Pedro Álvarez, fundador de Pancracio: “Hay que ponerse metas altas”

18/04/2011

diarioabierto.es. Esta pyme gaditana de tan sólo cinco empleados ha colocado sus chocolates en los mercados más exigentes.

Se podría decir que Pedro Álvarez, fundador de Pancracio (www.pancracio.com) sabe hacer casi de todo: economista, experto en marketing, diseñador gráfico y, como no podía ser de otra forma dirigiendo una firma chocolatera, adicto al chocolate. Pero es que además, si tiene que coger una bandeja con sus dulces y colocarse a pie de calle para darlos a conocer, lo hace: “Recientemente me ofrecí para hacerlo en una degustación de la tienda Selfridges, de Oxford Street, en Londres, donde se venden nuestros productos. Es un baño de humildad que le recomiendo a todos los Ceos del mundo”, confiesa entre risas.

Cualquiera que lea que estos chocolates exquisitos, con un packaging que no deja indiferente, se venden en las tiendas más selectas del mundo (estuvieron en su día en la elitista Colette de París, también pueden encontrarse en los almacenes Bergdorf Goodman de la Quinta Avenida de Nueva York) pensará que detrás hay un potente equipo de personas trabajando para y por la marca. Y no se equivocan, salvo que ese grupo se compone de… ¡tan sólo cinco empleados! Algo más en puntas de trabajo como las Navidades.

Lo de conseguir vender sus delicias en Bergordf Goodman es reciente, ocurrió el año pasado: Pedro recuerda que cuando hace años trabajó en la pastelería Bruno Bakery, en la gran manzana, pasaba con su bicicleta delante de los almacenes y soñaba con vender allí sus mercancías. Y como hay que tener cuidado con lo que se desea, sus deseos acabaron haciéndose realidad: “A través de una conocida nos contactaron vía mail y nos dijeron que nos querían ver. Esto te supone un subidón pero claro, también te da miedo”, confiesa Álvarez. “Cuando creas tu marca no debes pensar en llegar sólo a mercados locales, hay que pensar grande, ponerse metas altas”, explica. ¿Qué problemas se encontró en sus comienzos? “Por ejemplo, a pesar de ser economista no tengo formación gerencial, ser Ceo y emprendedor no es lo mismo, así que a veces me encontraba con una falta de formación en cuanto a experiencias”, confiesa. Los originales envases también generaban algún que otro problema: “Al ser tan blancos el comprador no los veía, por eso les añadimos las tarjetas con la foto del producto”, recuerda.

Tras el éxito de Pancracio está, por supuesto, una materia prima excelente, innovación en cuanto a los maridajes (semillas de amapola o kikos combinan a la perfección con este dulce) y sobre todo, un envoltorio de lo más original: su particular tipografía y el lazo que adorna las cajas les ha facilitado las cosas para aparecer en publicaciones lifestyle. Incluso la revista de tendencias Wallpaper consideró una de sus creaciones, el vodka con saber a chocolate, producto del año. Porque no sólo de chocolate vive el hombre, Pancracio apuesta también por otros como las mermeladas (la próxima será una de frambuesa con pimienta rosa), la sal al cacao, los tés…

Nunca han acudido a créditos, el crecimiento se ha hecho con financiación propia: exportan el 22% de su cifra de negocios y Álvarez se muestra optimista porque la marca aún tiene mucho recorrido. “Seguramente no estaríamos donde estamos sin internet, con la web es todo más fácil, llegas a todo el mundo”, reflexiona este emprendedor que confiesa comer chocolate todos los días. ¿La mejor forma de comerlo? “Con pan, como cuando éramos niños”, dice.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…