Sánchez arma un equipo a la medida

16/06/2017

Luis Díez.

Todo llega y el 39º congreso del PSOE también. Pedro Sánchez aparece como la gran esperanza del electorado progresista de este país. Ha aprendido de sus errores anteriores (el principal, fiarse de los barones y la vieja guardia que le impidieron pactar con Podemos e IU) y está dispuesto a transitar un camino que permita al histórico partido recuperar la confianza del electorado y convertirse en la casa común de la izquierda socialdemócrata y centrada para empujar al país hacia mayores cotas de modernidad, equidad y justicia social. No se trata de pedir peras al olmo sino de avanzar sin prisa pero sin pausa en la construcción de la alternativa. ¿Cómo?

Lo primero, con un equipo eficaz al frente del PSOE. Esta vez Sánchez no tiene ataduras. Su mentora en 2015 y adversaria tres meses después, Susana Díaz, carece de cuota en la Ejecutiva. Y Sánchez ha configurado su equipo con Patxi López como responsable autonómico, el sevillano Alfonso Gómez de Celis en administraciones públicas y ayuntamientos, y José Luis Ábalos como secretario de organización. Ábalos, Célis y López son, por así decirlo, los hombres fuertes de la nueva dirección. Un valenciano, un andaluz y un vasco.

El grupo de personas competentes del que se ha rodeado el líder socialista incluye a Toni Ferrer, que fuera número dos de la UGT con Cándido Méndez, y al economista Manu Escudero que junto a José Borrell dirigirán el área social, económica y europea. A ellos se añade la alcaldesa de Santa Coloma, Nuria Parlón, de reconocida valía en el PSC. Y en la parte doctrinal, teórica y de formación al profesor Tezanos, un histórico del guerrismo. Ni que decir tiene que la aragonesa Susana Sumelzo y el vasco Odón Elorza jugarán un papel destacado en la dirección del partido y del grupo parlamentario.

Con Cristina Narbona de presidenta (ya ha dejado su cargo en el Consejo de Seguridad Nuclear) y la asturiana Adriana Lastra de vicepresecretaria general, tiene Sánchez un equipo de confianza de un nivel que para sí quisieran otras formaciones y organizaciones. El presidente extremeño y profesor de formación jesuítica Guillermo Fernández Vara ha aceptado soltar amarras con Susana y presidir el Consejo Territorial del partido. Con ello y con las buenas maneras hacia los andaluces que respaldaron a Díaz y hacia el valenciano Tximo Puig, cabe esperar el final de la gran guerra patria, aunque se registren tensiones en algunas federaciones.

Gesto feo el de Felipe González de no asistir al congreso (dejó un video) y decisión desacertada la del presidente de Asturias y gestor de la investidura y algunos pactos con Rajoy, Javier Fernández, de no dar la cara ante los delegados siquiera fuera para describir sucintamente los ocho largos meses de interinidad hasta la celebración de las primarias y recibir algún reconocimiento de las bases. Se ve que no quería o no esperaba ninguno.

Temple de Sánchez ante la precipitación de un Iglesias ávido de poder, como si las elecciones generales fueran mañana y las municipales y autonómicas no tocaran antes, en 2019. Y como si lo inmediato no fuera la solución del problema catalán, donde unas elecciones anticipadas podrían contribuir a resolver el contencioso con Rajoy si las fuerzas progresistas no independentistas como el PSC y la marca catalana de Podemos fueran capaces de atraer a ERC a su causa y gobernar juntas. Pero eso ya es otra historia.

¿Te ha parecido interesante?

(+5 puntos, 5 votos)

Cargando…