El turismo responsable, apuesta de futuro

16/04/2011

Carles Tudurí Borrás, consultor de la UOC y fundador de Viajesresponsables.com. El turismo responsable se está haciendo poco a poco un hueco dentro del panorama turístico español, aunque a un ritmo todavía lento en comparación con la fuerza que va tomando en algunos otros países emisores. En Gran Bretaña o Alemania, por ejemplo, cada año irrumpen en el mercado nuevos operadores que se especializan en ofrecer este tipo de producto, tratando de atender una demanda incipiente que opta por una forma de viajar diferente.

Viajesresponsables.com o Ismalar Rutas son tan sólo dos de las todavía modestas iniciativas empresariales que han apostando por un segmento de valor añadido, sabiendo de antemano que el mercado español está aún por madurar en este ámbito, puesto que el precio sigue siendo el factor de decisión clave en un amplio porcentaje de la población que decide dedicar parte de sus ingresos a viajar. Mientras que las nuevas formas de consumo afectan a muchos ámbitos de nuestra sociedad, en el ámbito turístico nos encontramos, además del factor precio, con algunas dificultades añadidas que frenan esta nueva forma de viajar.

En primer lugar podemos destacar la dificultad de conjugar los términos turismo y sostenibilidad o responsabilidad. El turismo es visto por buena parte de la sociedad española, a pesar de ser el principal motor económico del país, como una actividad depredadora de territorio y alejada de prácticas sostenibles. Ello dificulta una clara comprensión de lo que entendemos por turismo responsable.

Certificación para la Sostenibilidad Turística (CST)
Otro factor importante es la falta de un sello de calidad o certificado que avale la sostenibilidad de los productos turísticos. Es cierto que nos encontramos con iniciativas interesantes como Certificación para la Sostenibilidad Turística (CST), de Costa Rica, Green Deal, de Guatemala, Smart Voyager, de Ecuador, o Green Tourism, de Gran Bretaña, pero a la hora de la realidad se trata de certificaciones locales que tienen unos estándares muy distintos y que no son ampliamente conocidas por el consumidor.

También nos encontramos, sobre todo en países del denominado «tercer mundo», una clara desconexión entre interesantes proyectos de turismo sostenible y el mercado. La falta de conocimientos, herramientas y recursos económicos para dar a conocer estas nuevas iniciativas se traduce en una escasa confianza del mercado en este tipo de modalidad turística. Ejemplo de ello es la poca presencia del denominado «turismo comunitario» entre la oferta de los operadores turísticos internacionales.

Asimismo, hablamos de iniciativas muy pequeñas que difícilmente cuadran con los procesos organizativos de estos operadores turísticos internacionales, que necesitan de determinado volumen tanto de oferta como de demanda para activar sus maquinarias comerciales. Ello supone otro freno de considerables repercusiones, que coloca el turismo responsable en un círculo vicioso difícil de romper.

Sin embargo, el turismo responsable probablemente seguirá avanzando, aunque a pequeños pasos, porque aúna la posibilidad de satisfacer dos tendencias de la demanda  que parecen imparables. La vivencia de experiencias y un consumo más sostenible son la esencia de esta nueva forma de viajar, y cada día hay más viajeros que deciden bajarse del apretado autobús que los lleva de atracción turística a golpe de silbato y optar por un ritmo distinto, más pausado…, una forma de viajar que permite conocer más, que permite acercarse a otras culturas, conocer de forma más auténtica las costumbres, fiestas y tradiciones; un turismo que permite un mayor conocimiento de otras formas de vida.

El factor clave será en los próximos años la capacidad que tengan las empresas del sector de comunicar al mercado las ventajas de los productos más responsables. La capacidad de asociar la responsabilidad con términos tan turísticos como ocio, diversión, aventura, etc. Incidimos en que el denominado «turismo solidario» es sólo una parte del turismo responsable, que atrae a una pequeña minoría, y que bajo la sostenibilidad caben toda una serie de fórmulas vacacionales que pueden satisfacer a una gran parte de la población que empieza a buscar en sus viajes algo distinto de lo que ha encontrado durante muchos años en el mercado.

Carles Tudurí Borrás es periodista y consultor de los Estudios de Turismo de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Ex experto en turismo 2.0, turismo responsable, y fundador de la agencia virtual de viajes responsable Viajesresponsables.com

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.