Cinco tratamientos contra la flacidez

18/10/2018

Carmen Duerto.

Como todos nos engañamos mucho al mirarnos al espejo, lo mejor es hacer caso del consejo de los profesionales que son más críticos y objetivos.  Si ellos dicen que dos sesiones son suficientes para recuperar la piel después del verano, pues deben ser dos sesiones y no ocho o a la inversa. Con la inestimable ayuda de Ana Martínez, que es adjunta a la dirección de las Clínicas de Recuperación del Estado Saludable, Cres, hemos seleccionado cinco tratamientos de choque para recuperarnos de los estragos del verano y afrontar el otoño con nuestra mejor cara.

1.- Limpiar los restos del verano con un peeling químico. Es un tratamiento facial que limpia las células muertas acumuladas en la piel durante el verano, que nos da un efecto como de tener la cara de colores. Con el peeling lo que consiguen es igualar el tono de la piel. El un tratamiento varía según el estado de la piel, generalmente con una sesión es suficiente para quedar estupendos y lo máximo serían tres sesiones. Dura 50 minutos. No molesta, quizás pica un poco y se completa con unas cremas hidratantes y regeneradoras que se aplican en casa. Tiene un coste de 100 euros y sus efectos permanecen un mínimo de cuatro meses.

2.- Hay que alimentar la piel con un buen chute de vitaminas y eso se consigue con una mesoterapia, que es como se llama la técnica para infiltrar vitaminas y ácido hialurónico en la epidermis mediante unas agujas finísimas, algo que no consiguen las cremas por mucho masaje que hagas. Incluso esos pinchacitos sin necesidad de introducir nada ya nos sirven para estimular el metabolismo biológico de la piel y que se ponga a producir colágeno y elastina para proporcionarnos más elasticidad y luminosidad al rostro. Es el efecto buena cara. Cada sesión, que es indolora porque se aplica una crema anestésica, dura unos 50 minutos, cuesta 70 euros y tiene una duración de cuatro meses.

3.- Combatir la flacidez con hilos tensores. Los conocidos como “hilos mágicos” son reabsorbibles y permiten recuperar el ovalo facial al tensar el tejido combatiendo la flacidez. Además, lo mismo que ocurre con la mesoterapia, con esa mínima agresión que se produce al introducir los hilos, nuestra piel reacciona produciendo colágeno y elastina de forma natural. Su efecto es mayor, porque el hilo se reabsorbe a los seis meses, pero el efecto tensor suele durar entre 12 y 18 meses. La sesión son 50 minutos. Desde 19 euros la unidad, suelen aplicarse unos 20 hilos porque hay que formar una especie de malla tensora. Entras en la clínica y a la hora sales estirado y sin marcas aparentes de lo que acaban de realizarte. Aseguran que es una técnica indolora porque aplican crema anestésica.

4.- Para tensar y reducir las primeras líneas de expresión se puede usar la radiofrecuencia facial Titánia. La técnica es muy agradable porque consiste en aplicarte un aparato, que te pasan como si fuera un masaje por la piel, con un calor intradérmico superior a 42 grados y lo mejor es que no notas el calor en el rostro mientras Titania hace su trabajo tensor durante 40 minutos. Es perfecto para elevar glúteos, estirar el cuello, reafirmar los brazos y en definitiva, todo lo que tenga síntomas de flacidez se combate con este aparato que encima es agradable. Cada sesión son 69 euros y es recomendable hacer tres sesiones, una al mes

y  5.- Recuperación de Cuerpo y Cara, “Body&Face, en una sola sesión. Quizás, esta técnica de hacerse una especie de reparación completa en una sola sesión, es pionera la clínica Cres. Se trata de una técnica quirúrgica mínimamente invasiva que combina retoques corporales y faciales en una sola intervención. Lo primero que hacen es una pequeña liposucción que elimina el exceso de grasa localizada en determinadas zonas. La grasa extraída ayuda a recuperar el volumen facial porque con la obtención de los grupos celulares del tejido adiposo se completa el rejuvenecimiento facial de forma natural y progresiva. Como dice la doctora, Aleyda Maque, directora de medicina regenerativa estética en Cres, “la sociedad reclama eficacia, rapidez, mínima invasión y que no se note. Esta combinación de técnicas permite la reincorporación inmediata en la vida social y laboral, no hay puntos de sutura y dura más de cinco años”.

Por suerte hay clínicas Cres, Clínicas de Recuperación del Estado Saludable, en Valencia, Madrid, Palma de Mallorca y Zaragoza que cuentan con unidades de medicina estética, nutrición y regenerativa.

¿Te ha parecido interesante?

(+2 puntos, 2 votos)

Cargando…