Jean Graff, un embajador XXL

13/07/2017

Luis Sánchez-Merlo.

Jean Graff

Jean Graff

Menudo en apariencia, tras el burladero de unas gafas inocentes, con el aspecto y espíritu optimista de un joven rebelde, siempre dispuesto a sonreír y con una carrera meteórica en los asuntos europeos, Jean Graff apura los últimos días en España tras cuatro años de servicio diplomático en Madrid, como embajador del Gran Ducado.

Su próximo destino es Berlín, lo que cabe leer en clave de catapulta, por el brillante papel que ha desempeñado en España y que ha contribuido a fortalecer el entramado de relaciones entre ambos países.

Representa a un país que alberga una de las tres capitales de la Unión Europea que cuentan con presencia de instituciones como el Tribunal de Justicia de la UE, el Tribunal de Cuentas, el Banco Europeo de Inversiones y varios servicios de la Comisión y del Parlamento Europeo.

Luxemburgo, que tiene el segundo PIB per capita más alto del mundo y el primero en Europa, con una deuda pública inferior al 25%, se ha posicionado como una indiscutible plaza financiera, hasta llegar a ser el segundo centro mundial de fondos de inversión, después de los Estados Unidos.

El embajador Graff es un servidor público moderno, que disfruta de la tecnología; maneja con destreza los asuntos económicos; practica la empatía en la defensa de los intereses de las empresas; está bien informado de la compleja realidad española y es sensible a las cuestiones que nos preocupan.

Ha puesto en velocidad de crucero el Foro Económico Hispano-Luxemburgués, plataforma de debate para asuntos financieros y tecnologías de la información, entre otros, en los que el Gran Ducado ha tomado la delantera; y ha promovido Luxemburgo Freeport como hub europeo para el almacenamiento de obras de arte.

Graff ha pateado, de arriba abajo, la geografía española, atesorando un valioso caudal de contactos y vivencias que añadir al fondo de comercio acumulado en su travesía meridional.

Y en esa toma de contacto con realidades múltiples, se ha empapado de la cuestión catalana, con visitas institucionales al anterior presidente de la Generalitat de Cataluña, y partícipe como ponente en ESADE o en la Tabla de Socios del Circulo Ecuestre.

La visita al lehendakari Urkullu, en el País Vasco, le acarreó críticas en las redes sociales por no haber reparado en que, en el despacho de Ajuria Enea, no había una bandera española para recibir, al embajador de Luxemburgo.

Durante la presidencia luxemburguesa de la Unión Europea, reunió en Palma de Mallorca a los embajadores de los países europeos, destacados en Madrid, ocasión que aprovechó para reunirse con empresarios y la presidenta del Gobierno balear.

Su actividad en Madrid ha sido incesante. Y al margen de la interlocución permanente con el Gobierno, la diligencia le ha llevado a estar presente en distintos frentes, con intervención en inauguraciones, simposios, etc., bien se trate de la Fundación Carlos de Amberes, la Cámara de Comercio de Madrid, o la Art and Finance Conference.

Pero no todos fueron días de vino y rosas. En 2014, estalló el escándalo financiero del LuxLeaks que reveló las operaciones secretas de 343 grandes empresas transnacionales para evitar el pago de impuestos. Las empresas habrían ahorrado miles de millones de dólares en impuestos, a través de maniobras legales de planificación y evasión fiscal llevadas a cabo por expertos fiscales.

Al embajador Graff no le faltaron reflejos para dar explicaciones y despejar dudas sobre las políticas fiscales de Luxemburgo. El “incendio” se atemperó con la aprobación por el Parlamento europeo de la ‘Directiva para la protección de secretos comerciales’ que pretende proteger los secretos comerciales contra su adquisición ilegal, su uso y divulgación.

En 2015, Luxemburgo ocupó la presidencia luxemburguesa de la Unión, semestre que se vio eclipsado por la agónica crisis griega, con la petición por parte de Atenas de un nuevo programa de asistencia que permitiera al país evitar la quiebra, adobado con una agenda intrincada: el enfrentamiento a Rusia por la crisis ucraniana y el debate de la pertenencia del Reino Unido al club comunitario.

Renacentista en sus aficiones, ninguna de las Bellas Artes resulta ajena a su curiosidad. Lector infatigable, su instrucción enciclopédica le ha llevado lejos en su inmersión en las manifestaciones que han colocado a España en la vanguardia cultural europea.

Otra de sus pasiones irrenunciables es merengue. Asiduo al Bernabéu, con sus hijas, Nicole y Marianne, ha ‘bufandeado’ con los éxitos de su equipo, en años de gran cosecha.

Leal compañera de ruta, su esposa Alexandra, mexicana de pura cepa, se ha integrado de forma tan natural en la vida española que el desplazamiento a Mitteleuropa no le resulta indoloro.

Su amigo y colega de larga data, Peter Tempel, embajador de la República Federal Alemana en Madrid, ha abierto el frondoso jardín de la misión para despedir al diplomático luxemburgués. Y ha reunido, en una cena de verano, a los amigos españoles de Jean Graff, un universo transversal compuesto de magistrados, cónsules activos y honorarios, directores de museo, abogados, banqueros y empresarios. Y de paso, le ha advertido que su despacho en Berlín está cerca del de Angela Merkel, la Canciller alemana.

Siempre inquieto por el éxito del mercado digital europeo, palanca esencial para recuperar la productividad de nuestras economías, aumentar el potencial de crecimiento y mejorar su competitividad, Graff ha sido un gran embajador del Gran Ducado en España y es acreedor al reconocimiento en este medio digital.

Durante los años en que ha ocupado la representación, su carnet de prioridades ha ido desde el estímulo a la inversión para impulsar el crecimiento y el empleo, a profundizar en la dimensión social de la UE, pasando por la  gestión de la inmigración (con inclusión de la libertad, la justicia y la seguridad); la reactivación del mercado único; o la promoción del desarrollo sostenible y el reforzamiento de la presencia de la UE en la escena internacional.

Una ambiciosa agenda para un europeísta macroniano.

Luis Sánchez-Merlo es presidente de SES Astra Ibérica

¿Te ha parecido interesante?

(+2 puntos, 2 votos)

Cargando…