Parece que va en serio

21/12/2010

M. L.. 21-12-2010

Tarde plácida para los inversores en la jornada americana. Subidas de inicio a fin, aunque en mayores términos de mesura que en los mercados Europeos. Al final, los tres índices principales marcaron nuevos máximos anuales y la gran pregunta queda en el aire ¿es el arranque definitivo? Nunca se puede decir semejante consa, pero parece que sí, que ahjora se han sincronizado por fin Estados Unidos y Europa, con máximos anuales a los dos lados del Atlántico y que esta podría ser la buena. En contra, sin embargo, la época del  año en que nos encontramos, muy propicia al cierre de posiciones a la espera de cómo se presente el nuevo año, y el hecho de que el volumen escasea por todas partes. Sin duda, dos grandes inconvenientes.

Lo que más miedo me da, sin embargo, es que ya sean muchos los analistas que se apuntan al «carro» alcista. Me gustaba mucho más cuando Robert Prechter anunciaba el aquelarre bajista que se nos avecinaba, porque siempre me ha gustado la opinión contraria. Y conste que cuando ocurra el bajonazo, que llegará antes o después, tendremos de nuevo a Prechter en los titulares recodando aquello de «se lo advertí y no me hicieron caso». Entonces todo eran miradas hacia a abajo y cálculos de hasta donde podía llegar la catástrofe. El S&P 500 transitaba por la zona de los 1.050 puntos y a veces mantenía con serias dificultades los 1.000. Hoy estamos 250 puntos más arriba y los profetas tan tranquilos. Tanto que volverán a hablar «ex-cátedra» y el mundo financiero volverá a prestarles oídos. Ya es una tradición.

Kostolany, que entendía tanto de mercados que se hizo rico, se jactaba de llevarle sistemáticamente la contraria a Prechter y subrayaba su incomprensión total de cómo se podía hacer caso a quien aseguraba ser capaz de predecir no sólo lo que haría el mercado sino hasta dónde llegaría. Yo, que no soy Kostolany, tengo una máxima mucha más simple: nadie sabe lo que va a ocurrir en el mercado y quien diga lo contrario, miente como un bellaco. Todo lo más, hay algunos indicios que pueden apuntar en tal o cual dirección, pero nada más.

Y en eso suelo basar mis comentarios, en los indicios observados y mi particular interpretación. Si aciuerto, estupendo y si me equivoco (lo que ocurre con mnás asuiduidad que los aciertos), pues lo reconozco y tan campantes, que esto no es una ciencia exacta. Cuentan los más viejos de la Bolsa, cuando aún se operaba en el  parqué de la Plaza de la Lealtad, que «la Bolsa es soberana y hace lo que le da la gana». Lo asumo de pe a pa y por ello a lo más que me atrevo es al «parece que» o «dicen que» o «cuando pasa esto otras veces ha sucedido después esto otro».

Por eso, ahora «parece que». ¿Y qué parece? Que puede ir en serio. ¿Verdad verdadera? En absoluto. Mañana mismo se puede dar el gran batacazo. Es más, ya se lo advierto. Tenga la pinta que tenga el mercado, como se líe al final entre las dos Coreas, se acabó la fiesta. ¿Ven cómo es imposible predecir?.

Pues eso, que como no tenemos bolita de cristal, nos limitamos a contar lo que pasa y los que eso nos sugiere. Que para pontificar ya hay otros que lo hacen estupendamente. Y lo que pasa es que el S&P 500 ha subido un 0,60% al cierre, que el Dow lo ha hecho en un 0,48% y el Nasdaq Composite se elevó un 0,68%. Los tres en máximos anuales y con más de dos acciones subiendo por cada una que baja. La pina es buena pero, recuerden, la Bolsa es soberana…

¿Te ha parecido interesante?

(+6 puntos, 6 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.