Afternoon tea en Edimburgo

22/08/2014

Carmela Díaz.

Palm Court, Balmoral Hotel, Edinburgh

Palm Court, Balmoral Hotel, Edinburgh

Iglesias, castillos, calles empedradas, gaiteros, colores intensos de tartán, sabrosas pintas en pubs con encanto, céntricos cementerios, inmensos jardines, parques verde esmeralda, épicas historias de clanes y ¿por qué no? la tradición del afternoon tea. Un plan alternativo a los habituales en la capital de Escocia puede consistir en probar esta típica tradición anglosajona. Desde las doce de la mañana hasta las cuatro y media (cinco de la tarde en algunos casos) numerosos establecimientos ofrecen un genuino tentempié de las islas servido con mucha ceremonia, pompa y glamour: en una torre y sobre delicadas porcelanas.

¿Pero en qué consiste exactamente el afternoon tea? Se trata de un ritual en el que el té es un elemento destacado pero no el único, ya que viene acompañado de una coqueta bandeja de varios pisos repleta de deliciosos bocados dulces y salados. Lo correcto es ir degustando de abajo a arriba. Se comienza con un surtido de mini sándwiches siendo los más típicos los de salmón ahumado, los de pepino con crema de queso, los de jamón asado con salsa de mostaza o los de buen pastrami con pepinillo. Se continúa con unos pastelitos británicos muy típicos denominados scones que también pueden ser dulces o salados y que en la versión del afternoon tea suelen acompañarse de mantequilla y mermelada casera. Por último, las bandejas superiores se destinan a todo un festival de dulces: degustación de tartas, pastelillos variados (no suelen faltar los de canela), pastas y macarons de numerosos sabores (y colores). Tanto manjar culinario se acompaña del protagonista originario, el té, aunque en los mejores establecimientos también se ofrece la opción de un champagne de calidad.

Afternoon tea en Waldorf Astoria

Afternoon tea en Waldorf Astoria

¿Dónde se puede degustar un buen afternoon tea en Edimburgo? A lo largo de toda la ciudad nos encontramos con numerosos establecimientos que ofrecen esta tradición, pero yo selecciono cuatro.

Afternoon tea en el Balmoral. Posiblemente el mejor hotel de Escocia. En el número 1 de la mítica calle de Princes Street se alza una imponente edificación de piedra que no pasa desapercibida. Este establecimiento de gran lujo ofrece la opción más cara (27 libras), pero también la más cuidada. La plata, la cerámica, la cristalería, el elegante entorno del salón de Palm Court, el mejor champagne y la exquisitez de cada bocado bien merecen el precio. ¡Ah! Y el concierto de arpa que ameniza cada ritual del té.

Afternoon tea en el Waldorf Astoria. En la otra punta de la concurrida calle -al final de Princess Street- se alza otro de los establecimientos emblemáticos que no dejan a nadie indiferente. Compitiendo en elegancia, entorno privilegiado y servicio impecable podemos disfrutar de otro inolvidable ritual del té a un precio muy similar, 25 libras.

Afternoon tea en Victor&Carina

Afternoon tea en Victor&Carina

Afternoon tea en el Scotsman. Dejamos de lado los cinco estrellas gran lujo para adentrarnos en un establecimiento coqueto en pleno corazón de la ciudad. El Scotsman es un hotel boutique lleno de encanto cuya fachada no desmerece en nada a los grandes. De hecho, su arquitectura refleja exactamente lo que esperas cuando imaginas las postales de Edimburgo. A un precio más asequible, 20 libras, ofrecen una estupenda opción en la que también cuidan cada detalle y cada sabor. ¡Muy recomendable!

Afternoon tea en Victor&Carina Contini. Para los más bucólicos (ya que desde su terraza muestra una esplendida panorámica de los fabulosos jardines de Princes Garden) o para los más inquietos culturalmente hablando (se ubica a las puertas de la Scottish National Gallery) esta será la alternativa más interesante. Al precio de 35 libras para dos sirven un completo y sabroso afternoon tea.

Cuando en la monumental Edimburgo estéis cansados de las omnipresentes baked potato o el fish&chips, adentrarse en el mágico mundo de un humeante té servido como Dios manda acompañado de un surtido de irresistibles bocados dulces y salados, es una auténtica  bendición.

¿Te ha parecido interesante?

(+20 puntos, 20 votos)

Cargando…