Los huevos de la gallina ya no son de oro

11/08/2017

Maite Vázquez del Río.

El debate está abierto. Los radicales ya han dejado claro a los turistas de Cataluña y de Baleares que no les quieren; desean que “go home”. Para ser sinceros les fallan las formas porque no les falta razón. El del turismo es un debate del que se lleva años hablando. Antes de la crisis ya se hablaba. Y diez años después cuando los turistas llegan en oleadas de récord siguen suscitando el mismo debate.

España se masifica en verano. Sobre todo en las zonas de sol y playa, el paquete turístico más demandado, aunque va en aumento el turismo de interior. Si hace 10 años ya se decía que el sector necesitaba un turista de calidad más que cantidad, una década después y con muchos más extranjeros visitándonos resulta que sigue primando la cantidad, pese a que cada vez los que nos visitan nos dejen más dinero.

Pero éste debe ser un debate sosegado. No vale salir por la tremenda y echarles del país como si fueran una epidemia. Hay que reconocer que muchos abusan, que ante tal demanda la ilegalidad de apartamentos se multiplica, que algunos turistas hacen España lo que no harían en su país ni en su casa… Pero aquí también hay leyes como las suyas que castigan y penalizan. No se puede ni se debe dejarles ir en plan asalvajados, desplegando borracheras y todas las bestialidades que se les ocurra. Pero esos son los menos, aunque hagan todo el ruido.

Y hablo de un debate sosegado, porque el sector turístico a día de hoy se muestra como el motor más dinámico de nuestra economía. Es el que genera más empleo y más riqueza nacional y, por tanto, no hay que maltratar y detestar a los turistas que nos llegan. Gobierno y agentes del sector (hoteleros, compañías aéreas, touroperadores…) deben abrir de una vez por todas ese debate y apostar por lo que queremos. Y lo que queremos no es otra cosa que lleguen menos turistas pero que nos dejen el mismo o más dinero. ¿Es posible? Todo es cuestión de plantearse que al turismo de calidad hay que ofrecer calidad en las ofertas.

Si los turistas regresan a España año tras año es porque se han sentido bien acogidos y porque les ha merecido la pena dejarse su dinero a cambio de disfrutar de los lugares, clima, oferta grastonómica y cultural o el trato de los españoles. Hay que cuidar a esta gallina para que sus huevos no dejen de ser de oro.

¿Te ha parecido interesante?

(+4 puntos, 4 votos)

Cargando…