Málaga a la última

11/05/2017

Carmela Díaz.

Málaga lo tiene todo: Costa del Sol, buena gastronomía, una interesante variedad de museos, compras, playas, amplia oferta de ocio, un clima sobresaliente… Además, en los últimos años ha sufrido una transformación urbana que ha conseguido que la ciudad se convierta en uno de los destinos más atrayentes de Europa. Hoy os presentamos algunas de las últimas novedades malagueñas.

Museo de Málaga. En la misma plaza de la Aduana donde se sitúa el palacio de la Aduana -un bonito edificio de estilo neoclásico- se encentra la sede del museo de Málaga. Fue inaugurado el pasado mes de diciembre después de diez años de proyectos de rehabilitación, restauración de las colecciones y de su adecuación museográfica. La institución renace con la misión de constituirse como referente patrimonial en toda España, al tiempo que proyecta una imagen de marca acorde con las nuevas exigencias en la gestión del patrimonio histórico para convertirse en una oferta cultural de primer orden. El museo surgió por la unión de los fondos del museo de Bellas Artes y del Arqueológico y realmente merece la pena visitarlo. Le puedes dedicar una mañana completa. Cuenta con más de 15.000 piezas de arqueología y 2.000 obras de arte que abarcan desde el siglo XV al arte contemporáneo. Su colección de arqueología es muy completa y se podrían destacar los restos óseos de neanderthal de Zafarraya, los fabulosos mosaicos romanos, tumbas fenicias, los ajuares de los dólmenes…  La colección de pintura incluye obras de Pedro de Mena, de Murillo, obra gráfica de Picasso, etc.

El recién inaugurado Miramar. Nos encontramos ante el renacer de un clásico. El Gran Hotel Miramar se ubica en el centro de Málaga, en la zona de la Caleta, entre el paseo de Reding y el mar Mediterráneo. Es un establecimiento hotelero gran lujo con mucha historia. Fue inaugurado por Alfonso XIII en 1926 como hotel Príncipe de Asturias y es la obra cumbre del arquitecto Fernando Guerrero Strachan. Durante la Guerra Civil sus instalaciones sirvieron como hospital de campaña para atender a heridos. Cuando la guerra llegó a su fin, el palacio reabrió sus puertas bajo el nombre de hotel Miramar hasta 1967, año en el que cesó su actividad. Desde finales de los 80 hasta 2007 este imponente edificio fue la sede del palacio de Justicia de Málaga. La cadena hotelera Santos adquirió la propiedad del palacio de Miramar para devolverle su esplendor monumental como hotel. Desde este mes de abril el establecimiento ya está a pleno rendimiento con cinco espacios destinados a la restauración, servicio de mayordomo, VIP club a pie de playa, un spa con los tratamientos más avanzados, una azotea con ambientación chill out para disfrutar del atardecer o tomar copas nocturnas y unos amplios jardines que dan la bienvenida al huésped. Lo mejor del Miramar, además de su ubicación y su impresionante arquitectura exterior, es, sin duda, el magnífico patio interior.

Comer sobre la arena de la Malagueta. Si te gusta almorzar o cenar sobre el mar (en días de viento las olas te pueden salpicar) mientras disfrutas de unas vistas plenas sobre el Mediterráneo, pero sin renunciar a unas buenas instalaciones y un servicio agradable, Tropicana es tu sitio. Es uno de los mejores chiringuitos de la ciudad situado al principio de la playa de la Malagueta. Cuenta con barra para tapear, restaurante interior, terraza sobre la arena de la playa (el mejor lugar si hay mesas libres), y tumbonas y camas balinesas que se instalan durante los meses en los que buen tiempo lo permite. Sus especialidades son el pescaíto frito (chipirones, calamares, boquerones al limón, adobo…), los pescados a las brasas (no solo las sardinas), paellas, arroz caldoso… Los precios son moderados teniendo en cuenta la excelente panorámica y la correcta calidad de todos sus platos.

 

¿Te ha parecido interesante?

(+20 puntos, 20 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.