Rubaiyat se renueva y sigue en plena forma

20/07/2021

Carmela Díaz.

 

El emblemático restaurante, que dispone de una de las mejores terrazas de Madrid junto a Alberto Alcocer, estrena carta de temporada para disfrutar en sus fantásticas mesas rodeadas de árboles y vegetación. Un imprescindible de las veladas capitalinas que nunca defrauda.

Grupo Rubaiyat es un verdadero referente en Brasil y en el mundo, pero también en Madrid desde que abrió sus puertas en 2006. Y si hay que destacar un protagonista indiscutible entre su propuesta culinaria, sin duda, es la carne. Desde 1968, la familia de Belarmino Fernández, su fundador, también es propietaria de la Hacienda Rubaiyat, al sur del país, donde crían a las reses Brangus (mezcla de las Aberdeen Angus escocesas y las Brahman llegadas a América desde India) que han dado fama mundial a Rubaiyat. Sus pollos Label Rouge, de origen francés, y sus cochinillos también han contribuido a su reconocimiento. Todos los animales se crían en libertad, a base de una alimentación natural, y surten en exclusiva a todos sus restaurantes. Además de la calidad del producto, también son especialistas en el tratamiento y el corte de las distintas carnes. Y saben darle el punto perfecto según el gusto del comensal.

Estos días su solicitada terraza estrena nuevo aspecto: un elegante rediseño que ha permitido climatizarla y mantenerla durante los doce meses. También da la bienvenida a los meses más calurosos con nuevos y deliciosos platos que incitan a volver a visitarla. Su chef, Mariana Argeoli, ha querido hacer un guiño a sus raíces y, clásicos aparte, incorpora recetas que rememoran los orígenes latinos de los restaurantes. El punto asiático está presente en una selección de originales recetas frescas con el mejor producto como base. Así, entre las novedades, y para tener en cuenta que hay más opciones además de la carne, aunque sea la especialidad estrella, se encuentra el tataki de atún marinado en soja con ensalada de quinoa y emulsión de wasabi. El salmón marinado en remolacha de la que coge su intenso color, también con wasabi y furikake, que potencia su sabor, es otro de los recién llegados y un entrante absolutamente recomendable. El pescado que se ofrece diariamente lo acompañan con cous cous, reducción de naranja y crujiente de puerro. El pulpo asado con boniatos, crema agria, chips de boniato y aceite de hierbas, y el carpaccio de carne de vaca madurada con emulsión de mostaza, aceite de trufa y parmesano completan la lista de incorporaciones.

Y, por supuesto, siempre es buen momento para degustar sus carnes de crianza propia. Entre los cortes a la parrilla de carbón vegetal más selectos están el Baby Beef, Bife de Chorizo, Master Beef (chuleta con entre 40 y 60 días de maduración) o la reina, Queen Beef. Se ha incorporado también a la carta el Tomahwak, dos kilos de carne seleccionada que se flambea con coñac y se sirve sobre una parrilla. Resulta todo un espectáculo su llegada a la mesa, así como contemplar cómo lo prepara al momento el maestro parrillero. Tampoco hay que perderse las deliciosas patatas suflé y las sabrosas cebollitas glaseadas que acompañan como guarnición a los platos principales, o sus famosos steak tartar y empanadas de solomillo, dos propuestas obligatorias. Si todavía queda hueco para el postre, están buenísimos su panqueque de dulce de leche y la tarta de chocolate belga. Y no hay que privarse de la icónica caipiriña de la casa, bien para finalizar o durante el aperitivo.

En definitiva, Rubaiyat dispone de una terraza donde se come de maravilla y con una materia prima de gran calidad. Como valor añadido el entorno es muy agradable -un oasis urbano en plena ciudad- y también destaca el buen servicio y atención impecable de todo el personal. Un lujo culinario que nunca falla.

Rubaiyat Rio

¿Te ha parecido interesante?

(+3 puntos, 3 votos)

Cargando...