Nouriel Roubini advierte de los efectos negativos de las reformas fiscal y laboral

25/05/2012

Susana de Pablos. Una conferencia magistral de Nouriel Roubini, profesor de Economía en la NYU, ha cerrado ExpoManagment 2012. Reconocido por predecir el colapso inmobiliario de Estados Unidos y la recesión de 2008, augura una ‘tormenta perfecta global’ en 2013, debido a los problemas económicos en EEUU, la UE, el inicio de una guerra con Irán y la desaceleración de los países emergentes, especialmente China.

Nouriel Roubini ha impartido la última conferencia de ExpoManagement 2012 –Europa y la economía- ante un auditorio compuesto por profesionales y directivos. El economista ha asegurado que los objetivos de déficit marcados por la UE son impensables. En concreto, ha recalcado que “es imposible que España alcance un déficit del 5,3%”.

Él sostiene que es preciso restablecer el crecimiento económico, lo que requiere posponer los planes de austeridad fiscal. Y ha hecho hincapié en que la crisis irá a peor, porque vivimos en un mundo incierto y volátil, en todos los sentidos (político, de consumo, regulatorio, financiero…), lo que explica el nerviosismo de los mercados y de desconfianza de inversores y consumidores.

Experto en el cuándo y el porqué de las crisis económicas, ha dicho que después de cuatro años de crisis, los gobiernos se están quedando sin herramientas políticas para afrontar la situación. “La política fiscal no se puede estimular más (…) Muchos gobiernos están tan  agobiados de deuda que ni pueden asistir a sus bancos. El riesgo bancario y el riesgo país es una pescadilla que se muerde la cola”.

Roubini, que ha sido distinguido por Fortune Magazine como uno de los 10 nuevos gurús que deberías conocer, dice que en esta crisis global destaca el grave problema de la baja demanda interna, tanto del sector público como del privado. Y señala que el crecimiento sólo podrá llegar mejorando la balanza comercial, lo que requiere debilitar la moneda. “EE UU necesita un dólar más débil, al igual que la periferia de la Eurozona (Grecia, Irlanda, Portugal, Italia, España y Chipre ), el Reino Unido, Japón, Suiza y también en China. Pero la herramienta de la devaluación es de suma cero, lo que podría llevar a una guerra de divisas y a una guerra comercial”, asegura Roubini.

Roubini, reconocido por haber descubierto métodos y patrones que ayudan a comprender la crisis actual y a encarar el futuro -cuestiones que ha plasmado en su libro publicado en 2011 Crisis Economics: A Crash Course in the Future of Finance– ha explicado cuál es su visión del futuro de la economía global, haciendo especial énfasis en la eurozona, los países emergentes y oriente medio.

El economista ha destacado cómo esta crisis que ha partido del sistema financiero, en principio por un exceso de apalancamiento del sector privado, sobre todo por la desmedida deuda de sector inmobiliario y del sector público, ha sido especial, hasta el punto de que algunos países de la Eurozona están a punto de sufrir una bancarrota y una crisis fiscal gravísima por falta de solvencia. El elevado déficit público implica que habrá una década o incluso más, con un crecimiento económico muy lento, llegando incluso algunos países a entrar en una doble recesión profunda, como en el caso de Reino Unido.

Un problema periférico

“Los países periféricos de la eurozona comparten, en mayor o menor medida, una serie de circunstancias fiscales y económicas similares”, ha añadido Roubini. “Y la recesión que está afectando a esta zona periférica de la Eurozona irá a peor”, ha alertado. Además, salvo en Alemania, muchos países están experimentando contracción: Francia, Bélgica, Holanda… Y la crisis empeorará  en los próximos dos trimestres. Estos son, en su opinión, los motivos:

