Leopoldo Abadía: “A los bancos no les cuadran las cuentas ni les cuadrarán en años”

24/03/2011

Lucía Martín. Sus explicaciones sobre economía son tan claras y amenas que en algunas empresas han acuñado la expresión “Explícamelo a lo Leopoldo”. Fue miembro del equipo fundador del IESE. Su blog www.leopoldoabadia.com cuenta con más de 3,4 millones de visitas. Su libro La crisis Ninja y otros misterios de la economía actual se convirtió en unas semanas en el libro de no ficción más vendido en nuestro país. Hablamos, y claro, con Leopoldo Abadía.

– Se ha hecho famoso por llamar a las cosas por su nombre. ¿Vivimos en la era de la inflación palabraria, que diría Eduardo Galeano, en la que políticos y empresarios hablan para no decir nada?

Se podría decir más o menos así. Creo que se ha sofisticado tanto el lenguaje que ya es ininteligible. Y en la disciplina económica eso pasa factura porque ni siquiera las entidades financieras saben ya de qué hablan.

– La economía española está rezagada frente a otras que van despuntando, ¿qué nos falta y qué nos sobra?

Nos sobra mucha tontería y muchas ganas de ser ricos cuando no lo somos. Nos sobra también un exceso de querer vivir con la vida arreglada y que nos den todo hecho. Y nos falta asumir que de la misma forma que tenemos derechos, tenemos antes unas obligaciones.

– En España, ¿sabemos invertir? ¿qué tal vamos de formación financiera?

Yo creo que, como en todas partes, mal, si no nos explican las cosas de forma sencilla. Hemos estado invirtiendo o hipotecando nuestra vida en productos que no conocíamos ni comprendíamos. Y quienes nos los vendían tampoco los comprendían… así que los conocimientos financieros son muy escasos.

– A las monjas les han robado el dinero del convento. Lo del dinero bajo el colchón no suele ser bueno, pero al parecer, se sigue practicando, ¿por qué cree que ocurre esto?

Mi mujer te diría que es la única solución fiable. La verdad es que el prestigio de los banqueros está en un momento bajo y viendo lo que puede pasar, ¿qué mejor custodio de nuestros ahorros que uno mismo?.  Pero con esa solución, todo es más complicado.

– Se dedica más tiempo a decidir qué tele se compra que a leer la letra pequeña del seguro de vida que contrata. Y además, contrata los productos financieros sin enterarse… ¿es culpa del inversor o del que lo comercializa que no facilita las cosas con cláusulas difícilmente entendibles?

Ambas cosas: el que vende realmente no entiende tampoco lo que vende porque no sabe explicárselo al cliente. Los ingenuos compramos ese producto pensando que seremos más ricos… y , claro, si el que nos lo vende es amigo nuestro, ¿cómo no me voy a  fiar?

– Los pagarés de Nueva Rumasa no se pagan… Llevamos años de estafas financieras y no acabamos de aprender, ¿qué pasa, nos puede la codicia?

No lo sé, lo que veo es que la gente tiene ahorros, que destina todos sus ahorros a negocios en los que la regulación no está muy clara. Seguimos queriendo ser muy ricos sin tener que hacer mucho esfuerzo. ¡No aprendemos!

– Mójese. ¿Cree que el control que ejercen entidades como la CNMV o el Banco de España son suficientes o se podría hacer mejor?

Sin duda alguna, y como se ha demostrado, se podría hacer muchísimo mejor. La decencia debería regir cada acción supervisada.

– ¿Dónde no invertiría nunca?

Pues no lo sé. Lo único que sé es que cuanto más conservadora sea la inversión, mejor.

– ¿Y, dónde tiene metido su dinero?

La verdad es que metí en un producto un poco extraño que no ha perdido demasiado. Metí poco y espero este año sacarlo definitivamente y guardarlo para vivir la jubilación tranquilamente.

– ¿Volverá a ser la vivienda el objeto de inversión preferido de los españoles o hemos aprendido la lección?

Espero que hayamos aprendido la lección. Creo que el motor del país tiene que ser otro y, por tanto, el acceso a la vivienda se debe hacer de otro modo.

– ¿Cómo cree que están realmente los balances y las cuentas de las entidades bancarias españolas?

Creo, sinceramente, que están mal. La cosa está fea. Están reconvirtiendo todas su actividades de forma que pueden poner toda su porquería a nombre de entidades “malas”. De ahí que salgan los “bancos buenos” que están surgiendo ahora. Creo que no les cuadran las cuentas y no les cuadrarán en muchos años. Sus beneficios son ficticios, siempre a base de comisiones y como negocio no funcionan. Han hecho demasiadas locuras. Aún así, creo que saldrán de rositas y pagaremos los de siempre.

– ¿Es bueno medirlo todo en términos económicos?

Si se acercan a la realidad, sí. Pero a veces no. Por ejemplo, hace poco leí que las pérdidas provocadas por el tsunami son menores que la crisis financiera española. Son cifras, sin más. Pero en esas cifras no se incluyen las vidas humanas perdidas en la tragedia de Japón., porque una sola vida vale más que todo lo demás. Por tanto, dejemos la economía para lo económico y seamos realistas.

– El capitalismo, ¿es el sistema menos malo? ¿Habría que inventar otra cosa?

El capitalismo como sistema no es malo. La panadería, el fontanero, la mercería de la esquina… son capitalistas también. Son personas que se han dejado sus ahorros para poner un negocio en marcha. Y eso no es malo. Pero lo que ha fallado son algunas personas que hay dentro de ese capitalismo. Y si las personas no son decentes, no es bueno ningún sistema.

– ¿A quién admira?

A las personas decentes.

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 3 votos)

Cargando...

Un pensamiento en “Leopoldo Abadía: “A los bancos no les cuadran las cuentas ni les cuadrarán en años”

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.