La trascendencia de tener algo que decir

07/05/2017

Miguel Ángel Valero.

“Youtybers y otras especies”, el último trabajo del excompañero de “La Gaceta de los Negocios”, renacido ahora como profesor de Periodismo Digital y como ‘profeta’ de la religión Google en los medios de comunicación, Millán Berzosa, lleva como subtítulo “El fenómeno que ha cambiado la manera de entender los contenidos audiovisuales”. La obra, editada por Ariel y la Fundación Telefónica, es en el fondo una crónica del interesantísimo ciclo de conferencias “Youtubers, personas (y cintas de video)”, desarrollado en el Espacio Fundación Telefónica.

Con ese pretexto, Millán Berzosa y sus seis especialistas colaboradores (entre los que destaca otro excompañero de “La Gaceta de los Negocios”, Eduardo Toledo) hacen un denodado esfuerzo por mostrar lo que existe detrás del boom de Youtube, reflejado en un solo dato: “cada minuto se suben 300 horas de video, y el 60% de las personas que ven un video son de un país distinto al del creador de contenido”.

El primer mensaje es claro y lo expresa un youtuber, @XaviRobles: “no puedes pretender vivir de Youtube el primer día”.

Pero lo más interesante de la obra es la reflexión que hace Eduardo Toledo: “Para entender a los youtubers solo hace falta regresar a nuestros origenes”; “no es que el resto naciéramos demiasiado pronto para entender el nuevo mundo, sino que decidimos abandonar nuestros primeros ideales demasiado rápido“; “solo se puede triunfar con el único combustible posible para que surja la magia: la pasión”.

El maestro Iñaki Gabilondo aporta otra idea: “lo viejo que está lo viejo”, que obliga a “reinvertarse” desde “la única actitud posible”, que es “la de estar abierto y comenzar a surfear en las nuevas realidades”. Y plantea dos grandes dudas (que el libro, por desgracia, no logra despejar, sino todo lo contrario): “qué va a pasar en esta nueva realidad con los hechos que la sociedad tiene que conocer para poder vivir como ciudadanos libres y democráticos”, porque “en el control del Big Data se libra la gran batalla del control de los que siempre nos han querido controlar“, y cómo gestionar el enorme caudal de información, “porque hay algo que no ha cambiado y es que los días tienen 24 horas”.

La cuestión clave es, sin embargo, “tener algo que decir”, insiste Gabilondo, porque “no mucha gente tiene cosas que decir”. En la misma línea, para Patry Jordan, “lo primero es saber qué comunicar y de qué manera, qué quieres contar y qué le va a aportar a la gente”. “Antes de ser youtuber, tienes que saber cuál es tu mundo y qué haces con él, atrayéndolo a la plataforma”, añade.

Electric Nana critica que “ya no se puede estar en silencio y hay que estar compartiendo en las redes sociales, aunque no te haya pasado nada

Javier Ruescas acierta con el consejo: “nunca pongas en una red social aquello que no dirías en un estadio lleno de gente“.

Tinet Rubira da en el clavo: “desde el momento en que te pones delante de una cámara tienes que vender verdad”, porque “la cámara siempre dice la verdad, no puedes estar contando algo que sea una mentira”.

Una visión transversal

Las 188 apretadas páginas de “Youtubers y otras especies” ayudan a tratar de comprender el trabajo de los youtubers, pero sobre todo a profundizar en los diferentes tipos de públicos y de temáticas (música, videojuegos, literatura, y un largo etcétera) que triunfan en Internet.

También a conocer sus aplicaciones, a entender los modelos de negocio (que son los que garantizan la sostenibilidad de Youtube), el papel que juegan las marcas y el de los youtubers como prescriptores o vendedores (un debate ético de gran calado que la obra, desgraciadamente, apenas llega a plantear).

Y lo hace con una visión transversal, dejando hablar a los protagonistas, de forma que en algunos momentos la obra llega a ser tan caótica como la realidad que pretende explicar.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…