Incógnitas alrededor del caso ‘Banco Popular’

12/07/2017

Juan Ignacio Navas (bufete Navas & Cusí).

Según el informe de la Junta Única de Resolución (JUR), el 2 de junio (4 días antes de que el BCE lo declarara insolvente) ésta solicitó al Banco Popular información sobre su proceso de venta. La JUR señala en su informe que dos entidades se mostraron interesadas en comprar la entidad una vez liquidada. La JUR no menciona a las dos postulantes, pero el ministro de Economía, Luis de Guindos, sí: BBVA y Santander.

El 5 de junio el Popular reclamó una línea de liquidez de emergencia (denominada ELA) que fue autorizada por el BCE. Pero al día siguiente, 6 de junio a las 15,00 Saracho (presidente del Popular) informó que ya no disponía de más liquidez. ¿Por qué entonces el subgobernador del Banco de España, Javier Alonso, reconoce que “sospecha” que el Popular tenía más garantías que las que presentó?, ¿por qué Saracho no trató de defender el banco que presidía hasta el último minuto?, ¿qué hay de cierto en lo que afirman los antiguos gestores de que presentaron 40.000 millones de garantías y sólo obtuvieron 3.800 millones de liquidez?

A última hora de la tarde de ese 6 de junio, el BCE declaró al Popular insolvente porque su crisis de liquidez impedía atender la tesorería del día siguiente. Esa noche del 6 al 7 la JUR decidió la resolución y la venta al Santander por un euro. La JUR informa que el Santander fue la única oferta vinculante.

¿Por qué el BBVA, que se había postulado dos días antes, se retira de la competición?, ¿por qué la JUR se niega a hacer público el informe de Deloitte que establece un valor negativo del banco de entre 2.000 millones y 8.200 millones?, ¿por qué la JUR toma una decisión tan drástica como la resolución de un banco basado en un informe tan poco preciso que establece una horquilla tan generosa?, ¿qué hay de cierto en que Deloitte habría hecho una tercera valoración positiva de 1.500 millones de euros? La falta de transparencia dispara conjeturas innecesarias.

Por otra parte, el informe elaborado por el JUR vincula la fuga de depósitos con la exposición mediática del banco: “La continua cobertura negativa en la prensa sobre los resultados financieros de la institución y sobre el posible riesgo inminente de quiebra o falta de liquidez ha resultado en un incremento de las salidas de depósitos”. ¿El pensamiento antecede a la acción y los malos augurios se convierten en profecías autocumplidas?, ¿había alguien con interés en que el banco fuera resuelto?

El resumen es que la JUR trata de exculpar al Santander y a Deloitte y culpabiliza vaporosamente a los medios. El Santander responsabiliza a Bruselas;  Saracho y su equipo, responsabilizan al Banco de España… y entre todos se murió. ¿La clave? Cherchez l´argent. O si lo prefieren: qui prodest?

Juan Ignacio Navas, socio-director de Navas & Cusí

¿Te ha parecido interesante?

(+2 puntos, 2 votos)

Cargando…