La lección de las bases

22/05/2017

Josep M. Orta.

Las bases socialistas se han rebelado contra sus dirigentes. Tras el golpe de mano del pasado octubre en el que un grupo de barones decidió cambiar el programa electoral que Pedro Sánchez resumía con el “no es no”, los barones del partido y las viejas glorias del socialismo decidieron cambiarse de camisa y regalar el poder a Mariano Rajoy. Eso sí, llenándose la boca de la palabra izquierda.

La gestora que se constituyó convocó las preceptivas primarias manteniendo una neutralidad más que dudosa mientras la prensa de derechas y la que se denomina independiente hizo una burda campaña a favor de Susana Díaz, quien con estos apoyos se veía como secretaria general sin bajarse del autobús.

La campaña de las primarias ha sido muy agresiva, llegando a las descalificaciones personales. La política de laboratorio se hacía en otra parte y el convencimiento que el aparato impondría a su candidata era total hasta que se recogieron los avales y demostró un fuerte divorcio entre las bases y los dirigentes del partido (dato más que significativo). Entonces empezaron a ponerse nerviosos y la noche del domingo comprobaron que el tiro les ha salido por la culata.

Otro dato muy significativo es que la candidatura de Susana Díaz tuvo más avales que votos, lo que hace sospechar que en algunos lugares los apoyos públicos se dieron por miedo a represalias mientras el voto era secreto. Ello da que pensar.

El trabajo de hormiguita de Pedro Sánchez con las bases le ha dado sus frutos. Aunque sea una obviedad es la militancia la que vota y la época de las consignas y de la fe ciega de las bases en sus dirigentes en el PSOE quizás ha pasado a mejor vida. Los afiliados también piensan y deciden (no es extraño que muchos partidos sean tan reacios a las consultas).

¿Qué pasará ahora? Sería coherente que se produjesen dimisiones. Los gritos de “unidad, unidad” están muy bien como eslóganes pero no se puede obviar que unos han ganado y otros han perdido y el nuevo secretario general ha de actuar en consecuencia. Tampoco se puede obviar que a muchos dirigentes la militancia les ha enseñado una tarjeta roja.

Y los viejos líderes, muchos reciclados en empresas del Ibex, mejor callados que su época ya ha pasado.

¿Te ha parecido interesante?

(+4 puntos, 4 votos)

Cargando…