Las personas entre 35 y 45 años, las más idóneas para gestionar equipos intergeneracionales

13/03/2018

diarioabierto.es. Según expertos reunidos en Barcelona por el Observatorio Generación & Talento.

La Generación X, conformada por personas con edades comprendidas entre los 36 y 46 años— es la más apropiada para liderar equipos de empleados en los que conviven varias generaciones. Así lo ven los profesionales especialistas en gestión de personas reunidos por el Observatorio Generación & Talento  (OGT) en el foro Managers de la Generación X, que tuvo lugar recientemente en el Centro Médico Teknon, de Quirónsalud, en Barcelona.

En este foro, Elena Cascante y Ángeles Alcázar, socias directoras del OGT, explicaron que una de las mayores preocupaciones de las organizaciones actuales con respecto a sus líderes está en averiguar cómo éstos pueden conseguir el compromiso de los miembros de los equipos a su cargo. La dificultad estriba en encontrar los patrones o comportamientos de los mánagers que enganchan a las personas. De ahí la necesidad de analizar e identificar los comportamientos directivos que facilitan el liderazgo de equipos de distintas generaciones; diagnosticar estilos y comportamientos directivos de los managers según su generación y comprender cómo éstos son percibidos por sus colaboradores, y diseñar una hoja de ruta de cómo desarrollar los comportamientos favorables a la gestión de equipos intergeneracionales. Para avanzar en este análisis, organizaciones especializadas en gestión de personas trabajan en workshops con mánagers, profesionales de recursos humanos y empleados, con el objetivo de realizar un análisis de 360º del liderazgo intergeneracional y “elaborar un estudio con rigor científico a final del ciclo”, como señaló Paula Mattio, directora de Aleph Comunicación y MKT de Personas, empresa que trabaja como partner técnico de esta iniciativa junto a la Universidad Europea de Madrid, como socio académico.

Entre la tradición y el futuro
Según el estudio Diagnóstico de la diversidad generacionalelaborado por el OGT con la colaboración de la Universidad Pontificia de Comillas ICAI-ICADE—, el futuro es la gran preocupación de la Generación X, fruto de una percepción del entorno muy exigente, cuando no amenazante. Los trabajadores de la Generación X oscilan entre el pesimismo del “a dónde hemos llegado” y el optimismo del “y por qué no vamos a poder cambiarlo”. Se sienten legitimados para buscar un mundo mejor en el que primen valores como la generosidad, la solidaridad y el altruismo, y proponen la “inteligencia emocional” y “el sentido común” para encarar los proyectos y las relaciones, yendo más allá de la eficiencia mercantil. Son la primera generación mejor formada, pero su esfuerzo no se correlaciona con la recompensa esperada. Se han volcado en sus responsabilidades y se han olvidado de su “yo” como personas, según destaca el citado estudio.

¿Cómo son sus comportamientos directivos de la Generación X? Según los especialistas de esta generación reunidos en Barcelona, tienen más facilidad para las relaciones interpersonales; entienden la necesidad de conciliar y se adaptan rápidamente a las nuevas tecnologías y al teletrabajo, pero les falta tiempo para la gestión efectiva de todo ello. Están estresados por su ciclo vital-profesional y están más orientado al logro personal que a la gestión de las personas. ¿Y cómo valoran ellos sus propios comportamientos directivos? Los líderes de la Generación X afirman que traducen los valores para bajarlos a los equipos; fomentan la auto responsabilidad; usan metodologías Smart (que permiten alcanzar metas profesionales y personales) ; hacen visibles los éxitos del grupo; utilizan métodos de comunicación que faciliten el trabajo colaborativo; evitan el presentismo sin valor, y dan reconocimiento personal al colaborador.

 

Más información
⇒ Seguir en Twitter al Observatorio Generación &Talento (@generacciona), a Elena Cascante (@CascanteElena)

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…