Noche de estrellas

26/02/2016

María Martín. La 88ª Ceremonia de entrega de los Premios Oscars se celebra este domingo. Millones de cinéfilos de todo el mundo seguirán la retransmisión en directo, con sus quinielas ya hechas. Aunque, a juzgar por lo ocurrido en los últimos meses, las cinco categorías principales parecen tener ya un seguro ganador.

La noche del 28 de febrero, Hollywood vuelve a vestirse de gala para celebrar a su gran noche. Nervios bien disimulados, decepciones a veces visibles, lágrimas, discursos comprometidos y modelos de infarto serán los protagonistas de una velada que cumple sus 88ª edición. Lejos queda ya la semiprivada cena (270 invitados y una entrada que costaba 5 dólares) en el Hollywood Roosevelt Hotel que premió a Janet Gaynor (mejor actriz), Emil Jannings (mejor actor), Lewis Milestone (mejor director de comedia) y Frank Borzage (mejor director de drama). Y que coronó a Alas como la mejor película del año.

Desde aquel 16 de mayo de 1929 muchas son las cosas que han cambiado. La ceremonia es retransmitida en directo por televisiones y radios de todo el mundo; la kodakcategoría de dirección ha dejado de estar dividida; las reglas han cambiado una y otra vez, y volverán a hacerlo en próximas ediciones; y la fiesta empieza horas antes de que el presentador aparezca en el escenario, gracias a la alfombra roja, que congrega a cinéfilos, amantes de la moda y del cotilleo a partes iguales. Y, en los últimos años, las redes sociales se han unido al espectáculo, Trending Topic tras Trending Topic. De hecho, las nuevas tecnologías han ido ampliando las posibilidades de la ceremonia, hasta incluir fotos y vídeos del backstage, por ejemplo.

Atrás han quedado también localizaciones míticas como el Dorothy Chandler Pavilion, o presentadores tan carismáticos como Bob Hope o el más moderno Billy Crystal. Sin embargo, la fascinación por unos premios que son el epítome del glamour tiene hoy más fuerza que nunca, y levanta debates encendidos en Internet sobre los méritos de los nominados, la calidad de las películas o la falta de diversidad racial. Pero también sobre los modelos que pasean por la alfombra roja, las bromas de los presentadores o, incluso, la longitud de la propia ceremonia.

rnaEn esta ocasión, críticos, internautas y demás seguidores se han centrado, de momento, en Leonardo DiCaprio y la evidente falta de diversidad racial en las candidaturas. Este segundo debate ha provocado la revisión de las reglas para nominar y votar, en un intento por promover unos resultados más acordes a la realidad actual. El primero, en realidad, no ha sido tal. Que Leonardo DiCaprio se merece un Oscar no es algo que genere demasiado debate entre los cinéfilos, profesionales o no. La cuestión es si su papel en El Renacido es el mejor de su carrera (no hay que olvidar que el actor ha estado nominado hasta en cuatro ocasiones por su trabajo frente a las cámaras, sin ganar nunca). No son pocos los que piensan que si el domingo 28 Leonardo DiCaprio se impone a Bryan Cranston (Trumbo), Matt Damon (Marte); Michael Fassbender (Steve Jobs) y Eddie Redmayne (La chica danesa) será más bien una forma de compensar al californiano por los anteriores desplantes de la Academia. Eso, y que premiar a Eddie Redmayne sería colocarle a la altura de Spencer Tracy y Tom Hanks, los dos únicos actores ganadores de dos Oscars de manera consecutiva.

staY si Leonardo DiCaprio parece ser el favorito de todos en las quinielas, lo mismo puede aplicarse a Alejandro Iñárritu y su El Renacido en las categorías de Mejor Director y Mejor Película. Sus triunfos en los Globos de Oro, considerados tradicionalmente como la mejor herramienta para tomarle el pulso a los Oscars, parecen haber despejado su camino. Si al amor que ahora mismo Hollywood siente por Iñárritu se le une la ausencia de Steven Spielberg, por El puente de los espías, y la nominación de Ridley Scott y George Miller por dos películas de Ciencia-Ficción (categoría relegada siempre a los premios técnicos) todo parece indicar que el mexicano se llevará su cuarto Oscar.

El Oscar a la Mejor Película puede completar el quinteto, siempre y cuando Spotlight no dé la sorpresa, como ocurrió en los premios de la Asociación de Críticos de Los Ángeles. Aunque, siendo justos, entonces competía con Mad Max: Fury Road. Eso sí, si los Globos de Oro vuelven a ser referencia, Iñárritu tiene todas las papeletas para ganar.

habiBrie Larson (La habitación) y Jennifer Lawrence (Joy) son las favoritas en la categoría de Mejor Actriz. Ambas se llevaron a casa la estatuilla que otorga la Hollywood Foreign Press Association, y ambas han recogido excelentes críticas por sus papeles. Sin embargo, pocos papeles de comedia han sido premiados alguna vez con un Oscar. De hecho, mirando a las ganadoras de los últimos diez años, podemos ver cómo en casi todos los casos se trataba de papeles dramáticos. El único que no encaja con parte de este perfil es precisamente el que dio a Jennifer Lawrence su primera estatuilla, por El lado bueno de las cosas. Aunque en esta ocasión contaba con la segunda mejor baza para ganar un premio: interpretar a una enferma mental. Por suerte o por desgracia, en esta ocasión el papel de Lawrence está muy lejos de esos desequilibrios.

jacobKate Winslet es la favorita para llevarse a casa el premio a Mejor Actriz de Reparto, por su interpretación de Joanna Hoffman, jefa de Marketing en Apple y mano derecha de Steve Jobs en la película sobre el genio de Silicon Valley que, presumiblemente, se llevará también el Oscar a Mejor Guion gracias al trabajo de Aaron Sorkin. Y nadie duda ya de que Sylvester Stallone se llevará a casa su primer Oscar gracias a su interpretación en Creed del papel que le valió su, hasta ahora, única nominación a los premios de la Academia. Es evidente que Rocky Balboa parece destinado a ser el papel por el que Stallone pasará a la historia del cine.

Pero, como todos los seguidores de los premios saben, las cosas pueden cambiar en el último segundo (Marisa Tomei y su premio por Mi primo Vinny así lo atestiguan). Conseguir mantener nuestra atención entre premio y premio será en esta ocasión tarea de Chris Rock, que repite tras su estreno en 2005. Y la pregunta que ronda a muchos no es ya si Iñárritu se coronará Rey de Hollywood, sino si la ceremonia volverá a romper Twitter.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.