La gestión del big data, una asignatura pendiente para la lucha contra al cáncer

24/10/2017

Adriana Terrádez, de BioSequence. Las entidades del sector salud deberían contemplarlo.

El tratamiento del big data en la plataforma OncoDNA ya permite a los oncólogos elegir la mejor terapia.

Uno de los retos y asignaturas pendientes de la oncología en España es la incorporación de la gestión del big data. Son muchas las compañías que ya lo emplean, pero el sector salud no se ha subido del todo a esa ola, como quedó patente en las voces de expertos que participaron en encuentros como el Día de la Innovación en Cáncer, organizado por SEOM (Sociedad Española de Oncología Médica), Aseica (Asociación Española de Investigación sobre el Cáncer) y la Real Academia de Medicina. Allí pudimos comprobar lo que ya pensábamos desde BioSequence, una empresa del grupo OncoDNA: clínicas y hospitales almacenan una gran cantidad de datos a los que no se les saca partido en beneficio último del paciente.

Más allá de la innovación en investigación es necesaria una innovación en los sistemas de información, que repercutirán a la vez en el tratamiento y la atención a la persona para su tranquilidad, seguridad y, cuando sea posible, capacidad de elección. Es decir, unos datos bien seleccionados y analizados pueden dar lugar a dos tipos de mejoras:
♦ Facilitar el diagnóstico y la toma de decisiones de los oncólogos.
♦ Cumplir con el legítimo derecho de la persona con cáncer a conocer su estado, opciones y funcionamiento de las terapias y, en la medida de lo posible, a ser agente decisor.

La gestión del ‘big data’ ayuda a que los pacientes tomen su propias decisiones.

Sería improductivo desaprovechar una información que en muchos casos ya tenemos y no poder avanzar en esos dos sentidos. Un correcto uso del big data da lugar a plataformas útiles para que los expertos puedan interpretar la información y determinar un tratamiento diana para cada paciente con cáncer. La cantidad de datos con las que los biólogos deben trabajar crece a un ritmo vertiginoso con cada nuevo avance, y por ello su interpretación se hace más compleja, repercutiendo a menudo en la calidad de los resultados. Algo similar les ocurre a otros profesionales, los oncólogos, que reciben muchos informes de diversas fuentes —en diferentes formatos y en distintos momentos— y necesitan tomar una decisión sobre el mejor tratamiento para un paciente en un tiempo normalmente limitado.

Tratamiento diana
Ante esta situación, empiezan a surgir herramientas como OncoKDM, una plataforma bioinformática personalizable que integra e interpreta resultados de cualquier tecnología genómica y datos de patología molecular e información clínica que procesa, organiza e interpreta. Esta plataforma ayuda a los bioinformáticos a optimizar sus esfuerzos y tiempo, y a los oncólogos a determinar un tratamiento diana para cada paciente con cáncer. El tratamiento del big data en esta plataforma ya permite a los oncólogos realizar dos acciones de cara a la optimización de la elección de terapias:
♦ Obtener un informe útil y comprensible, a partir de la introducción de datos sin procesar, directamente desde el laboratorio a la plataforma.
♦ Compartir y recuperar conocimiento estando en contacto con otros profesionales de distintas partes del mundo, ofreciéndoles la posibilidad de conocer unos resultados (anonimizados) para obtener otro punto de vista.

En un contexto en el que nos movemos a la velocidad de la luz, es posible obtener un informe detallado, interactivo y personalizado que incluye toda la información necesaria para guiar hacia las mejores opciones terapéuticas. La base es un ahorro de tiempo y esfuerzos y un aumento de la calidad en los tratamientos.

No olvidemos que el otro punto que debe cuidar, de hecho, es el fin último: el trato hacia las personas que tienen esta patología. El big data puede servir, además de para optimizar los procesos médicos en sí, para mejorar la atención a la persona a través de lo que podríamos llamar empoderamiento del paciente. Para quienes se encuentren en esa situación, y para sus seres queridos, es muy importante la reducción de incertidumbre y tener una parte de control en lo que están viviendo.

En este sentido, ya existen también sistemas útiles, como Oncología Personalizada, una comunidad y herramienta 2.0 de libre acceso que permite a pacientes hacer un seguimiento de la patología a través de un itinerario interactivo. Y es gratuita, en un momento en el que tanto se habla de equidad en sanidad. Para nosotros todo esto no es el futuro, es el presente. La gestión del big data no es una opción: es una condición para aquellas compañías y centros del sector salud que quieran sobrevivir y para el avance de la sociedad en su conjunto.

 

Adriana Terrádez, cofundadora y directora general para España, Portugal y Latinoamérica de BioSequence.

Adriana Terrádez es cofundadora y directora general para España, Portugal y Latinoamérica de BioSequence (en Twitter, @BioSequence), una empresa del grupo OncoDNA (@OncoDNA)

 

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…