Cómo combatir la depresión post vacacional y encarar con optimismo la vuelta al trabajo

10/09/2013

Susana de Pablos. La vuelta al trabajo, a la rutina, a la ciudad... es un proceso adaptativo como cualquier otro, según la psicóloga Gemma Prats, formadora y psicoterapeuta en Nútrim.com. La red profesional de mujeres Womenalia, facilita siete consejos para encarar con optimismo el retorno al mundo laboral tras las vacaciones.

¿Realmente existe la depresión post vacacional? En palabras de Gemma Prats, psicóloga del espacio multidisciplinar de salud Nútrim.com, que fomenta estilos de vida saludables, “hay un factor general, y es que los seres humanos funcionamos por hábitos, y en el periodo de vacaciones acostumbramos a perder algunos. No tenemos horarios, dormimos y comemos a destiempo… Este es uno de los motivos por el que nos cuesta volver a calentar motores”. En este punto, “cuando esta adaptación no se hace con normalidad, comienza la sintomatología, que es tanto física como psíquica y puede cursar de diferente manera y con diferente intensidad según las personas”.

En opinión de Prats, depende de uno mismo. Es clave hacer un auto análisis y ver, por un lado, si se está haciendo lo que realmente se quiere hacer y, por otro, la percepción y la interpretación que hacemos cada uno de nosotros de esa situación. “Los factores de satisfacción y motivacionales que para mí son clave”, declara esta psicóloga.

Necesidades motivadoras
Así, Prats hace hincapié en que todo depende de las necesidades que cubra nuestro trabajo y cuáles vulnere. Por este motivo, es muy aconsejable hacerse una lista de cuáles son las necesidades primordiales, para ver si están cubiertas o no y, por otro lado, para ver si se es esclavo o no de ellas, “por ejemplo, un empleado público, funcionario, puede haber tenido varias ofertas de trabajo que quizás lo harían mucho más feliz, pero pueda haberlas rechazado porque es esclavo de su necesidad de seguridad”.

En este punto, es muy útil la ayuda de un profesional psicólogo y/o coach, que si bien “no decidirá por nosotros, sí nos podrá ayudar a tomar decisiones y a dar pasos hacia una vida más de acuerdo con uno mismo. Y teniendo en cuenta la situación actual de crisis y las dificultades para cambiar de trabajo de manera fácil, también nos puede ayudar a vivir mejor esa situación que no nos gusta mientras dure”.

¿Más duro para ellas?
Para las mujeres profesionales este retorno a la rutina es, a veces, más duro. Así lo refleja un estudio publicado por la consultora Randstad, que confirma que las mujeres sufren más depresión post vacacional que los hombres. Ellas aluden a mayores dificultades a la hora de incorporarse a su rutina habitual.

Sin embargo, tal y como cita el estudio, estas diferencias entre géneros no se dan en todas las franjas de edad. En general, las mujeres mayores de 30 años tienen más responsabilidades familiares y por tanto la vuelta al ritmo habitual incluye también mayores responsabilidades en el área personal. Desde la red mundial de networking para mujeres profesionales  Womenalia.com, se facilitan algunos consejos para enfrentarse a la vuelta al curro con optimismo, aprovechando la energía acumulada durante las vacaciones:
.- Lamentaciones y autoreforzamiento. En los primeros días, son normales los estados de negatividad y melancolía. Es necesario realizar un ejercicio de autoreforzamiento y dejar de fijarse en las cosas negativas y premiarse por todo aquello que se haga bien. Está comprobado que practicar el autorrefuerzo ayuda a incrementar la autoestima y a tener un concepto positivo de uno mismo.
.- Socialización y motivación. Es muy importante hablar con los compañeros, escucharlos. La socialización es la base de una buena rentrée. Comentar con ellos las vacaciones, ver cómo están todos en la misma situación, puede ayudar. Por otro lado, es bueno incorporar algo que motive en el puesto de trabajo, como, por ejemplo, comer fuera algún día, tener una nueva agenda o un bolígrafo.
.- Organización. Sin duda, es siempre una de las máximas, pero más en el momento en el que todo parece nuevo y el trabajo está acumulado. Es vital realizar un planning semanal y mentalizarse de que es imposible llegar a todo en poco tiempo.
.- Dar prioridad. Relacionado con lo anterior,  hay que aprender a dar prioridad. Es algo que parece lógico, pero que muchas veces no se pone en práctica. Saber priorizar hará que se pueda sobrellevar de modo óptimo la rutina.
.- No precipitarse. Si bien es bueno encarar cuanto antes todas las actividades y las gestiones en el trabajo, también lo es que se necesita un tiempo de entrenamiento. De este modo, se evitará la toma de decisiones precipitada y sus posibles problemas posteriores.
.- Descanso y relax. Una vez envueltos en la vorágine del trabajo, muchas veces se olvida dedicar tiempo a uno mismo. Por eso, es muy conveniente realizar actividades placenteras, cosas que se hacían en verano, pero que ahora también se pueden hacer: cenar con los amigos, tener una noche exclusiva con la pareja, etc.
.- El ocio no se acaba aquí. Muchas veces se cree que, una vez terminado el periodo estival, ya no se pueden llevar a cabo actividades de ocio. Esto es un gran error. De hecho, es conveniente disfrutar del tiempo libre y planificar nuevas salidas, excursiones o practicar deporte.

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.