Niño estuvo vigente durante la mayor parte de 2015 y el primer tercio de 2016. Incluso sin un evento de El Niño y con un episodio de La Niña en los últimos meses de 2017, las temperaturas del año pasado se ubicaron entre 2015 y 2016 en los registros de la NASA . En un análisis donde los efectos de los patrones recientes de El Niño y La Niña se eliminaron estadísticamente del registro, 2017 habría sido el año más cálido registrado.

La dinámica del clima a menudo afecta las temperaturas regionales, por lo que no todas las regiones de la Tierra experimentaron cantidades similares de calentamiento. Las tendencias de calentamiento son más fuertes en las regiones árticas, donde en 2017 se observó la pérdida continua de hielo marino.

Los análisis de temperatura de la NASA incorporan mediciones de temperatura superficial de 6.300 estaciones meteorológicas, observaciones de temperatura de la superficie del mar basadas en boyas y mediciones de temperatura de estaciones de investigación antárticas.

Estas medidas en bruto se analizan utilizando un algoritmo que considera el espaciado variado de las estaciones de temperatura en todo el mundo y los efectos de calefacción urbana que podrían sesgar las conclusiones. Estos cálculos producen las desviaciones promedio de la temperatura global desde el periodo de referencia de 1951 a 1980.

Los científicos de la NOAA utilizaron gran parte de los mismos datos de temperatura sin procesar, pero con un período de referencia diferente y diferentes métodos para analizar las regiones polares de la Tierra y las temperaturas globales.

¿Te ha parecido interesante?

(+3 puntos, 3 votos)

Cargando…