Un alto en el camino que lleva más abajo

04/02/2014

M. L. Puede que lean por ahí que Wall Street ha reaccionado en la sesión de hoy, pero yo no sería honrado si les contara eso, porque no creo en ello. Creo, simplemente, que estamos en un alto en el camino que lleva más abajo.

Se presenta apasionante el pulso entre la Fed y el mercado. En la Reserva Federal ahora mismo no quieren oír hablar de la Bolsa. «No nos preocupa lo que caigan las Bolsas, contamos con ello; ahora mismo nuestro trabajo va dirigido a la economía real». No se puede ser más contundente y despreciar más la opinión del mercado que con esas palabras.

Pues bien, esas palabras han sido pronunciadas por un prominente miembro de la Fed, Richard Fisher, hace sólo unas horas. Fisher, presidente de la Fed de Dallas es, además, miembro del FOMC, el comité en el que se votan las decisiones de política monetaria. No paró aquí, sino que pidió que se siga adelante con el ‘tapering’ siguiendo los planes iniciales sin importar que los mercados caigan o que los países emergentes entren en crisis.

Ya que a la Fed le importa un rábano lo que haga el mercado, a Wall Street le ha parecido que es momento de pararse un momento y analizar las cosas con detenimiento. Y siempre que adopta esta actitud aparecen los ‘cazadores de gangas’ a rebañar lo que encuentran en el mercado, propiciando una aparente mejoría que puede durar lo que ellos decidan que van a mantener los títulos que han comprado hoy. Muchos los habrán vendido ya incluso.

Nadie debe llamarse a engaño. Una aparente mejoría no es suficiente para taponar por completo la vía de agua que se ha abierto en la confianza de los inversores y más después de la sesión del lunes, cuando la caída parecía no tener fin.

Para que las cosas cambien un poco deberían darse dos circunstancias. La primera y fundamental, una drástica mejora de los resultados de las empresas. Los presentados hasta ahora solo pueden encontrar un adjetivo, decepcionantes, y el mercado vive de los resultados de las empresas. Bueno, también vive de las previsiones para los siguientes trimestres y tampoco puede decirse que sean demasiado optimistas.

En paralelo, los datos macro deberían cambiar el sesgo negativo en el que se han sumergido en los últimos tiempos. El mercado sigue con lupa los datos de empleo o los de producción industrial y han sufrido buenos varapalos últimamente.

Y, además, incluso los más alcistas, entre los que me incluyo, deberían considerar muy necesaria la corrección. La sucesión de máximos históricos del pasado año fue una auténtica locura, una borrachera en la que el exceso de liquidez propiciado por los estímulos tuvo bastante que ver.

Curiosamente, hoy ya he visto analistas que hablan de que Wall Street está sobrevendido. Se pasó meses sobrecomprado y ahora, por un buen bajonazo, ya está sobrevendido. Ya están los de siempre buscando pasajeros para tomar un tren de incierto destino. A mí me gusta más cuando dicen eso de ‘esto no se va a parar aquí y hay caída para rato‘. Ese es el momento en el que pongo la maquinaria de búsqueda de valores a toda potencia.

No creo que el mercado vaya a salir disparado al alza. Todo lo más, veo posible una reacción para caer desde algo más alto, incluso bastante más alto. Pero no más allá. Digerir la retirada de estímulos va a costar, y mucho más si no se puede decir aquello de ‘es que nos los retiran porque todo va tan bien…’

Vayan con cuidado ahí fuera que las cosas están muy delicadas. Este es el momento de los profesionales y nosotros no deberíamos entrometernos. Que se peleen ellos, que les va la vida en ello, y ya iremos nosotros después a por nuestras migajas.

Al cierre, el Dow Jones avanzó un 0,47%, el S&P500 un 0,76% y el Nasdaq Composite un 0,86%. Ya ven, ni siquiera podemos decir aquello de que el Dow Jones se ha puesto a tirar del mercado. Más bien es lo contrario y sin ‘blue chips’ que comanden la reacción, ésta se antoja muy difícil.

¿Te ha parecido interesante?

(+3 puntos, 5 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.