Pecados de acción y de omisión

10/06/2011

diarioabierto.es.

Me enseñaron, de pequeño, que se peca de pensamiento acción u omisión. A Cayo Lara, coordinador general de IU, también se lo debieron enseñar. Nuestra generación tiene prácticamente los mismos referentes.

Así que Cayo Lara advirtió al inicio de la pasada campaña electoral que “ni por acción ni por omisión de IU” el PP gobernaría en pueblos o comunidades. Pues, mucho me temo que IU pecará de omisión a la hora de constituir algunas instituciones, dejando que el Partido Popular gobierne en detrimento del PSOE.

No es la primera vez que ocurre algo parecido con funestos resultados. Con Julio Anguita como coordinador existió la posibilidad de gobernar Córdoba, Málaga y Huelva, amén de otras localidades más pequeñas. Anguita solventó las dudas diciendo que no cambiaba programa por sillones. Gracias a ello, el PP accedió a la alcaldía de Córdoba, Huelva y Málaga. Y, al menos en las dos últimas, ahí permaneció hasta ahora. Córdoba fue recuperada por Rosa Aguilar y perdida en estos últimos comicios.

Todo hace pensar que en esta ocasión el pecado de IU también dará el poder en muchas localidades al PP. No sé cómo se puede justificar algo así. Entre el PSOE y el PP hay alguna diferencia (digo yo) y más cercanos a IU son los socialistas que los populares.

Si, además, terminan por propiciar la subida al poder en la Comunidad extremeña, digan lo que quieran, será difícil justificar su actitud. Por pura coherencia, IU no puede apoyar al PP. Y no vale decir que se limita a no hacer nada. No hacer nada es permitir que sus oponentes ideológicos se sienten, tal vez por muchos años, en el Gobierno. Para evitar suspicacias, diré que he votado siempre a IU (primero, PCE).

Lo de UPyD esta meridianamente claro. Y en su actitud –a qué vamos a engañarnos-  influye un cierto resentimiento y un a mezquina venganza contra los socialistas. Al margen de sus populistas medidas con los coches oficiales, el partido no se ha distinguido precisamente por la defensa de otros valores que no sean los de lanzar a su líder o lideresa al estrellato.

Yo no sé si Cayo Lara tendría que dimitir. Sería pedirle un gesto que no han hecho otros, imputados y sospechosos, de delitos más graves que el de Cayo Lara, que, al fin y al cabo, ha jugado con la buena voluntas y la ingenuidad de un hombre honesto. Alguien que creía normal que la izquierda no puede, de ninguna manera, favorecer a la derecha.

En fin. Vayamos a la poesía.  De Claudio Rodríguez estos versos que, a lo mejor, explican algo:

Veo que no queréis bailar conmigo
y hacéis muy bien. ¡Si hasta ahora
no hice más que pisaros, si hasta ahora
no moví al aire vuestro estos pies cojos!
Tú siempre tan bailón, corazón mío.
¡Métete en fiesta; pronto,
antes de que te quedes sin pareja!
¡Hoy no hay escuela! ¡Al río,
a lavarse primero,
que hay que estar limpios cuando llegue la hora!

¿Te ha parecido interesante?

(+9 puntos, 9 votos)

Cargando…