Más sobre Mas

14/03/2017

diarioabierto.es.

Inhabilitado durante dos años para ejercer cargos públicos y desprestigado entre los suyos por el caso de las comisiones del 3% (o más), Artur Mas parece estar arrinconado contra las cuerdas. ¿Quién le quiere de compañero de viaje?

Ahora que todo empieza a destaparse y huele que apesta, puede entenderse el giro dado por Artur Mas hacia el independentismo. Sinceramente creí, entonces, que era para aferrarse al cargo. Cuando desde ERC y la CUP pidieron su cabeza y con su sonrisa altiva cedió el sillón presidencial a Carles Puigdemont, casi daba pena. La causa ya tenía a su primer “martir”, aunque todos esperaban su vuelta.

Pero ahora que se está destapando el pastel, la reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña sobre el referendum del 9N, esa que le inhabilita durante dos años a ejercer cargos públicos, aunque nos parezca reducida es lo de menos, ante la que se le avecina.

Artur Mas fue el heredero político de Jordi Pujol, pero no sólo en el despacho presidencial sino también a quien la mayoría del empresariado que quería hacer obra pública en Cataluña debía rendir la pleitesía del 3% de comisión, que ya en su época de president subió al 4%. En esa dirección parecen concluir las conclusiones de los informes de la Guardia Civil y de la Fiscalía Anticorrupción y, sobre todo, algunas de las declaraciones que se están escuchando estos días en el Tribunal que lleva el caso. ¿Estará a punto de ser imputado (investigado) por lo que los testigos están asegurando? Creo que nos falta poco para saberlo.

Pero acostumbrados como están los poderes públicos catalanes a hacer lo que les viene en gana, el actual president le ha asegurado a Mas que se le indultará en cuanto se independicen. Esta es la ley de la selva. Y esos son, parece ser, los mimbres con quieren crear el nuevo Estado con una clase política que se está demostrando está podrida con tanta mordida. Tal vez por eso las leyes españolas y las sentencias de los tribunales, desde el Constitucional al Supremo, no les valen. Con las leyes no tienen salvación.

Lo que sí parece claro es que en ERC y la CUP a esos compañeros de viaje no los van a querer. La alta dirección de la antigua CiU está llena de corrupción. ¡Qué buenos actores eran! Llorando por todo lo que el Estado español les debía y por todo lo que ellos tenían que dar al Estado español. En este punto recuerdo una rueda de prensa dada en Madrid por el exhonorable Jordi Pujol en la que junto a estas quejas aseguraba que los catalanes no podían esperar al resto y que el resto (de las comunidades) les estaban impidiendo avanzar. ¿Quién era el ladrón?

Mas parece estar viviendo sus últimos días como político. Está pasando de ser martir a ser corrupto, pese a su sonrisa altanera y provocadora. Con el paso de los días sus paseos a los Tribunales cada vez los tendrá que hacer más solo. Ya lo veremos.

Pero que no nos confunda la corrupción. La desobediencia al Tribunal Constitucional está ahí y muchos para seguir incitando a ella. Llevar los problemas políticos a los jueces para que sean ellos los que den la solución no parece el camino. El problema político con Cataluña cada vez se va agrandando más y eso ni los tribunales ni el Gobierno de Mariano Rajoy saben como resolverlo. Al contrario, como algunas heridas, empiezan a oler mal. ¿Para cuándo los que pueden van a intervenir?

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…