¿Qué ver en Abu Dhabi?

09/02/2015

Carmela Díaz.

abu300640

Abu Dhabi, como buen emirato árabe, es un destino ideado para dejarse llevar por lo hiperbólico, los excesos ¿y por qué no? por un puntazo de frivolidad extra. El buen comer, el mejor vivir y el volverse locos por las compras es su seña de identidad. Y de vez en cuando a nadie le amarga el dulce del extra lujo.

La Mezquita Al Zayed. Mientras te vas aproximando desde la carretera las dimensiones y la grandiosidad de la construcción impresionan. Nos encontramos ante un edificio espectacular, por su tamaño, su arquitectura y la belleza de su decoración. Las enormes galerías con arcos que adornan la explanada principal reflejadas en el agua de las fuentes que las rodean, suponen un espectáculo para la retina. Aviso para chicas rebeldes: al aproximarte al acceso principal te invitan amablemente a que te cubras, prestándote una abaya, típica túnica negra que tapa desde la cabeza hasta los pies (con capucha incluida). Mientras, los varones pueden pasear libremente en manga corta y bermudas. Mala cosa. Pero la mezquita es maravillosa, está construida en mármol blanco, piedras semipreciosas y recuerda al Taj Mahal. Y ante la duda, como te advierte cualquier guía local “todo lo que parece oro es oro”.

Yas Marina. Un paraíso para los amantes de la Fórmula 1. No hay unas instalaciones en el mundo que se puedan comparar con las que Abu Dhabi construyó para alojar el campeonato. Prometieron una construcción faraónica y cumplieron con creces, con el añadido de que la carrera se disputa entrada la tarde para impresionar con los efectos especiales de luces y focos. El entorno que ofrece este trazado es sencillamente espectacular y algunas de sus imágenes rozan el límite de la ciencia-ficción.  Si alguno se queda con ganas de más competición automovilística, puede visitar Ferrari World. El edificio desde el exterior es espectacular, pero como parque de atracciones no aporta mucho al visitante.

abu640

Emirates Palace. Un hotel de ensueño que recuerda a golpe de vista al grandioso palacio de un auténtico sultán. A diferencia del Burj al Arab de Dubai, no restringe el acceso; cualquiera puede visitarlo. Pero lo suyo, ya que estás allí, es disfrutar de un almuerzo en la terraza exterior de su restaurante Vendome con preciosas vistas a la playa privada. El interior del hotel, jardines, galerías y tiendas son una maravilla. Todos los suelos, pasillos, vestíbulos y los balcones están construidos en mármol; las cúpulas se adornan con oro. Según el New York Times, el Emirates Palace es el hotel más caro jamás construido. Muchas conocéis cada rincón de este fabuloso palacio aunque no lo hayáis visitado: la película Sex in the city II está grabada aquí. Nuestro rey emérito se alojó allí en su última visita a Emiratos. Pero todo esto es anecdótico comparado con cruzarte en el lobby con el mismísimo Johnny Depp mientras solícito te cede el paso en una de esas puertas de las mil y una noches. Una casi se desmaya al sentirse observada por esos ojazos negros…

Yatch Club. Se trata del establecimiento ideal para una cena especial. Lo mejor es reserva una mesa en la terraza ya que las vistas al canal de Khor Al Bateen iluminado son inmejorables.

El Corniche. Situada en la orilla norte del Emirato de Abu Dhabi, Corniche Beach es una zona de baño de arena blanca frecuentada tanto por emiratíes como por turistas. Su largo y cuidado paseo marítimo invita a caminar mientras desconectas, con la obligada parada para un tentempié en alguna de sus agradables terrazas.

Pearls&Caviar.  Sin duda, uno de los locales imprescindibles para ver y ser visto. Es un local chic y elegante ubicado en el Shangri-La, el otro hotel mítico de Abu Dhabi tras el Emirates. Se compone de dos plantas: baja, donde se encuentra el restaurante y primera, donde está la terraza tipo lounge, un espacio al aire libre repleto de mullidos sofás blancos, ambientado con música chill-out y que cuenta con unas vistas privilegiadas sobre la Gran Mezquita. Entorno glamuroso, buenos cócteles, adorables puestas de sol y precios asequibles a pesar del lujoso ambiente.

¿Te ha parecido interesante?

(+12 puntos, 12 votos)

Cargando…