.- La austeridad fiscal, que puede ser necesaria para reducir el déficit y el endeudamiento, paradójicamente, está empeorando la situación. Porque, a corto plazo, subir los impuestos y recortar el gasto público sólo empeorará la recesión.
.- Una reforma laboral para flexibilizar el mercado laboral con efectos quizá positivos a largo plazo, pero muy negativos a corto plazo, dado que se está aprovechando para despedir trabajadores, incluso del sector público, lo que provoca que haya menos consumidores, que disminuya la confianza y, en definitiva, que crezca la recesión.
.- Se debería debilitar el euro, ir hacia la paridad con el dólar, para poder restaurar la competitividad externa de los países periféricos de la eurozona, atenuar el déficit estructural y de balanza corriente y poder potenciar el crecimiento estructural.
.- Un sector financiero con faltas de liquidez, activos tóxicos y problemas de impagos. Esto está provocando una contracción crediticia, que afecta a mucho a las pymes, lo que podría llevar a una segunda recesión.
.- Mucha inestabilidad económica y socio política en Oriente Medio -donde los precios del petróleo siguen siendo demasiado altos- que podría desembocar en una crisis energética muy negativa para la economía global, si EEUU e Israel aumentan su enfrentamiento contra Irán. El problema se agrava para Europa, por su dependencia energética.
.- Los últimos datos económicos sugieren que se está ralentizando el crecimiento económico, incluso en los mercados emergentes: China, Rusia, Brasil, Argentina, Turquía y México.

A continuación Roubini se ha referido a otro factor que está empeorando la recesión: el hastío o fatiga provocada por la austeridad y la derivada de los rescates financieros. La fatiga de la austeridad deviene de los recortes en los servicios públicos, la flexibilización del mercado laboral, con la consiguiente destrucción del empleo, las políticas de ajuste fiscal… que implican el ahogo del consumo, lo que “puedes convertir la recesión en algo mucho peor. En Grecia, Italia y España, la gente está cansada de las políticas de austeridad, incluso en Francia, Alemania y Holanda están hartos de la austeridad. Y, al mismo tiempo, hay fatiga del rescate, pero ésta en países como Austria, Alemania, Finlandia, Holanda… muchos de los contribuyentes están hartos de rescatar a Grecia sin obtener beneficios. La fatiga del rescate es una actitud que está ganando fuerza en esos países, y no sólo en los partidos radicales extremos, tanto de derechas como de izquierdas”, ha señalado este experto.

Y ha dicho que en la Eurozona hay una estrategia fiscal y de austeridad, pero no de crecimiento. “Los líderes no logran ponerse de acuerdo, con respecto a la austeridad, a los eurobonos, etc. La situación es insostenible porque hasta ahora en la Eurozona se ha planteado que los problemas son de liquidez y no de solvencia. Para Europa y para la Eurozona hay dos opciones: ir hacia delante o hacia atrás. Ir hacia delante significa aplicar políticas para recuperar el crecimiento, la competitividad, el equilibrio y gradualmente lograr una mayor integración: unidad fiscal, supervisión conjunta, integración política…”, asegura Roubini-.

Hay un riesgo de desintegración de la eurozona que podría partir de la salida de  Grecia, según  Roubini, este año o el siguiente. “Pero puede que no sea el único país. Si la UE no quiere la desintegración, este es un momento crítico, pues se precisa que la unión monetaria lleve aparejada la unión fiscal y política”, ha sentenciado. Roubini se ha mostrado partidario de dar más poder al Parlamento Europeo y ha señalado las dificultades que entraña buscar una coherencia entre 17 gobiernos. Roubini cree necesario ahora un plan de emergencia: “Los problemas de la periferia de la Eurozona son los más acuciantes, porque podrían afectar al  resto de la economía global”.

Para más información

.- Seguir a  Nouriel Roubini en Twitter: @Nouriel
.- Visitar su página web: Roubini.com
.- Leer su blog
.- Leer la entrevista que el editor de wobi.com Chris Stanley hizo a Nouriel Roubini durante su participación en ExpoManagement Brasil 2011.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.