Si el amor es la respuesta, ¿cuál era la pregunta?

26/05/2017

Miguel Ángel Valero. Carmela Díaz narra en su última novela las historias de cinco generaciones de mujeres extraordinarias.

Cuando me dieron el libro de Carmela Díaz, lo primero que me cuestiono, además del reparo que siempre da comentar la obra de una compañera en diarioabierto.es, es el título “Amor es la respuesta”. Me recuerda a dos citas muy diferentes: “El amor es la respuesta, pero mientras esperas la respuesta, el sexo plantea algunas preguntas bastante interesantes”, de Woody Allen; “El amor es la respuesta, y tú lo sabes a ciencia cierta”, del malogrado John Lennon.

Pero después de leer las 456 páginas no hay otro título posible. Efectivamente, tiene que ser “Amor es la respuesta”. Y la novela, desde luego, merece la pena. Carmela Díaz narra, con un ritmo que obliga a luchar contra el tiempo y leer una página más aunque sea a costa de robarle horas al sueño, las historias casi paralelas de cinco mujeres extraordinarias separadas por tres siglos: la primera, en el siglo XIX, y la última, en el XXI.

El problema de comentar obra editada por La Esfera de los Libros es que resulta prácticamente imposible hacerlo sin desvelar la trama. Lo que ahora se llama, por ese absurdo amor a los anglicismos, hacer un ‘spoiler’.

Pero lo voy a intentar. Por “Amor es la respuesta” se pasea una bella anticuaria, Violeta Velarde (o Violeta Stuart Austen), acompañada cada capítulo por una acertada cita sobre el arte (como la inicial de Picasso: “el arte es una mentira que nos acerca a la verdad”). Tras descubrir quién es su verdadera abuela, en la búsqueda de sus orígenes pasa por un harén de la Turquía otomana, la Rusia del último Romanov, la II Guerra Mundial, el mundo de los espías, el estalinismo, el tráfico tan ilegal como escandaloso de antigüedades en Siria, Irak y en otros países afectados por el conflicto, el mundo de las obras de arte, los mecenas, el periodismo de investigación, los multimillonarios, y un entretenido etcétera. Sin olvidar un misterioso y enigmático tesoro, clave en la obra.

Como escribe Carmela Díaz al inicio de la novela “todo comenzó por amor al arte”. Se pregunta qué es el arte. Y se contesta: “es un don que tiene el ser humano para enmascarar la mediocridad que nos rodea a través de creaciones hermosas”. Luego vienen varias definiciones más, que puede encontrar el lector en la página 9, aunque a lo largo de toda la obra hay interesantes reflexiones sobre el arte, la vida, la mujer, o la felicidad.

“Amor es la respuesta” es una novela original, muy diferente a otras obras de Carmela Díaz (“Pecados que cometimos en cinco islas”, “El sexto hombre”, “Los viajes de Jimena”). De lectura más que recomendable. Porque se aprende mucho sobre el arte, sobre las mujeres, sobre las personas, sobre la vida, y se pasa además un rato agradable. Y además, el asesino no es el mayordomo.

¿Te ha parecido interesante?

(+18 puntos, 18 votos)

Cargando…