‘Houston, tengo un problema… soy un emprendedor en España’ cuestiona el ecosistema emprendedor

03/06/2014

Susana de Pablos. Explicar en clave de humor qué supone en España poner en marcha un negocio y estimular la creación de empresas. Este ha sido el reto del libro ‘Houston, tengo un problema… soy emprendedor en España’, a cuyos autores, François Pérez Ayrault y Antonio Rodríguez López, entrevista diarioabierto.es

Houston, tengo un problema… soy emprendedor en España (Éride Ed., 2014) es el segundo libro de François Pérez Ayrault, el primero es una divertida novela titulada Anochecer en El Puerto (Infova Ed., 2013). Este consultor, cofundador de la firma especializada en formación en habilidades directivas MoverActio, se propuso escribirlo cuando se encontró con diferentes conflictos de naturaleza absurda e incompresible a la hora de poner en marcha un estudio de pilates en la localidad madrileña de Torrelodones.

El libro recoge las cartas entre Pérez Ayrault y Antonio Rodríguez López, su amigo residente en Houston, EEUU. Esta relación epistolar aporta una mirada humorística al relato de los hechos que Pérez Ayrault vivió al convertirse en emprendedor, como él mismo escribe en la introducción de la obra.

Como narra Pérez Ayrault, la crisis ha empujado a la experiencia del emprendimiento a centenares de miles de españoles, convencidos de que montar un negocio es su último o penúltimo cartucho antes de llegar a la edad de jubilación. Pero el camino de emprender está lleno de barreras, como muestra el libro: legales, burocráticos, de índole financiera… Así, mientras que fomentar la creación de empresas se plantea hoy día como la gran respuesta a la crisis económica, los autores Houston, tengo un problema… dejan muy claro que para emprender en España hay que empezar por crear las condiciones que lo permitan.

Con gran sentido del humor, los autores aportan una visión realista, crítica, diferente sobre la difícil aventura de montar un negocio en España. Por eso, lo dejan muy claro desde el inicio de sus páginas: “Si quieres emprender, fórmate, aprende, asesórate”. Antes de ver a François Pérez Ayrault el viernes 6 de junio, entre las 18 y  las 21 horas, en la Feria del Libro, para que nos firme un ejemplar del libro, diarioabierto.es entrevista a sus autores.

.- diarioabiertoes: En su opinión, ¿qué le falta y qué le sobra a la Ley de Emprendedores?
François Pérez Ayrault: En nuestro libro decimos que el factor dinamitador del estímulo emprendedor —he insistimos mucho en ello— es la ausencia de un escenario de confianza para el emprendedor. La Ley de Emprendedores es un marco regulador que define un ordenamiento jurídico específico para el fomento de la actividad emprendedora. Aunque aún es pronto para decirlo, pues la ley es de septiembre de 2013, la sensación es la de haber hecho otra normativa compleja, larga, de difícil lectura. Como decía un abogado especializado en una charla para emprendedores: “Esta ley está hecha para que nos llaméis y os asesoremos sobre lo que más os conviene”.

El hecho de que España sea un país enfangado en una interminable jungla de leyes, normas y ordenamientos, en un escenario cuya diversidad geográfica y competencial hace que se pueda interpretar de  modos dispares la aplicación de una norma u otra, define mucho un modelo de sistema que da por hecho que un emprendedor se debe hacer acreedor a la confianza de un sistema, que a su vez da por hecho que es un elemento peligroso y de poco fiar. A la ley no le sobra ni le falta nada, puesto que el verdadero acicate para la actividad emprendedora es un escenario económico fluido, que no existe, y un marco colaborativo entre los actores de un proyecto basado en la confianza mutua, que tampoco existe. Esa es, para mí, la gran asignatura pendiente de España. Nuestra tendencia autodestructiva a mirar a tu vecino con ojos sospechosos.

.- diarioabiertoes: En este momento, uno de los grandes obstáculos para montar un negocio es conseguir financiación. Los bancos, que reciben dinero prestado a unos intereses bajos del Banco Central Europeo, no facilitan créditos a las empresas. Sin embargo, sí compran bonos públicos con los que obtienen intereses mucho más altos. Usted, que en su libro critica claramente la idiosincrasia del sistema financiero español, ¿qué les diría a los bancos y a los políticos al respecto?
F. P. A.
Los bancos no salen bien parados en nuestro libro. Pero no es una percepción subjetiva. Cualquiera que emprenda, cualquiera que necesite financiación para su proyecto de vida, se encuentra con un escenario penoso, corrupto e interesado. Los bancos no dan créditos, pero siguen haciendo grandes negocios a costa de comprar deuda y bonos con dinero muy barato. Pero es que la propia estructura elitista del sistema financiero se ocupa, a través de la tan manida cultura de favores recíprocos, de crearse —y seguimos enredados en las normas y ordenamientos— unas condiciones tales que se pueden permitir la impunidad, la extorsión al ciudadano, las prebendas y un sistema oligárquico que pasa  por encima de la vida de la ciudadanía. De hecho, la sensación es que el ciudadano de medio pelo se ha convertido en eso tan militarizado de un daño colateral.

