Tres preguntas antes del 1 de octubre

06/09/2017

Jose Luis Cayuela.

La manifestación contra el terrorismo en Barcelona: un triste espectáculo. ¿Era contra el terrorismo y en honor a las víctimas? Parece que no, viendo fotos, oyendo declaraciones, observando comportamientos. Todos van a la suyo (excepto yo que voy a lo mío, diría Puigdemont). Vaya papelón el del Rey y el gobierno encabezado por Rajoy (airbus incluido). Vaya papelón el de los políticos en general, haciendo amiguitos para más tarde. Vaya papelón de los independentistas, aprovechando un acto respetable para hacer una reivindicación, y lanzando el mensaje de “si ya estuviésemos fuera de España el atentado no habría sido aquí” (de nuevo el enemigo externo culpable de todos los males). Vaya papelón el de los partidos políticos y sus ambiguas y calculadas declaraciones y posiciones. Y en el fondo un discurso fatuo sobre la unidad, que queda puesta en evidencia por las luchas entre administraciones, cuerpos o reivindicaciones voceadas por cualquiera.

El ciudadano siempre pierde. Manipulado, engañado y gregarizado, es incapaz de evaluar el entorno de forma “independiente”. Nadie realmente es objetivo al responder a tres simple preguntas:

  1. ¿La independencia de Cataluña, realmente va a aportar beneficios a título personal a los ciudadanos? Estamos en una economía global, digital, de las ciudades, en la que los modelos geográficos y las repúblicas independientes cada vez tienen menos peso y menos sentido.
  2. Solo hay dos opciones para conseguir un estado independiente: la    unilateral o la legal. ¿Cómo se pueden respetar los derechos de todos los ciudadanos, los independentistas, los no independentistas, y el resto de españoles? ¿Quién es el responsable y quién es el garante?
  3. ¿Realmente nuestros políticos, todos, están siendo leales a los intereses de los ciudadanos, del estado, del “posible” futuro estado independiente, de sus compromisos con la legislación nacional e internacional? ¿O bien están gestionando sus intereses personales para permanecer y seguir siendo parte de la élite (extractiva)?

Perdonad, pero si sois sinceros con vosotros mismos, las respuestas son muy fáciles.

Lamentablemante hay que darle la razón a Antonio Machado.

¿Te ha parecido interesante?

(+2 puntos, 2 votos)

Cargando…