Los ‘hackers’ ganan ya más dinero que el narcotráfico

25/05/2017

Miguel Ángel Valero. En 2016, los incidentes informáticos sufridos por empresas y particulares aumentaron un 130%, hasta los 115.000, situando a España como tercer país más ciberatacado del mundo, por detrás de EEUU y Reino Unido.

El volumen de negocio de las bandas organizadas de ciberdelincuentes supera ya el del narcotráfico, según la jornada “Hackers / Crackers: un reto para la sociedad civil y las empresas”, organizada por la Fundació Grup Set.

Una empresa española se enfrenta a una media anual de 100 ataques y se calcula que, para 2025, se requerirán unos 825.000 profesionales de ciberseguridad en todos los ámbitos.

Según el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), el año pasado los incidentes informáticos sufridos por empresas y particulares aumentaron un 130%, situándose en los 115.000, respecto a los 50.000 registrados en 2015. Una estadística que sitúa a España como tercer país más ciberatacado del mundo, sólo por detrás de EEUU y Reino Unido.

En el informe Ciberamenazas 2015/Tendencias 2016, elaborado por el Centro Criptológico Nacional (CCN), organismo perteneciente al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) cuya misión es la protección de las redes y sistemas de la Administración Pública española, los principales ciberenemigos a los que se enfrentan las empresas, instituciones y particulares españoles son delincuentes, activistas, grupos terroristas, vándalos, trabajadores de la propia compañía (por afán de lucro o por venganza), investigadores, organizaciones privadas y Gobiernos extranjeros.

En la jornada, Xavier Ferré, socio responsable de la práctica de IT RISK de la oficina de Barcelona de EY, opina que “los incidentes de ciberseguridad se multiplican anualmente, y las empresas deben adaptarse a esta nueva realidad”. Recalca que “con el avance del Internet de las Cosas, el mundo cada vez va a estar más conectado, abriendo la puerta a más vulnerabilidades y a riesgos de privacidad que todavía no hemos visto”.

Los ataques más comunes no los suelen sufrir grandes compañías, sino pymes y los profesionales independientes, ya que para el ciberdelincuente el discriminante principal es el nivel  de vulnerabilidad de la empresa y no su tamaño.

Marisa Retamosa añade que las mafias, que empezaron a atacar a las empresas, ahora lo hacen también a los particulares. “Están muy organizadas y saben cómo explotar la vulnerabilidad para robar información, fotos, dinero, cualquier cosa que les sirva para obtener un beneficio ilícito”.

Ana Isasi, directora de Banca Nacional de Indra, hace hincapié en los reiterados ataques a la banca y en su elevado grado de preparación para prevenirlos y evitar cualquier impacto sobre los clientes. “Si hay una tipología de empresa con información muy rica de todos sus clientes es la de los bancos, puesto que disponen de una información mucho más importante respecto a un Google o un Facebook. Éstas saben qué le interesa al usuario, pero los bancos saben cómo se gana la vida”, argumenta.

Manuel Escalante, director de ciberseguridad de Indra, insiste en el efecto positivo que puede tener el elevado nivel de sensibilización social existente en estos momentos en relación a la necesidad de proteger nuestro entorno digital y mantener una aproximación adecuada a la gestión del riesgo.

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…