François Pérez Ayrault,co fundador de MoverActio

Ellos no tienen ningún interés en cambiar el estado de las cosas. Pese a la crisis, se sienten cómodos, se sienten seguros. Tanto que, cuando perciben alguna amenaza, ya empiezan a sugerir (mandar) algunas soflamas tiempo atrás impensables como una gran coalición PP-PSOE. Este es un signo inequívoco de cómo nuestras élites financieras se ocupan de nosotros. Así lo hacen.

Hay un libro muy interesante, Por qué fracasan los países, de Daron Acemoglu y James A. Robinson, que explica muy bien el concepto de instituciones extractivas e instituciones inclusivas, dónde las instituciones extractivas han sido diseñadas por élites con el fin de enriquecerse y perpetuar su poder a expensas de la mayoría de la gente, y las instituciones inclusivas proceden de acuerdos entre diferentes grupos de interés y diversos grupos sociales, que buscan la manera de controlar el poder y mantenerlo alejado de las ambiciones totalitarias. Si observas bien, una de las características más singulares de España ha sido siempre su escasa capacidad para la investigación y la innovación, ese es un ejemplo muy gráfico de cómo nuestras élites no tienen interés alguno en estimular la actividad emprendedora, como tampoco lo tienen de hecho en estimular la actividad investigadora.

Si algún mensaje le quisiera dar a los políticos, es que tratasen a su electorado como si fueran gente inteligente. Y si algún mensaje quisiera dar a nuestras élites, es que dejen de tener miedo del talento de su gente y acepten la posibilidad de ser sustituidos. Esa, para ellos, sería una mala noticia, sí, pero a cambio emergería un país con un potencial ilimitado.

.- diarioabiertoes: ¿Con qué criterios deberían los bancos hacer fluir el crédito para emprender?
F. P. A.: El acceso al crédito a los emprendedores para que fluya y sea abundante, debe ser difícil. La primera razón es que hay muchos emprendedores, la mayoría con ideas locas, poco trabajadas, o con buenas ideas, pero con poca disciplina de trabajo, irresponsabilidad o simple pereza. Dar financiación a este tipo de emprendedores sería lo más parecido a tirar dinero al fuego. Creo que es bueno que haya una fase durilla, de demostración de que eres un emprendedor responsable y que tienes algo en lo que vale la pena invertir.

Otra razón importante es que el emprendedor demuestre inicialmente cuán comprometido está en su proyecto y cuánto cree en él, recurriendo a hipotecas o a préstamos a parientes y amigos, las famosas tres efes: Family, Friends & Fools. Si un emprendedor ha hecho eso, es que está metido a fondo y puede merecer la pena arriesgar algunos fondos.

El acceso al crédito no debe ser fácil precisamente para que las ideas surjan con un fuerte compromiso y, de este modo, el crédito fluya. Un ejemplo son los business angels que se meten a fondo en la gestión y analizan con un gran nivel de detalle cada proyecto sobre el que se interesan.

.- diarioabiertoes: Muchos emprendedores están recurriendo a los ‘business angels’ e incluso optan por el ‘crowdfunding’, para conseguir financiación a través de Internet gracias a las pequeñas aportaciones económicas de particulares. Hay voces que solicitan mayores incentivos fiscales para estas personas que arriesgan su dihoustonnero en impulsar actividades productivas. ¿Cree usted que aumentar esos incentivos podrían ayudar a fomentar la inversión en los negocios de nueva creación por parte de particulares?
F. P. A.: Sin ninguna duda. La ley de Emprendedores manifiesta como una intención la idea de cambiar la mentalidad hacia una sociedad que valore más la acción emprendedora y la capacidad de las personas de asumir riesgos. Entre estos riesgos están los de los inversores, ya sean business angels u opciones colectivas como el crowdfundging.  Hasta donde conozco, la Ley de Emprendedores ha creado una deducción para la captación de fondos propios para nuevas empresas procedentes de inversores que aporten capital y conocimiento, es decir business angels. La deducción es de un 20% y hasta un capital máximo de 50.000 euros.

No obstante, sigo pensando que la acción política podría hacer mucho más si se atreviera lo bastante, pero eso implicaría una fuerte colisión con nuestras élites, por eso creemos que la citada ley no pasa de ser un marco regulador, mucho más que un marco estimulador.

Los pasos que damos en España son siempre muy tímidos. Los incentivos fiscales deberían ser tan estimulantes como para atraer capital y recursos que incentiven la actividad emprendedora. Pero aquí chocamos con que la explosión de talento en España compromete los privilegios de una élite política, financiera y social que no está dispuesta a verse amenazada por el enorme potencial de nuestro país. Da la sensación de que nos quieren divididos e ignorantes.

