Tras invertir en I+D+i, Baïa Food declara la guerra al azúcar y comercializa superalimentos

06/03/2019

Susana de Pablos. Entrevistamos a Guillermo Milans del Bosch, su cofundador y coCEO.

Loan Bensadon Naeder y Guillermo Milans del Bosch, ambos fundadores y CEO de Baïa Food.

Con cinco trabajadores en plantilla, Baïa Food se ha propuesto —ahora desde su eCommerce y muy pronto en las grandes superficies— que los consumidores reduzcan el consumo de azúcar y edulcorantes artificiales. Además, es una empresa que busca promocionar nuevas fuentes de alimentación de cultivo orgánico, mejorando así los hábitos alimentarios de la sociedad. Su misión: favorecer un estilo de vida saludable y prevenir la aparición de enfermedades, utilizando como arma la innovación y una oferta de productos exóticos con alto contenido nutricional. De momento, sus fundadores —Loan Bensadon Naeder y Guillermo Milans del Bosch, responsables respectivamente del área I+D+i y de Desarrollo de Negocio— lograron multiplicar por cinco su facturación en 2018, alcanzando una cifra de 125.000 euros. Y destinaron a I+D+i cerca de 200.000 euros. “Esperamos facturar cerca de 350.000 euros en 2019, con un presupuesto para I+D+i de 150.000”, comenta Milans del Bosch.

Baïa Food es la marca que utiliza la startup madrileña Medicinal Gardens SL para comercializar desde 2017 sus alimentos orgánicos de alto contenido nutricional y propiedades beneficiosas para la salud, importados directamente en origen, lo que garantiza su máxima calidad y propiedades naturales. De esta forma, según sostienen sus fundadores, ellos se han propuesto ayudar a crear riqueza en países de África, Iberoamérica e incluso Asia. Por ejemplo, su açai proviene de pequeños cultivos sostenibles en la selva amazónica de Brasil; el coco orgánico, de Ghana; el baobab, de Senegal, y el té matcha, de una región japonesa donde se cultiva el tencha, la materia prima con la que se produce el matcha.

“Muchas frutas y hortalizas que compramos en el supermercado han ido variando a lo largo de la historia a causa de la intervención del ser humano, interesado en conseguir un aspecto más atractivo para el consumidor que se ha traducido en una disminución significativa de sus propiedades naturales. Por eso, en Baïa Food defendemos los cultivos orgánicos de los productores locales, pero también la incorporación a nuestra dieta de nuevos alimentos exóticos, cultivados de forma tradicional en los países de donde son originarios, que mantienen sus propiedades inalteradas desde hace miles de años”, comenta Milans de Bosch.

“La sociedad es cada vez más consciente de la importancia de lo que comemos sobre nuestro bienestar, y un número creciente de personas se preocupa por mantener una alimentación lo más natural posible, incluso ecológica, tratando de evitar al máximo aditivos y edulcorantes artificiales para proteger su salud y la de los suyos”, explica este emprendedor. Una buena razón para que él y su socio se lanzaran a crear su tienda online. En ella ofrecen una selección exclusiva de alimentos orgánicos de alto valor nutricional, ricos en antioxidantes como polifenoles, ácidos grasos poliinsaturados omega 3 y 6, fibra, vitaminas, minerales y proteína completa, todos ellos sin azúcares añadidos. Su reto: conseguir que este tipo de alimentos se integren con naturalidad en la dieta.

“Pusimos todos nuestros ahorros para constituir la empresa, en total unos 12.000 euros. Los destinamos principalmente al alquiler de una oficina donde trabajar, el diseño del proyecto y la realización de un estudio de viabilidad sobre la regulación de nuevos Alimentos y las probabilidades de éxito de presentar un dossier de seguridad en torno a la fruta africana. Más adelante, en mayo de 2015, cerramos nuestra primera ronda de financiación por valor de 120.000 euros».

