Euforia, pero

16/02/2011

Miguel Larrañaga. 16-02-2011

Ya saben ustedes que no soy de los que les gusta lanzar las campanas al vuelo y, por eso, trato de buscar la parte más objetiva de lo que acontece en el mercado. Pues bien, hoy podría pensarse que todo ha sido un camino de rosas, pero nada más lejos de la realidad. Lo realmente importante es lo que ha quedado debajo de tan espectacular subida

¿Ha habido algún problema? Pues uno y grande. El Dax ha mostrado fragilidad durante buena parte de la mañana, lo que es mal síntoma, y parece haberla superado al final del día, lo que es buen síntoma. Iba el índice alemán lanzado al estrellato, cuando se estrelló con los resultados de Daimler, muy por debajo del consenso del mercado. Daimler arrastró en su caída al resto del sector automovilístico y el Dax hizo aguas por momentos.

Hasta aquí las malas noticias y desde aquí las buenas. Primero: el resto de mercados siguieron a lo suyo (excepto el “replicante” Aex holandés). Segundo: los que más terreno perdido tienen que recuperar sacaron fuerzas de no se sabe dónde para dar el do de pecho, con el Ibex a la cabeza. Tercero: la apertura americana al alza disipó las dudas en el mercado alemán y contribuyó a clarificar el panorama.

En resumen, que euforia, pero… El sector financiero se decidió a arrancar con fuerza (algunos valores aisladamente, como Barclays, ya habían arrancado días atrás) y el mercado agradece sobremanera que los bancos vayan hacia arriba. A cambio, las dudas se han instalado en uno de los sectores hasta ahora más fuertes, el automovilístico. Ahí está el pero y el motivo por el que debemos seguir manteniendo alta la guardia. Bueno, en realidad, esto hay que hacerlo siempre que se esté en el mercado e incluso cuando no se esté.

Tengan en cuenta estos “pequeñísimos detalles” porque son las historias que quedan ocultas tras las estadísticas de cierres, que solo anotan aquello de subió tanto o bajó cuanto. Y, en muchas ocasiones, esos pequeñísimos detalles dan pistas decisivas sobre muchas cosas en el mercado.

Para la estadística, en cambio, todo fue bueno. El Dax logró superar su bache y cerró con unas ganancias del 0,29%, el CAC avanzó un 1% justo, el FTSE recuperó el buen tono y subió un 0,80%, en tanto que el Ibex se desmelenó con un alza del 2,05% que debía haber sido algo más y al que la subasta de cierre le quitó algunas décimas.

¿Te ha parecido interesante?

(+14 puntos, 14 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.