Los encantos de Helsinki

26/11/2014

Carmela Díaz.

Costa de Finlandia

Costa de Finlandia

Lo mejor de Finlandia, sin duda, son sus bosques nevados, sus lagos helados, la tierra de Papa Noel, el sol de medianoche y las auroras boreales. Todo ello resulta un espectáculo inolvidable. Pero su capital, Helsinki, también merece una visita.  Nos encontramos ante una ciudad luminosa, hospitalaria, ordenada, acogedora… Os doy algunos consejos para una estancia de fin de semana en esta metrópoli finlandesa.

Sauna Kotiharju. Ningún viaje a Finlandia estaría completo sin una visita a una sauna. La sauna Kotiharju está ubicada donde antiguamente las mujeres daban a luz. Hoy en día todavía se considera un refugio y un lugar en el que rejuvenecer cuerpo y alma. Fue abierta hace 72 años y es el último ejemplo de sauna calentada con madera que queda en el centro de la ciudad.

¿Una excursión de medio día? ¡A Seurasaari!: Todo el conjunto de la isla de Seurasaari  es un museo al aire libre repleto de casas de los siglos XVIII y XIX. La isla es una de las más cercanas a la costa de Helsinki y el museo es obra de Alex Olai Heikel, quien decidió fundarlo en 1909 para preservar el modo de vida tradicional finlandés. El edificio más antiguo de la isla es la iglesia de madera de Karina, cuya construcción finalizó en 1686.

Helsinki

Helsinki

Recorridos en barco. Helsinki es una ciudad abierta al mar. En un día soleado los cruceros de hora y media son imprescindibles. Te muestran unos rincones costeros (incluso la zona de terrazas de playa) que no te esperas a quinientos kilómetros del Polo Norte.

Mercado del puerto. El tránsito marítimo en la capital de Finlandia es incesante: los grandes barcos y los ferrys zarpan permanentemente hacia Estocolmo y Tallin. El puerto se llena cada mañana de actividad y allí están ubicados decenas de puestos de productos típicos (incluyendo alimentación y productos frescos). Destacan los artículos de piel y todo tipo de souvenirs procedentes del reno. Allí mismo te puedes tomar un café o un tentempié a base de sabrosos platos de pescado y frutos rojos recién cortados.

¿Una vueltecita en tranvía? Uno de los rasgos característicos de Helsinki son sus tranvías de color verde. Además de ser un medio de transporte rápido, son una forma muy cómoda de hacerte una idea de la ciudad. También cuentan con tranvías turísticos que te acercarán a algunos de los puntos  clave -como el Senado o el parque de Kaisaniemi- mientras te vas tomando una cerveza o un café.

Hotel Torni

Hotel Torni

¡De compras! Las principales calles comerciales de la ciudad son Pohjoisesplanadi, Aleksanterinkatu y Fredrikinkatu. Un paseo alrededor de Esplanadi permite ponerse al corriente de las tendencias locales. Los grandes almacenes más famosos son StockmannSokos. Para comprar antigüedades lo mejor es acudir a Annankatu. Además del mercado del puerto hay que visitar el  Old Market Hall, en el que se encuentran los mejores alimentos frescos y objetos de artesanía. Al final de Bulevardi, una de las calles más elegantes de la ciudad, se encuentra el mercadillo de Hietalahti. Allí se venden todo tipo de objetos, desde acordeones rusos a joyería de segunda mano.

Gastronomía lapona. Como en todo el Báltico el salmón en cualquiera de sus variantes (fresco, ahumado, marinado, guisado…) es sencillamente sensacional. También es imprescindible degustar los arenques, las frutas del bosque, la típica carne de reno y el muikku, un sabroso boquerón de agua dulce.

La mejor panorámica. Sin duda hay que subir a la terraza mirador del hotel Torni. Se disfrutan unas estupendas puestas de sol (si la climatología lapona lo permite) con una panorámica de casi 360 grados sobre Helsinki y una cerveza o un delicioso cóctel entre las manos.

¿Te ha parecido interesante?

(+15 puntos, 15 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.