La venta de Repsol por Catalunya Caixa finaliza una larga colaboración con la Caixa

19/01/2011

Salvador Arancibia. La venta de las acciones que Catalunya Caixa mantenía en Repsol a través de una sociedad en la que también participaba la Caixa a través de su holding Criteria, supone el final de una larga colaboración entre las dos cajas de ahorros catalanas en materia de inversión industrial.

Repinves, la sociedad tenedora de las acciones que Catalunya Caixa tenía de Repsol y de una parte de las que posee la Caixa, surgió en 1997 para mejorar fiscalmente la inversión que la entonces Caixa Catalunya y la Kutxa de San Sebastián habían decidido realizar en la principal petrolera española. Su inversión individual era considerable, más del 1% del capital de la petrolera, pero no llegaba al mínimo exigido por las normas contables para que pudieran pagar menos impuestos por su participación en Repsol.

Los entonces responsables de la Caixa, José Vilarasau, Isidro Fainé y Antonio Brufau, propusieron entonces a las otras dos cajas de ahorros agrupar su participación en una sociedad holding a la que la Caixa aportaría acciones de Repsol en la cantidad necesaria para que, al superarse el mínimo legal establecido, las dos entidades con menor participación en Repsol se pudieran ahorrar una cantidad importante de los impuestos a satisfacer por los dividendos percibidos. Un año después del acuerdo inicial la Caixa compró a Caixa Catalunya tres millones de acciones de Repinves dentro de los acuerdos entre socios suscritos por las tres cajas de ahorros.

El acuerdo tuvo vigencia durante varios años hasta que la Kutxa de San Sebastián decidió realizar su inversión en Repsol vendiendo su paquete accionarial con lo que la participación en Repinves quedó repartida en un 67,59% en poder de la Caixa y el 32, 41% en lo que hoy es Catalunya Caixa y manteniendo en su cartera las acciones suficientes de Repsol para seguir manteniendo las ventajas fiscales perseguidas.

La crisis financiera que finalmente obligó a Caixa Catalunya a fusionarse con la de Tarragona y Manresa provocó antes de ese movimiento que los gestores de Caixa Catalunya se plantearan realizar su inversión en Repsol para obtener plusvalías con las que tapar parte de los agujeros detectados. En este mismo sentido procedió a vender parte de su compañía de seguros y parte de la red de oficinas.

Hace ahora  algo más de un año hubo algunos contactos con la petrolera rusa Lukoil para que esta entrara en el accionariado de Repsol y por entonces se señaló que las acciones de Sacyr en la petrolera (20%) y las depositadas en Repinves (5%) podían formar parte del paquete ofrecido a los rusos. La operación finalmente no se produjo.

Ahora la nueva Catalunya Caixa si ha procedido a vender, a través de UBS, su participación accionarial en Repsol, el 1,56%, en una operación en dos fases: UBS adquiere para terceros la totalidad de las acciones en poder de Repinves y las vende a su vez en dos paquetes. El más importante, equivalente al 3,4% de Repsol y que era la participación indirecta de Criteria en la petrolera, lo adquiere la propia Criteria al mismo precio de forma ni gana ni pierde nada. Criteria así sigue manteniendo el mismo porcentaje de acciones de Repsol que tenía hasta ahora. El resto es vendido a inversores institucionales por el banco suizo. De esta forma Repinves pierde su función de ser ya que se creó exclusivamente con ese fin.

Pero la participación compartida en alguna empresa por parte de las dos cajas catalanas no se ha limitado a Repsol. Cuando hace unos años hubo un movimiento en Cataluña en protesta por ser la única comunidad autónoma donde había autopistas de peaje donde en otros territorios había autovías de libre acceso, como en la entrada a Barcelona, la Caixa, que era accionista mayoritario de las autopistas catalanas buscó otros socios para resistir mejor la posible presión ante una hipotética liberación de los peajes de determinadas autopistas.

Fue entonces cuando Caixa Catalunya entró a formar parte de ese accionariado, lo mismo que ACS. Los gestores de entonces entendieron que se diluía la posibilidad de una nacionalización encubierta de esas autopistas con la entrada de otros accionistas y especialmente si éstos eran privados como la constructora presidida por Florentino Pérez. Una vez pasado el temor, Caixa Catalunya procedió a vender su paquete accionarial en Abertis. ACS lo ha hecho parcialmente el año pasado dentro de su programa de desinversión en activos no estratégicos para la compañía.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.