Hoteles que protagonizaron la historia

31/08/2015

Carmela Díaz.

¿Les confieso un secreto? De mayor quiero vivir en un hotel. Pero no en uno cualquiera, no, sino en uno de esos establecimientos legendarios en los que si sus paredes hablasen contribuirían a perfilar los detalles de la Historia. Siento una obscena fascinación por los hoteles con alma: los que atesoran en sus suites y salones capítulos trascendentales de las últimas décadas, los que escondan secretos tras sus ventanas, los que han sido testigos de apasionadas historias de amor y desamor, como el Nacional de Cuba, el Savoy londinense, el Gritti, el Negresco o el Pera Palace.

cuba

Hotel Nacional de Cuba. La Habana. Con una localización inmejorable a los pies del mismísimo malecón, por este emblema de la primera del siglo XX de la capital cubana han pasado, entre otros, Winston Churchill, Alexander Flemming, Marlon Brando, Gary Cooper, Robert Redford, Robert de Niro, Steven Spielberg, Ava Gardner o Roman Polanski. Como anécdota inmemorial permanece la cumbre de mafiosos en la que se pactó el asesinato de Bugsy Siegel, saliendo Lucky Luciano coronado como rey del crimen organizado.

vene3

Hotel Gritti. Venecia. El hotel del lujo y el refinamiento por excelencia en la ciudad de las máscaras (con permiso del Danieli y el Cipriani) data del siglo XVI. Construido en el año 1525 fue la residencia del Dux de la época, Andrea Gritti. Desde entonces la práctica totalidad de las familias reales reinantes y personalidades de los cinco continentes lo eligen para sus estancias en Venecia. Es el lugar de referencia para la élite mundial en eventos urbanos internacionales como la Bienal de Arte Contemporáneo y el Festival de Cine de Venecia. Y para entregarse al hedonismo más exquisito en buena compañía.

bolas

Hotel Pera Palace. Estambul. Fue el palacio que alojó a la flor y nata europea que llegaba a la ciudad turca en los lujosos vagones del Orient-Express en sus días de gloria. Este hotel de estilo art nouveau inaugurado en 1895, se ubica en el barrio más elegante y europeo de Estambul: Pera. Agatha Christie supuestamente escribió Asesinato en el Orient-Express en la habitación 411. El rey Eduardo VIII, Alfred Hitchcock, Hemingway o Greta Garbo se han alojado aquí. El artífice de la Turquía moderna, Kemal Atatürk, tuvo tal vinculación con este hotel que su habitación favorita, la 101, ha sido transformada en un pequeño museo en su honor.

negres

Hotel Negresco. Niza. Su característica cúpula rosa -de la cual dicen que se inspira en los pechos de la Bella Otero- es punto de referencia de esta elitista ciudad de la Costa Azul. Su edificio, estilo belle époque, se convirtió en el lugar de residencia de esa aristocracia europea que en el siglo pasado dilapidaba fortunas en el vecino casino de Montecarlo. Durante la I Guerra Mundial fue convertido en hospital.

Hotel Savoy. Londres. En pleno Westminster, ubicado a orillas del Támesis, se trata del primer establecimiento de la capital británica que dispuso de electricidad, ascensores y baños en casi todas las habitaciones allá por el siglo XIX. Y su American Bar, en el que sirven cócteles de la década de 1920, está considerado el mejor bar de hotel del mundo. El rey Eduardo VII celebró aquí una impresionante fiesta en la que hizo cubrir por completo de agua el patio central para que los invitados pudiesen cenar sobre góndolas y sentirse como en la mismísima Venecia; y Marilyn Monroe ofreció en sus salones su primera rueda de prensa en Reino Unido.

atoria300

Waldorf Astoria. Nueva York. Uno de los míticos iconos de la Gran Manzana fue edificado en tan solo dos años sobre una manzana entera del Midtown neoyorquino, abriendo sus puertas en 1931. Fue el primer hotel-rascacielos del planeta y se invirtieron dinerales dela época para decorarlo y vestirlo. En su Grand Ballroom, Roosevelt celebró su 59 cumpleaños y Churchill pronunció un discurso histórico como respuesta a la polémica alrededor del telón de acero. Aquí almorzaron Reagan y Gorbachov.

 

¿Te ha parecido interesante?

(+12 puntos, 12 votos)

Cargando…