El día de la euforia

21/12/2010

Miguel Larrañaga. 21-12-2010

Está visto que el mercado pasa del pesimismo a la euforia de forma inopinada y miren que ayer había un motivo más para el pesimismo. Nos despertamos con la noticia de la inminente revisión del rating de Portugal, una noticia que en los últimos tiempos suele equivaler a desastre, al menos en el Ibex. Pero ayer no. Uno nunca sabe si, como dicen los clásicos del mercado, “ya estaba descontado” o si a los chicos de Moody’s ya nadie les hace caso después de la pasada de rebajar cinco escalones a los irlandeses.

Cuentan por ahí, y debo hacerme eco de ello, que el matiz a pie de página que esta vez impuso Moody’s en su nota ha sentado bien. Al menos no dudan de la solvencia de Portugal. Pero ¿quiere esto decir que como no dijeron nada sí dudan de la de España, o de la de Irlanda, o de la de Bélgica? Me temo que las agencias de rating se han metido solitas en una vorágine que no se creen ni ellos y de la que les va a ser difícil salir. Todo fue manga ancha para las “subprime” y ahora se la cogen con papel de fumar. Un caso para el estudio sosegado dentro de unos años. Algún economista lo hará, que son especialistas en estudiar lo que ha pasado en lugar de dar soluciones al presente.

Pero bueno, a lo que íbamos. Los inversores decidieron que hoy tocaba irse hacia arriba y punto. El dinerito del aguinaldo fue enterito a parar al mercado y el resultado fue una sesión al alza de principio a fin, porque los americanos se unieron de inicio al festival alcista, aunque de forma algo más comedida. A ver si va a ser verdad que si los tres índices americanos hacen máximos anuales esto se pone alcista caiga quien caiga.

Aunque también hay quien cuenta que unas declaraciones del vicepresidente chino respaldando la actuación del BCE y el FMI respecto a la crisis de deuda soberana europea influyeron mucho en el devenir de los acontecimientos. Esto me lo creo más, que los chinos van ganando mucho poder y tienen en sus manos buena parte de las reservas de euros y dólares del mundo, así que un guiño suyo es siempre bienvenido, sobre todo si es de apoyo.

¿Y qué pasa en días en los que el festival es al alza? Pues lo mismo que cuando todo se desmadra a la baja. El Ibex se pone al frente en un desesperado intento de maquillar su debilidad y sube como la espuma hasta cerrar con un alza del 2,07%. Definitivamente, el Ibex es un índice bipolar.

En el resto de mercados europeos, las cosas pintaron también muy bien, habida cuenta de que se trata de índices menos volátiles y que, por tanto, se les puede pedir un menor margen de subida a cambio de que suelen ser también mucho más contenidos en las caídas. El Dax cerró en nuevo máximo anual tras subir un 0,85% y también el FTSE londinense marcó su mayor valor del año, con un alza del 1,02%. Por su parte, el CAC parisino rebasó por fin la barrera de los 3.900 puntos al cierre y avanzó un 1,09%.

¿Te ha parecido interesante?

(+7 puntos, 7 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.