Cuatro fases para lograr la transformación digital de las organizaciones

07/09/2020

Darlis Darián Corria, profesor de Spain Business School. No dudes, digitaliza tu empresa ya.

Las empresas ya no se pueden plantear dudas sobre si deben esperar a pasar de lo analógico a lo digital, del papel y la espera a los ordenadores y el tiempo real. La digitalización es una necesidad para todos. Las tecnologías de la información y las comunicaciones, junto a la globalización, han abierto un sinfín de posibilidades a las pymes. La gestión de clientes y el uso de las inteligencias de negocio y artificial ya son accesibles para todo tipo de empresas, no solo para las grandes corporaciones.

La transformación digital de las organizaciones no puede depender de sus directivos ni de su opinión sobre si hay que salir de la zona de confort, o no. La transformación digital corresponde ser dirigida por todos los departamentos de la compañía, pues solo ellos conocen las necesidades que tienen. Los departamentos de tecnologías tienen que ser capaces de entender estas necesidades y trabajar codo con codo con todos ellos, para lograr que las acciones que se lleven a cabo, con el presupuesto estipulado, logren los objetivos establecidos.

Imagen: Gerd Altmann (obtenida en pixabay.com y modificada).

Un camino con cuatro fases
Existen diferentes caminos para llevar a cabo la transformación digital de una empresa. Uno de ellos puede realizarse en cuatro fases:

  1. Sal de la zona de confort y marca las metas. Seguramente esta sea la fase más humana de las cuatro. Para cumplirla hay que aliarse con todos aquellos empleados que representen y tomen decisiones en cada departamento. Ellos conocen cuáles son las necesidades y retos de sus departamentos.
    Para lograr su compromiso, puedes crear una serie de necesidades nuevas y disruptivas y convocar una reunión —con una agenda clara y organizada— con los representantes de los departamentos, a ver qué opinan ellos y las ideas que aportan. No olvides que el centro de todo este proceso debe de ser tu cliente: ¿cómo me ayudan las nuevas tecnologías a que mi cliente… confíe más, tenga mejor experiencia de usuario, esté mejor atendido por todos los canales, reciba sus productos o servicios con mayor calidad..? Con esta información ya debemos de tener claro cuáles son los objetivos a cumplir y podremos calcular un presupuesto.
  2. Identifica el camino a seguir y el tiempo estipulado para recorrerloPara esta fase necesitas conocer la situación de tu empresa, tanto desde el punto de vista tecnológico como funcional, por lo que deberás revisar la infraestructura tecnológica, los softwares que utilizas y tus procesos. Una vez que comiences con ella, es importante ir logrando resultados constantes. No tienen por qué ser grandes resultados, pero sí deben de ser contantes.
    Igualmente es primordial que todos los empleados sepan los logros que se van consiguiendo. Para ello puedes publicar artículos en la web de la empresa o crear eventos para compartir la información e intercambiar opiniones y experiencias.
  3. Comienza con los ensayos. Uf, todavía tienes que seguir lidiando con líderes negativos que no ven resultados, o con empleados preocupados e incrédulos que creen que les estás haciendo perder el tiempo. Es el momento de que les demuestres cómo van a ser las soluciones. Crea un prototipo de solución. Escoge un área e implanta algo, no tiene que ser lo más complejo ni sofisticado, solo da el primer paso, obtén los primeros resultados y echa a volar.
    En este punto quiero insistir: es importante seguir recogiendo las necesidades de cada departamento —sin olvidar nunca contar con que el cliente es el centro —para ir mejorando todo lo posible. Acepta las críticas constructivas con buen ánimo y úsalas para mejorar. El que las diferentes áreas comiencen a proponer, a pedir o incluso a exigir cosas nuevas es muy buena señal. Eso sí, debes tener cuidado de manejar correctamente las expectativas.
  4. Sigue pensando en digital. Y después de las anteriores fases ¿qué? Pues sigue manteniendo ese pensamiento digital e innovador. La transformación no se acaba nunca si quieres ser competitivo. Verás que la innovación y la transformación se vuelven cotidianas y que los empleados se sumergen en ella con más normalidad de la que podías dudar en un primer momento.

La digitalización de las organizaciones consigue mejorar sus procesos, facilitar las tareas, optimizar la eficiencia y la productividad, llegar más y mejor a los clientes y a nuevos mercados, facilita las comunicaciones y un largo etcétera. No te lo pienses más y comienza con la transformación digital de tu empresa.


Darlis Darián Corria es profesor del Máster en Analítica Web y Big Data de Spain Business School

 

Más información
⇒ Seguir en Twitter a @SpainBS y a @DarlisDarian

 

 

 

 

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando...