Implicaciones fiscales de la compra y venta de productos de segunda mano en plataformas digitales

22/11/2017

diarioabierto.es. Cristóbal Montoro acaba de anunciar que la compraventa de productos de segunda mano entre particulares a través de estas plataformas está sujeta a tributación.

La venta de productos de segunda mano es algo muy común hoy en día. En los últimos tiempos se ha convertido en una práctica cada vez más extendida y utilizada por aquellas personas que quieren deshacerse de productos que ya no utilizan pero, además, recuperando el dinero que invirtieron en el momento de la compra. Hay muchas plataformas a través de las que puedes realizar la venta y cuánto más conocida sea más exposición podrás conseguir y, por tanto, más posibilidad de vender.

Pero Cristóbal Montoro, actual ministro de Hacienda, acaba de anunciar que la compraventa de productos de segunda mano entre particulares a través de estas plataformas está sujeta a tributación, de la misma manera que lo están otras transacciones comerciales. Concretamente, nos estamos refiriendo al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) un tributo autonómico con un tipo del 4%.

Factores a tener en cuenta

No hay un mínimo a partir del cual tributar, ya que todas las operaciones entre particulares en Wallapop, eBay, Milanuncios, Amazon o Vibbo estarán sujetas al mencionado 4%.  Así lo establece la Dirección General de Tributos (DGT), el brazo legislativo de Hacienda.

Según se ha publicado, ante la duda de un contribuyente que quería saber si esta modalidad de ventas online estaba sujeta a IVA o a algún otro impuesto, la respuesta del Fisco ha sido que los particulares que ejerzan transacciones de bienes online verán sus ingresos gravados con un 4% en virtud del impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP). Concretamente, tributarán en la modalidad de Transmisiones Patrimoniales Onerosas (TPO).

El ITP grava las transmisiones entre particulares de bienes como, por ejemplo, una vivienda o un coche de segunda mano, con la particularidad de que el sujeto que compra es quien debe pagar el impuesto, no quien lo vende. Estas transmisiones patrimoniales deben declararse con el Modelo 600 de la Agencia Tributaria y son competencia de las comunidades autónomas. La presentación de la autoliquidación del impuesto debe efectuarse en el plazo de un mes desde el día que se realiza la compraventa. En el caso de ser vendedores no deberán realizar esta autoliquidación, pero sí declarar la ganancia o pérdida patrimonial en el Impuesto sobre la Renta en las Personas Físicas, que es la diferencia entre el valor de adquisición y de transmisión.

La idea es que el mismo gravamen que se impone a las ventas físicas de bienes usados, también se aplique a las ventas online que están creciendo exponencialmente pero que, a diferencia de las tradicionales, éstas sí quedan registradas. Tal como advertía Montoro, ya se han puesto en contacto con diferentes plataformas para obtener las bases de datos y todos los registros de las operaciones entre particulares para vigilar e investigar si realmente están tributando correctamente.

Si soy vendedor, ¿me pueden multar?

Respondiendo a la pregunta que seguramente te estarás formulando, debes saber que sí. Hay que pagar impuestos por vender artículos de segunda mano en Internet. Las pequeñas transacciones de objetos que apenas tengan valor quedan así fuera del radar de Hacienda, al menos por ahora. En cualquier caso, se aconseja guardar todos los documentos que acrediten la propiedad del bien y pruebas de la transacción como facturas o pantallazos del cierre del acuerdo, que pueden servir para demostrar a Hacienda que esos ingresos no son fruto de trabajos hechos en B como, por ejemplo, hacer varias transacciones con diferentes cantidades.

Los vendedores profesionales, en el punto de mira

Con este anuncio, Hacienda se dirige directamente a un tipo de usuarios conocidos como los vendedores profesionales. En Wallapop sobre todo hay gente que se dedica a tiempo completo a comprar y vender artículos para revenderlos obteniendo un beneficio. En algunos casos productos cuyo precio asciende significativamente como es el caso de los coches. 

Son este tipo de operaciones las que la Agencia Tributaria quiere registrar y rastrear para ver si los participantes están cumpliendo o no con sus obligaciones fiscales. En el caso de vender un producto de este tipo por más dinero del que costó la compra, el beneficio debe incluirse en la declaración de la renta  y pagar el correspondiente 4% de las Transmisiones Patrimoniales Onerosas. De lo contrario se arriesgan a ser investigados por la AEAT.

Además, si se produce una actividad económica no registrada, también puede intervenir el Ministerio de Empleo por un posible fraude a la Seguridad Social. Todos los trabajadores que desempeñen una actividad de forma regular deben estar dados de alta por cuenta ajena o por cuenta propia como autónomos.

¿Te ha parecido interesante?

(+4 puntos, 4 votos)

Cargando…