Otra forma de viajar: Tour de Orient-Express en Lamborghini

25/04/2011

Carmela Díaz.

¿Quién no desea vivir excepcionales aventuras, explorar destinos fascinantes y disfrutar de experiencias lujosas? Orient-Express, poseedor de una de las colecciones de hoteles más exclusivos del mundo, nos regala una opción de viaje insuperable: combinar estancia entre varios de sus hoteles italianos -cada uno de ellos situados en emplazamientos únicos- con desplazamientos en los modelos de Lamborghini más adecuados para cada destino. Las propiedades de Orient-Express puede llegar a ser un destino en sí mismo: todas se caracterizan por los más altos estándares de calidad y de lujo, el servicio más exquisito y las ubicaciones más significativos.

Para recorrer Italia, Valentino Balboni, jefe de pruebas de Lamborghini hasta 2009, propone una gran variedad de modelos de la mítica marca, cada uno ideal para recorrer un paisaje concreto. Recomienda el clásico 400GT para bordear los encantadores viñedos de la Toscana hasta alcanzar el Villa San Michele, en Florencia, posiblemente el hotel que ofrece las mejores panorámicas de la ciudad. Clasificado como monumento nacional italiano, la fachada de este monasterio franciscano del siglo XV se le atribuye al mismísimo Miguel Ángel. Recrea todo el esplendor renacentista de Florencia desde las laderas de la colina de Fiesole: sus maravillosas terrazas y jardines cuentan con impresionantes vistas del Valle Arno, mientras una de las ciudades más bellas del mundo se extiende a sus pies. Si les tienta darse uno de los caprichos de su vida, no lo duden, deben hospedarse en la suite “Limonaia”.

A sólo tres horas de allí se encuentra Portofino y el hotel Splendido Mare –literalmente, colgando sobre el mar- siendo el Lamborghini Countach el deportivo más adecuado para perderse por las calles y los acantilados de un destino que hipnotiza por su encanto: se trata de un entorno de cuento ante el que cualquiera cae rendido, que invita a olvidarlo todo para  perderse entre casitas de ocre y terracota rodeadas de calas aguamarina.

En cuanto a la costa Amalfitana, el modelo Miura es perfecto para conquistar sus serpenteantes carreteras y las ciudades medievales de sus colinas. El hotel Caruso, suspendido entre la playa y el cielo, es un regalo para los ojos: ofrece una atmósfera que recrea la personificación del buen gusto. Ubicado en el punto más alto de la costa de Amalfi, su piscina -rodeada de ruinas romanas y abierta al Mediterráneo-ha sido catalogada como una de las diez más increíbles del planeta.

Para descubrir los paisajes y la gastronomía de Sicilia, nada mejor que el coche que todos hemos deseado conducir alguna vez a toda velocidad: un Diablo Roadster con la capota bajada. Cuando alcancen la Villa Santa Andrea, en la pileta de Mazzaro, al fondo de Taormina, visualizarán un entorno tan increíble que dificultará la vuelta a cualquier rutina. Mientras disfrutan de uno de los más exquisitos y abundantes desayunos que hayan probado en la vida, recrearán la vista con un paraje que supondrán inventado por lo inverosímil, y la relajación alcanzará su máxima expresión inmersos en la quietud que rodea una fantástica villa de atardeceres violetas.

El tour de Orient-Express por Italia en Lamborghini  es perfecto para sorprendentes lunas de miel, emblemáticos aniversarios, ocasiones especialmente románticas, reencuentros inesperados o para planes de incentivos y eventos corporativos que complacerán hasta a los más exigentes.

Twitter: @CarmelaDf

¿Te ha parecido interesante?

(+10 puntos, 10 votos)

Cargando…