Modificada una planta genéticamente para limpiar el aire de las casas

19/12/2018

diarioabierto.es. Un grupo de investigadores han modificado genéticamente el poto, una planta de interior común, para eliminar el cloroformo y el benceno del aire a su alrededor.

Estas plantas modificadas expresan una proteína, llamada 2E1, que transforma estos compuestos en moléculas que pueden usar para mantener su propio crecimiento, tal y como se detalla en un artículo sobre este trabajo publicado este miércoles en ‘Environmental Science & Technology’.

“Realmente, no se ha hablado mucho sobre estos compuestos orgánicos peligrosos en los hogares, y creo que eso se debe a que no pudimos hacer nada al respecto”, afirma el autor principal Stuart Strand, quien es profesor de investigación en el Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental de la UW. “Ahora hemos diseñado plantas de interior para eliminar estos contaminantes para nosotros”, destaca.

El equipo decidió usar una proteína llamada citocromo P450 2E1, o 2E1, para abreviar, que está presente en todos los mamíferos, incluidos los humanos. En nuestros cuerpos, el 2E1 convierte el benceno en un químico llamado fenol y cloroformo en dióxido de carbono e iones de cloruro. Pero 2E1 se encuentra en nuestro mundo y se activa cuando bebemos alcohol. Por lo tanto, no está disponible para ayudarnos con los contaminantes en nuestro aire.

“Decidimos que deberíamos tener esta reacción sucediendo fuera del cuerpo de una planta, un ejemplo del concepto ‘hígado verde’ –apunta Strand, citado por Eurekalert– Y el 2E1 también puede ser beneficioso para la planta”. Las plantas usan dióxido de carbono e iones de cloruro para hacer sus alimentos, y emplean fenol para ayudar a fabricar componentes de sus paredes celulares.

Los investigadores hicieron una versión sintética del gen que sirve como instrucciones para hacer la forma de 2E1. Luego, lo introdujeron en pothos para que cada célula de la planta expresara la proteína. El poto no florece en climas templados, por lo que las plantas modificadas genéticamente no podrán propagarse a través del polen.

“Todo este proceso llevó más de dos años –dice el autor principal Long Zhang, científico investigador en el Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental–. Eso es mucho tiempo, en comparación con otras plantas de laboratorio, que pueden tardar unos meses. Pero queríamos hacer esto en pothos porque es una planta de interior robusta que crece bien en todo tipo de condiciones”.

Entonces, los científicos probaron cómo de bien sus plantas modificadas podrían eliminar los contaminantes del aire en comparación con la hiedra pothos normal. Pusieron ambos tipos de plantas en tubos de vidrio y luego agregaron benceno o gas cloroformo en cada tubo. Durante 11 días, el equipo realizó un seguimiento de cómo cambió la concentración de cada contaminante en cada tubo.

Disminución del benceno de hasta el 75%

Para las plantas no modificadas, la concentración de cualquiera de los dos gases no cambió con el tiempo. Pero para las plantas modificadas, la concentración de cloroformo se redujo en un 82% después de tres días, y era casi indetectable al sexto día. La concentración de benceno también disminuyó en los frascos de plantas modificadas, pero más lentamente: en el día ocho, la concentración de benceno había disminuido en aproximadamente un 75%.

Para detectar estos cambios en los niveles de contaminantes, los investigadores utilizaron concentraciones de contaminantes mucho más altas que las que normalmente se encuentran en los hogares. Pero el equipo espera que los niveles de las casas bajen de manera similar, si no más rápido, en el mismo periodo de tiempo. Las plantas en el hogar también tendrían que estar dentro de un recinto con algo para mover el aire más allá de sus hojas, como un ventilador, dice Strand.

“Si tienes una planta que crece en la esquina de una habitación, tendrá algún efecto en esa habitación –explica–. Pero sin el flujo de aire, una molécula en el otro extremo de la casa tardará mucho tiempo en llegar a la planta”. El equipo está trabajando actualmente para aumentar las capacidades de las plantas al agregar una proteína que puede descomponer otra molécula peligrosa que se encuentra en el aire del hogar: el formaldehído, que está presente en algunos productos de madera, como pisos laminados y armarios, y humo de tabaco.

“Todos estos son compuestos estables, por lo que es muy difícil deshacerse de ellos –advierte Strand–. Sin las proteínas para descomponer estas moléculas, tendríamos que usar procesos de alta energía para hacerlo. Es mucho más simple y sostenible colocar todas estas proteínas en una planta de interior”.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…