Libia entierra al mercado

21/02/2011

Miguel Larrañaga. 21-02-2011

Las Bolsas han aguantado admirablemente, revueltas en Túnez, en Egipto, en Bahrein, en Marruecos, en Yemen, pero al llegar a Libia y las cosas ponerse feas, no han podido más. No es cuestión de “hacerse el valiente” cuando la inestabilidad llega al mayor productor de petróleo de África y varias petroleras occidentales allí establecidas se preparan para poner pies en polvorosa ante el maremágnum que se está cociendo en el país.

En medio de informaciones cada vez más confusas que incluso apuntan a la huída de Gadafi y a una lucha sin cuartel entre sus hijos por hacerse con el poder, el país se ha convertido en un caos y los ciudadanos extranjeros están sisndo llamados a abandonar Libia. De hecho, el ministerio de Asuntos Exteriores español ha pedido a la colonia española que se dirija al aeropuerto de Trípoli, donde un funcionario les asiste para que puedan abandonar Libia cuanto antes.

Total, que la escalada de la violencia ha llegado a su punto determinante y los mercados han caído con estrépito en un día en el que lo mejor que le podía pasar a Estados Unidos era que fuera festivo, y lo es. Sin la habitual brújula de Wall Street, los mercados europeos intentaron aguantar las pérdidas en unos niveles razonables, pero el goteo de noticias negativas hizo de “gota malaya” y al comienzo de la tarde los soportes saltaron por los aires.

Ahora solo queda esperar y hay dos escenarios posibles. El primero y más positivo para los mercados sería una rápida resolución de la crisis libia, a ser posible con la salida de Gadafi del poder en tiempo récord. El subidón de las Bolsas estaría asegurado.

El segundo escenario, y peor para los mercados, consistiría en que las protestas y enfrentamientos se dilataran en el tiempo, lo que a día de hoy parece más que posible, y terminara por colapsar la producción petrolera libia. En este caso, lo de hoy sería el inicio de una corrección en toda regla de imprevisible fondo.

Evidentemente, existe un tercer escenario, que Gadafi controle la situación y se mantenga en el poder, pero me niego siquiera a considerarlo por cuestiones de orden moral. Si su propio ministro de Justicia ha dimitido por considerar abusivo el uso de la fuerza contra los manifestantes, no quiero ni imaginar lo que ha hecho esta vez su régimen para acallar al pueblo.

Al final, cada índice cayó en función de lo que sus empresas se juegan en Libia, destacando por encima de todos la caída del Mibtel italiano. El Ibex también sufrió lo suyo, con una caída final del 2,33 %, mientras el CAC y el Dax limitaban sus pérdidas al 1,41 % y el 1,44% %, respectivamente. El FTSE londinense, que fue el que mejor aguantó al principio de la jornada, terminó por ceder un 1,12%. Lo peor es que esto puede ser el principio de algo peor.

¿Te ha parecido interesante?

(+11 puntos, 11 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.