El Sabadell no negocia con Catalunya Caixa

27/01/2011

Salvador Arancibia. El capital básico del banco asciende al 8,2%, con los criterios de Basilea II.

El beneficio neto atribuido del Banco Sabadell en 2010 ascendió a 380 millones de euros, un 27,3% menos que hace un año, después de haber destinado 968 millones de euros a provisiones y dotaciones para insolvencias. El capital básico del banco asciende al 8,2%, con los criterios de Basilea II.

Las cuentas del Banco Sabadell, que en el último trimestre del ejercicio pasado absorbió al Banco Guipuzcoano, reflejan los esfuerzos que las entidades financieras españolas han realizado en 2010 para mantener la actividad al tiempo que afloran parte de los problemas, sobre todo los inmobiliarios, que les atenazan.

Sabadell ha tenido que hacer dotaciones por valor de casi 1.000 millones de euros, un 15% más que un año antes, para cerrar el ejercicio con una morosidad del 5,1% y una cobertura de estos morosos del 57%. El grupo tiene una exposición ante el sector inmobiliario de 10.170 millones de euros con una morosidad tres veces superior a la del conjunto de su inversión crediticia, el 15,31%. La cobertura de esos morosos concretos se ha colocado en el 31%.

A lo largo del ejercicio el Sabadell ha mantenido su política de fuerte incremento de su base de clientes, especialmente de pasivo con un incremento de 200.000 particulares y casi 40.000 empresas. El crédito apenas ha crecido unas décimas lo que ha permitido al banco reducir su dependencia de la financiación externa en 5.000 millones de euros manteniendo una liquidez elevada y sin haber utilizado el recurso de pedir prestados fondos al Banco Central Europeo. En palabra del presidente del Sabadell, Josep Oliú, esta va a seguir siendo la tónica del ejercicio actual y los siguientes. Para 2011 espera que el crédito aumente un 2% o un 3% mientras que los recursos de clientes se quieren aumentar en torno a un 10%.

La decisión del Sabadell de basar su crecimiento en el futuro inmediato en ampliar su base de clientes se debe a que “vamos a vivir dos o tres años en ríos comerciales revueltos”, dijo Oliú, y “esperamos poder pescar en ellos porque nosotros no estamos revueltos”. Era una clara referencia a que ante la reordenación de las cajas, que va a continuar en los próximos años, los bancos van a forzar la máquina para conseguir arrebatarlas cuota de mercado.

El ejercicio actual va a ser similar al pasado, con algo más de actividad crediticia pero con las mismas reglas generales. El margen de intereses, que cayó un 8,8% en 2010, seguirá reduciéndose aunque a menor ritmo porque la guerra del pasivo será menos intensa y porque espera que los tipos repunten algo a finales del año. La mitad del balance del Sabadell se recalcula anualmente.

El problema es que si la morosidad sigue incrementándose, y no esperan que cese de hacerlo como pronto hasta finales de 2011, se seguirán necesitando fuertes provisiones y el Sabadell no tiene demasiado margen para obtener plusvalías extraordinarias. En 2010 vendió la red de oficinas y ello le permitió generar casi 300 millones de plusvalías pero no se puede volver a repetir. La provisión genérica asciende a algo más de 400 millones de euros, de los que podría utilizar algo menos de 300 millones si lo necesitara.

Oliú dijo estar de acuerdo con las nuevas exigencias de capital anunciadas por la vicepresidenta económica  para todas las entidades financieras y señaló que en absoluto le parece largo el plazo dado hasta septiembre para que las cajas traten de capitalizarse por sí mismas y si no lo logran que lo haga el FROB. Por el contrario dijo que el “plazo es cortísimo” si se tiene en cuenta solo el papeleo que va a conllevar la transformación de las entidades en bancos.

Aunque dijo estar dispuesto a estudiar cualquier posibilidad de crecimiento no orgánico que se presente en España, en Estados Unidos dijo que no lo harán salvo que el Fondo de Garantía de aquel país le pida que adquiera alguna entidad en crisis con ayudas públicas, Oliú no tiene intención de que el Sabadell acuda a la capitalización de alguna caja de ahorros en la primera etapa que se ha abierto ahora. Prefiere, aunque no lo dijera tan claramente, que sea primero el FROB quien ponga el dinero en forma de acciones en las cajas que lo necesiten y estudiar posteriormente las ofertas de venta de esos paquetes que pueda hacer este organismo.

Respecto a las posibles conversaciones con Catalunya Caixa para una posible integración o sobre las presiones que la Generalitat pudiera estar haciendo en ese sentido, Oliú negó cualquier planteamiento de ese tipo. Según él ni ha habido conversaciones, ni acercamientos, ni presiones por parte de nadie.

Además, añadió, el Sabadell viene desde hace 15 años desarrollando una línea estratégica cuyo objetivo es equilibrar su actividad entre la que realiza en Cataluña y la del resto de España. Hace 15 años, el 90% de la actividad del Sabadell se concentraba en Barcelona provincia. En la actualidad el 60% está en Cataluña y el 40% en el resto de España. Una fusión con Catalunya Caixa volvería esta evolución en sentido contrario al perseguido.

El presidente del Sabadell señaló que el ‘core capital’ del banco se situó en diciembre pasado en el 8,2%, según los criterios actuales en vigor de Basilea II pero con los criterios de Basilea III, que parece son los que quiere utilizar el Gobierno para calcular las necesidades de capitalización de las entidades se reduciría en medio punto, no alcanzando el 8% mínimo exigido. En todo caso, Oliú afirmó que, con la mera gestión activa del capital, se alcanzarán los mínimos exigidos.

Respecto al dividendo, el Sabadell estudiará el febrero cuál será finalmente pero Oliú adelantó que no se va a elevar el pay-out tradicional (entre el 45 y el 50% del beneficio por acción) lo que significa que los accionistas recibirán menos dinero en esta ocasión que en 2010 en línea con la caída del beneficio obtenido.

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.