Hasta la fecha, los promotores de Baïa Food —que disponen de un laboratorio en el Parque Científico de Madrid— han captado más de un millón de euros para financiar su aventura, de los que el 70% se ha destinado a I+D+i. De esa cifra, 632.500 euros procedenten de organismos públicos. En concreto, de una convocatoria Neotec del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), de la Consejería de Educación e Investigación de la Comunidad de Madrid —para dos doctorados industriales— y de la Empresa Nacional de Innovación (ENISA). “A ese dinero público hay que sumar otros 455.000 euros procedentes del capital privado de business angels y de nuestro socio productor establecido en Ghana con sello de calidad BRC, cultivos ecológicos y Fair Trade”.

RSE y ética empresarial
“El equipo de Baïa Food visita personalmente los países de origen para asegurarse de que todos sus productos cumplen los máximos estándares de calidad, sostenibilidad con el entorno natural donde se cultivan y ética (comercio justo) a lo largo de toda la cadena de suministro, desde las plantaciones hasta el consumidor final. De este modo, a través del apoyo a los productores locales fomentan el desarrollo de la economía local, generando empleo y riqueza en estos países en vías de desarrollo”, destacan los responsables de esta empresa en su comunicado. Y añaden que están asimismo comprometidos con la sostenibilidad y tienen una política interna de reducción de residuos no reciclables. De hecho, han reemplazado sus envases por un packaging biodegradable que cumple con la normativa alimentaria y mantiene las propiedades nutricionales de los productos con un mínimo impacto en el medio ambiente.

En Baïa Food están convencidos de que la incorporación de nuevos alimentos como refuerzo de una dieta mediterránea equilibrada y una vida activa puede reducir significativamente la incidencia de patologías relacionadas con los malos hábitos alimentarios. “No defendemos que nuestros alimentos curen o sean milagrosos, pero sí que una alimentación equilibrada, rica en fitonutrientes, baja en azúcar y libre de pesticidas y aditivos artificiales, es clave para reducir el alarmante aumento de enfermedades cardiovasculares y metabólicas que ha tenido lugar en los últimos tiempos”, afirma Bensadon.

‘Miracle Berry’.

La división de I+D+i de Baïa Food opera desde 2013. “Nuestro principal esfuerzo de investigación se concentra en las propiedades y aplicaciones de una baya endémica de África occidental, la especie botánica synsepalum dulcificum, conocida como miracle berry, que es capaz de transformar el sabor ácido en dulce, lo que podría ayudar a reducir el consumo de azúcar y edulcorantes. Actualmente nos encontramos en pleno proceso de autorización para poder comercializar este nuevo alimento en la Unión Europea”, señala Bensadon. Con respecto al uso de esta baya que se cultiva en Ghana, para elaborar un nuevo alimento y comercializarlo en la UE, la empresa no parece tarea fácil. Como advierte Milans del Bosch, introducir un nuevo alimento en la UE “es algo normalmente fuera del alcance de la mayoría de las startups, e incluso de muchas compañías consolidadas por el riesgo que conlleva”.

Tanto es así, que estos emprendedores esperan que sea en 2020 cuando obtengan la autorización para comercializar en exclusiva, y para toda la UE, ese nuestro nuevo alimento. “De ahí que queramos ir posicionando la marca en el canal de gran consumo”, un canal de ventas que empiezan a conquistar el presente año. Y es que, hoy día, “el 80% de los ingresos del área comercial procede de la venta online de nuestra línea de productos ecológicos, y el 20% restante procede del retail, a través de nuestra presencia en pequeños negocios de proximidad. Según nuestras previsiones, llegaremos al punto de equilibrio entre finales de 2021 y mediados de 2022, una vez que estemos comercializando nuestro nuevo alimento”, concluye el responsable de desarrollo de negocio de Baïa Food.

Más información
⇒ Baïa Food en Facebook
⇒ Baïa Food en Instagram: @baiafoodco

¿Te ha parecido interesante?

(+2 puntos, 2 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.