Nos han vuelto descreídos

19/05/2017

Maite Vázquez del Río.

La Fiscalía Anticorrupción y los informes de la UCO no paran de soltar cada día nuevos impresentables que nos tomaron el pelo durante décadas. En el PP parece que no se salva ni el Tato, mientras comprobamos que mientras nos pedían no gastar por encima de nuestras posibilidades ellos hacían trampas para su partido y ganar elecciones en competencia desleal o para su propia cuenta corriente, en Suiza, áticos y hasta dinero guardado en altillos.

El todo vale con los papeles repartidos, poniendo cara de honrados ante las cámaras y ciudadanos, mientras por detras cerraban suculentos negocios con las grandes empresas, empresarios que están hasta en la sopa (vease las veces que han aparecido en los papeles Villar Mir o Arturo Fernández), el amiguismo para colocar a familiares y amigos… Todo a cambio de algo… dinero y pérdida de honradez. Pero, claro está, la honradez no se puede contar como el dinero, billete a billete.

Así llevamos años, décadas… y el resultado es que ya no nos creemos nada de lo que nos digan. Con la que le está cayendo, Mariano Rajoy aparece como si no pasara nada. Ciudadanos le recuerda con la boca chica que cumpla lo que prometió, pero se cruza de brazos en lo demás. Del PSOE qué decir si está en plena guerra fraticida y bastante tiene con no perder su posición como principal partido de la oposición.

Y Unidos Podemos presentando una moción de censura, a sabiendas de que la perderá. Tal vez espera a que gane Pedro Sánchez y entonces convencerle para que Pablo Iglesias se convierta en la alternativa a Mariano Rajoy. Al menos hemos salido del ‘tramabús’, aunque nos ofrezcan para entretenernos una app con un nuevo juego.

Así las cosas. Insisto, cada vez creemos menos en lo que los políticos nos cuentan. Una incredulidad que a poco que nos apuren la estamos llevando a nuestro día a día, y empezamos a desconfiar de todo. ¿Nos engañan en la cesta de la compra? ¿Realmente las hamburguesas con de carne de vacuno como nos asegura el envoltorio? ¿Son ecológicas las verduras o los huevos… o nos están dando gato por liebre?

No es que ya no creamos a nuestros políticos sino que empezamos a no creernos a nosotros mismos. Esto es lo que están consiguiendo. Se les ha olvidado que hacer política es otra cosa, como buscar soluciones a nuestro sistema de la Seguridad Social para que las pensiones puedan seguir pagándose; la pérdida de derechos que hemos tenido en nombre de la crisis; la precariedad en el trabajo; los bajos salarios; la desigualdad; el aumento de la pobreza y de la exclusión social y un laaargo etcétera… ¿Dónde están las soluciones si el partido que nos gobierna solo está pendiente de lo que pasa en los tribunales con los suyos?

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…