Estudios para no dormir

07/04/2017

Miguel Ángel Valero.

La casualidad (o la mala gestión de las agendas, un mal endémico en las aseguradoras, y también en otras entidades financieras) ha hecho que coincidan en la misma jornada dos estudios clásicos y de gran calado. Son estudios para no dormir, por sus preocupantes conclusiones.

Por un lado, los Mapas de Riesgo de Aon (que acertadamente ha juntado los tradicionales de Riesgo Político y de Terrorismo y Violencia Política). Por otro, el Informe de Riesgos Globales del Foro Económico Mundial, en el que participa el grupo Zurich.

Aon alerta del terrorismo con un dato: EEUU ha sufrido en 2016 el mayor número de incidentes terroristas en la última década. Aunque los países occidentales sufren apenas el 3% de toda la violencia terrorista que existe en el mundo.

El terrorismo está evolucionando, “afectando a un creciente número de sectores en más países y con tácticas cada vez más diversificadas”, con un “impacto que va desde la pérdida de vidas humanas a la interrupción del negocio o la alteración de las cadenas de suministro”.

Los Mapas de Aon subrayan que el terrorismo y otros riesgos de carácter violento están provocando un mayor nivel del gasto en defensa, un incremento en las formas de gobierno autoritarias, y un debilitamiento del consenso entre Estados.

Pero no es solo el terrorismo. Los riesgos relacionados con el populismo y el proteccionismo en economías desarrolladas pueden suponer un incremento del riesgo político.

Alfonso Satrústegui, Executive Director Surety & Political Risk de Aon España, argumenta que “el cambiante entorno global actual, caracterizado por el proteccionismo comercial, las políticas populistas y las sanciones, tendrá un impacto significativo en los mercados”. “Esto hace que sea más importante que nunca para las empresas con intereses globales comprender y mitigar su exposición al riesgo político”, añade.

Colaboración entre Gobiernos

Por su parte, el Informe de Riesgos Globales 2017 hace hincapié en que la cooperación entre los Gobiernos será fundamental para afrontar las grandes amenazas mundiales: la desigualdad económica, la polarización social y los crecientes peligros medioambientales. También preocupa, y mucho, la creciente desafección política de los ciudadanos. “Se requiere que los líderes tomen medidas urgentes para identificar la manera de superar las diferencias políticas e ideológicas, y que trabajen juntos para superar estos retos”, subraya el informe.

En España, las principales amenazas son el paro, el fracaso del sistema de gobierno, la burbuja financiera, la quiebra de la banca, y una profunda inestabilidad social.

Cecilia Reyes, directora de Riesgos del Grupo Zurich, señala que el progreso tecnológico también genera grandes desafíos y “sin una adecuada regulación y reciclaje de los trabajadores, la tecnología destruirá más empleos de los que puede crear”. “Los Gobiernos ya no pueden ofrecer los mismos niveles de protección social que antes y la narrativa anti-sistema ha arraigado con fuerza, con la aparición de líderes políticos que culpan a la globalización de los desafíos a los que se enfrenta la sociedad, creando un círculo vicioso mediante el cual un menor crecimiento económico solo puede aumentar la desigualdad. La cooperación es esencial para evitar un deterioro aún mayor de las finanzas públicas y una intensificación de la tensión social”, argumenta.

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…