Nueva técnica no invasiva para seleccionar embriones en la fecundación in vitro

22/05/2013

Irene Fernández-Ruiz. Un nuevo estudio demuestra que se pueden identificar los embriones con una composición cromosómica anormal sin necesidad de una biopsia, lo que podría incrementar enormemente las tasas de éxito de la fecundación in vitro.

Una de las principales dificultades de la reproducción asistida es encontrar el embrión adecuado que se implantará y se desarrollará con éxito. Aproximadamente la mitad de los embriones humanos tiene alguna anomalía cromosómica y normalmente estos embriones no consiguen implantarse en la pared del útero y acaban en un aborto espontaneo. Para las parejas en procesos de fertilización in vitro las anomalías cromosómicas son la principal causa del fracaso del tratamiento. Sin embargo, estas anomalías no se pueden detectar utilizando las técnicas convencionales de microscopía. Hasta ahora se identifican haciendo una biopsia de una o unas pocas células del embrión temprano con una técnica denominada diagnóstico genético preimplantacional (DGP), una técnica invasiva que entraña el riesgo de dañar al resto de células del embrión.

Ahora un grupo de investigadores de la clínica CARE Fertility en Nottingham, Reino Unido, demuestra que la técnica de captura de imágenes llamada time-lapse puede identificar aquellos blastocistos que tienen anomalías cromosómicas, lo que podría ayudar a identificar el mejor embrión para implantar en el útero. Utilizando este modelo predictivo obtuvieron resultados muy prometedores en un estudio retrospectivo. Publican sus resultados en dos artículos en la revista Reproductive BioMedicine Online.

La fotografía time-lapse es una técnica muy común que se utiliza para mostrar procesos que ocurren muy lentamente, imperceptibles a simple vista. Se trata de capturar imágenes a determinados intervalos de tiempo. Estas imágenes luego se visualizan como un vídeo en el cual la frecuencia de los fotogramas es mayor de la que se utilizó en la captura, haciendo que parezca que el tiempo se mueve más rápido. Este es el método que se usa por ejemplo para  ver la apertura de una flor o el movimiento de las nubes.

En este caso, después de la fecundación in vitro capturaron imágenes de los embriones en cultivo durante 5 días hasta el estadio de blastocisto para poder monitorizar continuamente su desarrollo. Para poder demostrar que es posible correlacionar la tasa de formación del blastocisto con las anomalías cromosómicas combinaron esta técnica de time-lapse con la biopsia del embrión temprano. Para la biopsia extrajeron unas pocas células de la capa externa del embrión, que es la que contribuye tan solo a la placenta, con lo que no se daña al futuro feto. Una vez analizadas las biopsias, los investigadores relacionaron la composición cromosómica con la dinámica de desarrollo y la morfología de los embriones. Comprobaron que una proporción alta de embriones que tenían anomalías cromosómicas presentaban un retraso en el inicio de la formación del blastocisto y además llegaban al estadio final de blastocisto más tarde que los embriones normales.

Con esta información diseñaron un algoritmo que identificaba los embriones que crecían más despacio de lo normal. Aquellos que tardaban más de 100 horas en comenzar a formar el blastocisto eran considerados con alto riesgo de anomalías cromosómicas. El algoritmo también monitorizaba cuándo llegaban al estadio final de blastocisto como indicador secundario de la buena salud del embrión. Aplicaron este modelo de clasificación del riesgo en un estudio retrospectivo. Examinaron las tasas de éxito de embarazo en una serie de pacientes de fecundación in vitro en los que no se utilizó la técnica de diagnóstico genético preimplantacional. Observaron mejoras significativas tanto en la implantación como en las tasas de nacimiento cuando se transferían embriones de bajo riesgo, estimando el riesgo basándose en su modelo predictivo.

Este modelo predictivo temprano y no invasivo podría servir para seleccionar embriones con mejor probabilidad de implantación y evitar exponer a los embriones a las invasivas biopsias. Los autores estiman que con este método podrían aumentar hasta a un 78% las tasas de éxito de la fecundación in vitro.

Fuente:

Elsevier, a través de AlphaGalileo.

Alison Campbell, Simon Fishel, Natalie Bowman, Samantha Duffy, Mark Sedler, Cristina Fontes Lindemann Hickman. Modelling a risk classification of aneuploidy in human embryos using non-invasive morphokinetics. Reproductive BioMedicine Online, 2013; 26 (5): 477 DOI:10.1016/j.rbmo.2013.02.006

Campbell A, Fishel S, Bowman N, Duffy S, Sedler M, Thornton S. Retrospective analysis of outcomes after IVF using an aneuploidy risk model derived from time-lapse imaging without PGS. Reprod Biomed Online. 2013 May 9. pii: S1472-6483(13)00238-1. doi: 10.1016/j.rbmo.2013.04.013. [Epub ahead of print]

¿Te ha parecido interesante?

(+3 puntos, 3 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.