.- diarioabiertoes: Montar un negocio requiere contar con ciertas capacidades y habilidades, aparte de conocer los trámites requeridos para crear una empresa. ¿Se pueden aprender o entrenar esas capacidades y habilidades antes de iniciar la aventura de emprender?
F. P. A.
Antes, durante y mañana. La formación es un aspecto estratégico básico en la actividad emprendedora. Los verdaderos emprendedores son aprendices en su acepción más genuina. Nosotros defendemos en nuestro libro que un emprendedor no es una persona diferente, especial o tocada por algún halo que lo convierte en alguien singular.

Doy charlas en institutos de enseñanza secundaria y siempre les digo a los alumnos de ESO y bachillerato: “Nadie tiene derecho a robaros los sueños, ni siquiera vuestros padres. Emprender es perseguir un sueño. Daos permiso. Soñad”. Un emprendedor es alguien dispuesto a comprometerse consigo mismo a explorar su potencial, tanto si quiere ser actor, empresario, cantante, guitarrista de un grupo de heavy metal, médico, futbolista o misionero. Un emprendedor es alguien dispuesto a trabajar, a tolerar la frustración, a aprender de sus errores y fracasos, a familiarizarse con las dificultades… Y la formación continua, el aprendizaje, tanto en competencias técnicas como habilidades directivas o sociales, catapultarán el potencial que cada persona tiene dentro de sí. Lo peor que podría hacer un emprendedor, y cualquier persona, es creer que ya sabe lo suficiente. Un emprendedor auténtico sabe que nunca sabe lo suficiente.

.- diarioabiertoes: ¿Creen ustedes necesario contar con un plan de negocio bien desarrollado y por escrito de cara a poner en marcha una empresa?
Antonio Rodríguez López: Sí, es una gran ayuda. SinAntonio Rodríguez López, coautor de Houston, tengo un problema... soy emprendedor en España embargo, muchos emprendedores no lo han tenido y les ha ido bien. Lo que queremos decir es que no es imprescindible. Es una herramienta que te sirve para pensar bien las cosas; pero es una herramienta, si no te sirve, usa otra. También hay que considerar que si el emprendedor es individual, el plan lo puede tener en la cabeza. En cambio, cuando son varios emprendedores es mucho más importante tener algo bien documentado en lo que todos estén de acuerdo para que vayan en la misma dirección.

.- diarioabiertoes: En el libro, se pone en evidencia que en EEUU es más fácil ser emprendedor. ¿Qué ventajas ofrece ese país de las que carece España?

A. R. L.: La cultura de los Estados Unidos es diferente en todo lo relativo a empresa y trabajo. La principal ventaja que nota un emprendedor que llega de otro país es que la burocracia es mucho más simple, y casi todo se puede hacer online. Teniendo en cuenta que no todos los Estados tienen las mismas leyes, es posible tener todos los permisos listos para empezar una empresa en 24 horas. La idea básica es que los controles sean los mínimos imprescindibles. Emprender es fácil, las dificultades vienen por la propia acción de emprender y someterte al mercado. En España las dificultades comienzan antes de emprender.

.- diarioabiertoes: Aparte de su libro, ¿qué otras lecturas recomendarían a quienes se están preparando para cumplir el sueño de ser su propio jefe?
A. R. L.: Hay tantas cosas escritas y tan buenas que nos parecería injusto hacer una recomendación específica. Dicho esto, lo mejor para un empresario en activo es leer la calle, los clientes, las necesidades de la gente. Esto se puede encontrar en libros, pero con frecuencia cambia. Se encuentra mejor en diarios y revistas, pero en ningún sitio como en la realidad de la calle. Salir a mirar con ojos de empresario es la mejor lectura de todas.

Un ejemplo muy sencillo. Todos tenemos la experiencia de ir a un bar abarrotado de gente y 20 metros más allá hay otro bar vacío. Es un estupendo ejercicio que te preguntes la causa. Puede ser la situación, o los precios, o el mobiliario, o el trato a los clientes, la iluminación, la calidad de las tapas, la variedad, los bocadillos… Aunque no tengas intención de poner un bar, es un excelente ejercicio de lectura de la calle.

Lo mismo puedes observar en un mercado. Siempre hay una pescadería abarrotada de clientes y otra medio vacía. Observa y saca tus conclusiones. Esto lo hace inconscientemente cualquier empresario. La ciencia empresarial está en la calle, en la gente. Un emprendedor debe trabajar el arte de hacerse preguntas.

 

Más información
.- Perfil de MoverActio en Facebook.
.- Seguir a MoverActio en Twitter: @moveractio
.- Los libros de François Pérez Alyrault en Facebook

¿Te ha parecido interesante?

(+3 puntos, 3 votos)

Cargando…